Para Fortalecer la Gestión Municipal

De cara al futuro inmediato, los partidos políticos, candidatas y candidatos que participan en la contienda electoral para la renovación de los 84 Ayuntamientos del estado de Hidalgo, ¿ya tendrán una idea clara de cuáles son los desafíos que enfrentarán como gobierno?

La Constitución concede al Ayuntamiento, como órgano de gobierno, la responsabilidad colegiada de ejercer el poder. Las y los candidatos electos habrán de encargarse de dirigir, administrar, tramitar y regular la vida política, social y cultural del municipio, ¿sabrán cómo hacerlo?

Para fortalecer la gestión municipal, hay que conocer los problemas que ocasionan la falta de inclusión y representación política; saber la dimensión de la participación ciudadana y la calidad de la organización social; considerar prioritario el combate a la corrupción y la impunidad; y valorar la importancia de la rendición de cuentas y la transparencia; estar al corriente del estado que guarda la administración, el presupuesto de egresos, la ley de ingresos, la deuda pública y los problemas de obras y servicios públicos, adquisiciones, licitaciones y asignación de obras y contratos. ¿Conocerán qué problemas hay?

¿Tendrán propuestas concretas para mejorar la seguridad pública, la justicia municipal, la gestión del desarrollo económico, la generación de empleos, la distribución del ingreso, la capacidad adquisitiva de los salarios?

¿Habrán averiguado cómo evitar toda clase de violencias, ser mejores coadyuvantes en la prestación de los servicios de educación y salud, y la forma de construir e implementar un Plan de Ordenamiento Territorial, un Programa De Protección Civil y un Programa de Conservación de Recursos Medioambientales?

Durante las campañas políticas y en los debates, las y los candidatos deberán plantear su propuesta de acciones a realizar, y una vez constituidos como Ayuntamiento, previo análisis, discusión y acuerdo, tomarán la decisión de integrarlas al Plan Municipal de Desarrollo y al Programa Operativo Anual, debidamente sustentadas con información del perfil demográfico, escolaridad, Población Económicamente Activa, indicadores de la política social, actividades económicas, dimensión de la marginación y la pobreza, entre otras muchas variables que es necesario considerar. Estos son algunos tópicos que preocupan a la ciudadanía.

Los Ayuntamientos no pueden olvidar que “La Constitución les concede el poder de velar y proteger lo público, lo que es de todos en el municipio, así como respetar, proteger y garantizar el ejercicio de los Derechos Humanos en el territorio municipal. (Cristina Larrea Villacián).”

Espero que quienes aspiran a ser candidatos a presidentes, síndicos o regidores, hayan aprovechado el tiempo ganado al haberse diferido las elecciones, para investigar y conocer profundamente la problemática de los municipios que aspiran gobernar.

El periodo de un gobierno es muy corto como para malgastar el tiempo. Los integrantes de los nuevos Ayuntamientos deben tener una visión renovada del curso del desarrollo de la realidad municipal. Están obligados desde el primer día, a poner en marcha las acciones de un programa de trabajo, con objetivos y metas definidas para los primeros 100 días de gobierno. No pueden llegar a sentarse a la silla presidencial, sin saber qué hacer o a querer gobernar con ocurrencias.

La ciudadanía espera que el Ayuntamiento concrete acciones y respuestas a los problemas colectivos, y defina y establezca políticas públicas debidamente consensuadas desde el Acuerdo para una Nueva Gobernanza, que reconozcan la Universalización del Derecho Humano a la Participación Ciudadana y Vecinal, y sustenten el Nuevo Pacto Social Municipal para el ejercicio del Buen Gobierno.

Y el Buen Gobierno significa hacer vigentes el derecho a participar, a conocer, a ser oído, a evaluar y a opinar sobre cualquier tema que impacte o resulte de interés público; así como vincular el ejercicio de gobierno con los sistemas Estatal Anticorrupción, de Transparencia, de Planeación Democrática, de Evaluación, e internacionales, como la Alianza para el Gobierno Abierto.

Los Ayuntamientos están obligados a ejercer un Buen Gobierno. Lograrlo implica impulsar una reforma administrativa que desarrolle un marco reglamentario que modernice la gestión municipal; regule el funcionamiento político y administrativo del Ayuntamiento; y siente las bases de una división territorial que organice política y administrativamente la gestión municipal, e instrumente una Política de descentralización de funciones, que acerque el ejercicio de gobierno a la ciudadanía, y promueva el asociativismo, la colaboración y la cogestión social en los asuntos públicos creando estructuras institucionales, comunitarias y vecinales y definiendo las funciones operativas de los Delegados y Sub Delegados Municipales.

Tienen que consolidar los Consejos Municipales de Colaboración previstos en la ley; y crear espacios institucionales y otras figuras de participación ciudadana como las Juntas Cívico-Vecinales, los Consejos Ciudadanos, los Consejos Consultivos, los Observatorios Ciudadanos, los Parlamentos Abiertos, los Laboratorios de Innovación Pública, y facilitar la constitución y operación de las Organizaciones de la Sociedad Civil cuyo objeto social puede vincularse con las formas de organización mencionadas.

Juntos, las y los Presidentes, Síndicos y Regidores, integran el órgano de gobierno. Deben estar conscientes que su responsabilidad principal es construir acuerdos y aprobarlos; decidir las políticas públicas del Plan Municipal de Desarrollo, establecer los objetivos, prioridades, metas, criterios y lineamientos de los programas y acciones que atienda las diferentes materias y problemas; establecer las medidas para operar la prestación de los servicios públicos y las reglas para el manejo y autorización de ingresos, deuda pública, egresos y aprobación de la cuenta pública, entre otras atribuciones. Al respecto Mauricio Merino, nos recuerda la importancia de recuperar el sentido original de Ayuntamiento que es: “…ayuntarse, juntarse, reunir lo que está disperso, en una sola voluntad colectiva…”

Asumir esta función implica, como lo expresa Locallis: “…proponer iniciativas, deliberar, argumentar, acordar, planear, programar, presupuestar, vigilar la ejecución, darle seguimiento y evaluar el ejercicio de la función pública del gobierno municipal… Cada uno de los integrantes participa con voz y voto…El Cabildo es fundamental, ya que propone y define alternativas para solucionar los problemas del municipio; es el puente principal con la ciudadanía, ya que retoma las problemáticas identificadas por la sociedad…”

Agenda

  • A pesar del aumento de fallecimientos y contagiados por del COVID-19, y del creciente número de empresas en quiebra y del desempleo formal e informal, el presidente López Obrador presentó su ensayo, La nueva política económica en tiempos del coronavirus y anunció el establecimiento de Indicadores de bienestar y felicidad en vez del PIB. La SENER publicó un Decreto en contra de los generadores de energías limpias; y desde Morena surgieron dos iniciativas, una para extinguir los fondos federales constituidos desde hace muchos años, entre ellos el FONDEN, y otra para que el INEGI fiscalice el patrimonio de los mexicanos. ¿Qué les parece?

Twitter: @Esteban_Angeles

Facebook: http://facebook.com/estebanangelesc

Blog: http://bit.ly/2pTqHZU

RRC: http://rendiciondecuentas.org.mx/category/opinion/

Correo: angelesceron@hotmail.com

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑