La Muerte Anunciada del Modelo Neoliberal

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fue en el sexenio de Miguel de la Madrid cuando México despertaba al experimento de la Escuela de Chicago, donde Milton Friedman y Agust Von Hayek, proponían al Neoliberalismo como la resurrección del Capitalismo y la panacea para arribar a la modernidad, como fuente promotora de estabilidad y riqueza de las naciones.

Empero, en México, 36 años de política neoliberal hicieron de esta doctrina económica la Cabeza de la Hidra. La desigualdad social y el incremento de la pobreza extrema, crearon un clima de incertidumbre que sacudió al país; elevó el síndrome del subdesarrollo a patíbulo social; y convirtió la pobreza en una pandemia que asoló a más del 50% de los mexicanos.

No hubo maquillaje político que pudiera enmascarar esta cruda realidad, que erosionó al Estado y a su clase política, que desprestigiada al perder su legitimidad y su base social, sucumbió ante la falta de credibilidad y confianza, lo que constituyó la crónica de una muerte anunciada ante el arribo de López Obrador a la Presidencia de la República y de MORENA como primera fuerza política.

El 1º de diciembre de 2018 la noticia ya no era noticia. La derrota auto-infringida de las erróneas administraciones gubernamentales, habían pavimentado el camino para que la izquierda llegara al poder y el efecto AMLO avasallara en la Presidencia de la República, el Congreso de la Unión y los congresos locales. La mesa estaba puesta y la sombra del “me canso ganso” caía sobre el Neoliberalismo en el discurso pronunciado el día que rindió protesta el primer presidente de izquierda en México.

La muerte del neoliberalismo se decretó desde Palacio Nacional. Su epitafio fue proclamado por el Presidente López Obrador, arguyendo que “se acaba la práctica que imponía políticas públicas que marginaban al pueblo y estaban destinadas sólo a las minoríasDeclaramos formalmente… el fin de la política neoliberal, aparejada esa política o modelo neoliberal con su política económica, de pillaje, antipopular y entreguista…”

Cabe preguntar ¿qué alternativas presenta el gobierno de la Cuarta Transformación al Modelo Neoliberal y qué consecuencias económicas, políticas y sociales se presentarán en la era del Modelo Post-Neoliberal?

El discurso no dejó espacio para la resurrección del viejo modelo económico, al anunciar el inicio de una nueva era en la que el pueblo pone y quita no sólo al gobernante, sino todas las medidas que considere pertinentes en el marco de un nuevo modelo de desarrollo Post-Neoliberal, que privilegia las políticas patrimonialistas de Estado.

El piso que sustentará el nuevo esquema aún no ha sido construido. Sólo se plantearon once lineamientos, que se erigen como los principios del nuevo gobierno: honradez y honestidad; no al Gobierno rico con pueblo pobre, economía para el bienestar; el mercado no sustituye al Estado; Igualdad entre hombres y mujeres; primero los pobres; no dejar a nadie atrás, no dejar a nadie fuera; no hay paz sin justicia; respeto al derecho ajeno es la paz; no más migración por hambre o por violencia; y democracia, ética, libertad y confianza.

El análisis crítico de estas prescripciones, aún en exploración, abre un panorama de incertidumbre que no permite ponderar los alcances e impactos que traería la era Post-Neoliberal como nuevo modelo económico. Se desconoce en qué consiste el nuevo modelo; cuáles son las políticas públicas que dinamizarán la economía; cómo se replantearán la relaciones de producción, distribución, consumo y acumulación… o ¿Se tratará sólo de una ocurrencia y únicamente se maquillarán medidas y se confeccionará un disfraz que sustente la centralización del poder para impulsar un modelo con una mayor intervención del Estado en la economía?

Mientras no tengamos respuestas, el actual esquema Neoliberal subsiste y difícilmente podrá cambiarse y alterar el comportamiento macroeconómico del sistema, porque un cambio de régimen implicaría un viraje de 180 grados en las variables que sustentan el modelo vigente.

En este escenario, aparece la pretensión del crecimiento del PIB al 4% como indicador del equilibrio-país, que se apoya en el discurso de la moralización del gasto, con el no al gobierno rico con pueblo pobre, economía para el bienestar, y en las declaraciones del Presidente López Obrador, respaldando las lógicas de los agentes privados y sumando al Consejo Coordinador Empresarial en favor de sus metas de crecimiento.

Lograr este objetivo, debe ser reflejo del dinamismo del mercado interno y externo; de crecientes montos de inversión pública y privada, nacional y extranjera; así como del activismo de los agentes privados y del gobierno, garantizando la vigencia del Estado Democrático de Derecho, la Seguridad y el Desarrollo Humano.

Por ahora, las directrices económicas no presentan novedades en la toma de decisiones finales, ni planteamientos que establezcan el nuevo rumbo, ni acciones que disminuyan la persistente dependencia de los Estados Unidos.

Al respecto Carlos Elizondo Mayer-Serra menciona “Lo que funciona del país es por el neoliberalismo: la apertura comercial y el fortalecimiento e integración de la industria manufacturera y de productos agropecuarios con el mundo, finanzas públicas estables (hasta con fondos reservados para compensar futuras caídas en los ingresos públicos), inflación y tasas de interés bajas y estables, tipo de cambio flexible. AMLO incluso adoptó al hijo predilecto de Salinas: el TLCAN.”

El claroscuro sólo se manifiesta en un alto Índice de Percepción del Consumo y en la elevación del salario mínimo, ya que el fortalecimiento de la democracia, la ética, la libertad y la confianza, también se ostentaron durante los sexenios anteriores, donde el Neoliberalismo era la biblia política.

Si el anuncio del fin de la política neoliberal se queda sólo en el discurso y no hubiera planteamientos y compromisos serios y claros, difícilmente se podrá apreciar la Cuarta Transformación como móvil de la modernidad Nacional.

Por lo pronto, las expectativas del Post-Neoliberalismo no coinciden con los datos duros ni con los esquemas estratégicos del actual gobierno. La inconsistencia entre voluntad política y concreción del ejercicio público, es un asunto delicado para un gobierno que ha generado la esperanza desde la retórica y el discurso, sin que los hechos permitan avizorar aun, el cambio social que exigió la ciudadanía con su voto.

Agenda

  • El Presidente López Obrador solicitó al Rey de España que se ofrezca disculpas a México por las ofensas durante la conquista hace 500 años para reivindicarlas.
  • Rubén Cortés comentó que México cayó al séptimo lugar en turismo, superado por Turquía, quién acaba de inaugurar su aeropuerto con una capacidad de 150 millones de pasajeros y se prevé que caiga más porque Alemania y Reino Unido pronto nos rebasarán.

Twitter: @Esteban_Angeles

Facebook: http://facebook.com/estebanangelesc

Blog: http://bit.ly/2pTqHZU

Correo: angelesceron@hotmail.com

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑