La alianza opositora PRI, PAN, PRD

Mañana concluyen su encargo los Concejos Municipales que fueron designados desde el pasado 5 de septiembre para atender interinamente las funciones de los 84 Ayuntamientos, al haberse suspendido la elección por la pandemia del COVID-19; al tiempo que rendirán protesta los nuevos Ayuntamientos electos el pasado 18 de octubre.

Como lo advertí en una entrega anterior de Perspectiva (https://wp.me/p1JSMG-yF), la falta de cuidado del Congreso del Estado en la designación de los integrantes de los Concejos Municipales, causó atropellos al marco jurídico y escándalos en algunos municipios, lo que abonó a su descredito, lo mismo que al del Congreso, instituciones que deberían ser baluarte de la credibilidad y confianza ciudadana; afortunadamente en otros casos, los Concejos Municipales, cumplieron satisfactoriamente la responsabilidad política del encargo.

En todo el país, ya se vive intensamente el proceso electoral 2021 tanto el Federal para renovar a los 500 diputados que integran la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, como las elecciones locales concurrentes, en las que se elegirán 15 gobernadores, 1063 diputados de 30 congresos estatales y casi 2000 ayuntamientos de 30 entidades federativas. En total, más de 21,000 cargos de elección popular de los que idealmente, 10,500 tendrían que ser ocupados por mujeres. (https://wp.me/p1JSMG-Fp)

Como lo anticipamos (https://wp.me/p1JSMG-Fv), ya se conformó una alianza opositora entre el PAN, PRI y PRD en contra de Morena, donde según se informó, el PAN encabezaría 61 de los 300 distritos electorales, 53 serían para el PRI y 44 para el PRD.

La alianza opositora fue duramente criticada por el presidente de la República, lo que motivó una llamada de atención por parte del INE en el sentido de que se abstuviera de hacer comentarios de naturaleza electoral, reconvención que recibió como respuesta la solicitud presidencial de fundamentar dicho extrañamiento, no obstante que se trata de una prohibición expresa de la ley, que señala a los servidores públicos no intervenir en los procesos electorales.

Como se aprecia, la crítica del presidente fue equivocada, no sólo jurídicamente; políticamente, olvidó que los partidos integrantes de la alianza opositora no son ni han sido los mismos; que su desempeño se ha dado muchas veces en medio de un fuerte enfrentamiento, no sólo en el terreno electoral, como cuando el PRI fue sacado de los Pinos, sino en la vida legislativa, donde se rechazaron iniciativas estructurales muy importantes para el Poder Ejecutivo en turno.

Al respecto, Héctor Aguilar Camín nos comenta en su artículo de Milenio, que: La reacción del dirigente de Morena, Mario Delgado: “La alianza #PRIANPRD le termina dando la razón a la advertencia que ha hecho el presidente López Obrador desde hace años sobre ellos: son lo mismo, son la mafia en el poder”.

Refiere al respecto, el tweet de Luis Carlos Ugalde de que: “… el argumento (de que son lo mismo) aplica para la alianza del Morena y Partido Verde: el Verde fue aliado del PAN y del PRI por casi dos décadas. Aprobó las reformas estructurales de Peña Nieto. Muchos de sus dirigentes son notorios por su frivolidad y denuncias de corrupción” …Habría que agregar que el argumento vale también para Morena. Casi todo Morena estuvo antes en el PRD y en el PRI, y, en los tiempos heroicos, casi todo el PRD estuvo en el PRI. (https://bit.ly/37P4t1l)

Es lamentable que los ciudadanos tengamos que seguir escuchando este tipo de descalificaciones… la sociedad quiere oír iniciativas y propuestas para reconducir la errática, confusa, dispersa y fragmentada acción de un gobierno, que ha sido incapaz de tomar medidas para atender la desesperada situación de una población que tiene miedo de contagiarse de COVD-19, que le aterra no disponer de atención clínica y hospitalaria, que sufre la carencia de medicamentos, la pérdida del trabajo y vivir en la angustia de ser asaltado o asesinado.

Es evidente la falta de compromiso y responsabilidad política del partido del gobierno, es inexplicable que no tenga propuestas para la gestión de soluciones a los graves problemas de salud; a los causados por el decrecimiento económico del 10%; al doloroso desempleo que ya sumó 10 millones de mexicanos a la pobreza; a los de inseguridad y criminalidad creciente; a la falta de transparencia, a las asignaciones directas sin licitación, no sólo en Pemex sino en todas las áreas del gobierno federal.

Este descuido denota un gobierno incapaz de concretar una gestión con resultados, condición que representa para la alianza opositora una ventaja que tienen que materializar para lograr el propósito de ganar la mayor cantidad de puestos de elección popular en disputa.

El mayor reto de la alianza opositora será operar una selección interna de candidatos políticamente pulcra, que respete la dignidad, los derechos y la carrera política de sus dirigentes, bases y simpatizantes, para garantizar un apoyo efectivo al candidato seleccionado. Es importante proceder en estos términos, porque se corre el riesgo de lastimar a quienes con toda legitimidad aspiran a ser candidatos, y no lo serán a virtud de los compromisos acordados en la Alianza.

Es deseable que la alianza opositora tenga éxito en su propósito de concretar un Pacto de Unidad Nacional, que puede lograr exhibiendo el estrés social que existe por los nocivos excesos de un gobierno arbitrario, que concentra el poder y destruye las instituciones y los equilibrios y contrapesos de la división de poderes.

Requiere demostrar lo nefasto de la verticalidad, la intolerancia y la exclusión, y de la polarización que siembra enconos, resentimientos y odios, lo que ha provocado el surgimiento de grupos que protestan contra la centralización del poder y reclaman que se recobre la institucionalidad y la vigencia del Estado Democrático de Derecho.

La alianza opositora no puede olvidar que somos una sociedad más informada, más exigente y más consciente de sus derechos políticos, sabe que su voto tiene el poder de ser selectivo del partido, del candidato, de las propuestas, y también sabe castigar la falta de resultados.

Agenda

  • Confío que los próximos Ayuntamientos convocarán el respaldo ciudadano para impulsar el desarrollo del municipio, les deseo una gestión exitosa y les recuerdo que el poder ni es absoluto, ni es para siempre. Al tomar posesión de sus cargos, protestarán guardar y hacer guardar la Constitución y las leyes que de ella emanen y declararán su voluntad de actuar mediante actos administrativos oportunos y concretos, que debidamente sustentados, tengan resultados ciertos, directos e inmediatos; eviten violar los derechos e intereses ciudadanos; no causen impactos adversos a las actividades económicas y sociales; y desarrollen una gestión gubernamental operativa y funcional. (https://wp.me/p1JSMG-xN)

Twitter: @Esteban_Angeles

Facebook: Esteban Angeles

Blog: perspectivahgo.com

RRC: Red por la Rendición de Cuentas

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑