Gobierno de Vocación Democrática y Significado Social

omar-fayad

En su toma de posesión como Gobernador del Estado de Hidalgo, Omar Fayad Meneses, da inicio a prácticas de innovación política para empoderar a los ciudadanos en los procesos públicos de participación y corresponsabilidad gubernamental.

Para Omar Fayad, la democracia es una vocación política de servicio ciudadano que se hace en la proximidad y en el contacto con el pueblo; y es también, un ejercicio de verificación social de la función y actuación de instituciones y de servidores públicos.

El ejercicio de gobierno no transitará más por el inmovilismo de escritorio que anquilosa el cuerpo y las ideas de los servidores públicos. De hoy en adelante, se moverá por el activismo corresponsable de la gobernanza y horizontalidad social que nace y se hace codo a codo, en las calles, con los ciudadanos.

La visión de esta realidad recupera el esfuerzo ciudadano citadino y rural, donde el obrero y el campesino deben ser parte integral del desarrollo del Estado para evitar que la descomposición social, política, económica y cultural, empuje a miles de hidalguenses a la migración como el éxodo de un pueblo sin esperanza. Realidad que no puede ser obviada en los principios gubernamentales que deben respetar el mandato ciudadano.

Esta prescripción gubernamental, Fayad la esgrime desde la conciencia de su carrera pública, al reconocer que el fracaso del quehacer gubernamental se produce cuando los servidores del Estado no le dan significado social a su trabajo; cuando no se enfatiza el papel prioritario de la participación ciudadana; y cuando la función administrativa no genera inteligencia institucional que propicie el aprendizaje necesario para garantizar condiciones de estabilidad y armonía social.

Con estas previsiones y principios valóricos, Fayad Meneses traza el Programa de Gobierno que sienta las bases para elaborar el Plan Estatal de Desarrollo 2016-2022, cuya esencia democrática, trasciende el monopolio de la toma de decisiones en el contexto de una “Concertación Progresista” fundada en la  integridad, probidad y profesionalización de los servidores públicos, como responsables de vertebrar y ejecutar las acciones del quehacer gubernamental y la transversalidad corresponsable de la participación ciudadana.

Esta consideración percibe al ejercicio de gobierno como un entramado unitario, donde políticos y ciudadanos no pueden estar atomizados, enfrentados, fragmentados, ni dispersos, porque en ello radica el cáncer de la corrupción, la impunidad, el burocratismo de escritorio y el abandono social.

El Gobernador Fayad condena la corrupción en los asuntos públicos, porque los moches, diezmos y desvíos, priman en la percepción ciudadana como enriquecimiento ilícito; producen quebranto social, desafección política, desánimo, focos de reacción social y divorcio entre sociedad política y sociedad civil.

Enfático en el combate a la corrupción, el Gobernador de Hidalgo advierte que esta anomia será atendida con la creación del Sistema Estatal Anticorrupción en armonía con el Sistema Nacional, lo que permitirá  prevenir los problemas que desvirtúan la probidad de la gestión pública, y evitar los impactos que reducen las posibilidades de optimizar fuerzas, recursos, eficacia, eficiencia y economía.

¿Cómo se manifiesta esta nueva forma de hacer política?

Se hace evidente en la modernización sustantiva centrada en la horizontalidad del ejercicio gubernamental. La gestión pública debe armonizar y asegurar que la toma de decisiones se constituya en un proceso deliberativo, incluyente y plural. Todos los ciudadanos son libres e iguales. Su rol social ni los divide ni los separa. En ello estriba un gobierno de vocación democrática y significado social. No en el compadrazgo ni en el amiguismo.

¿Cómo se construye en los hechos este gobierno de proximidad ciudadana?

Se edifica con trabajo corresponsable, con procesos participativos abiertos, plurales, asociativistas, transparentes y verificables. Los ciudadanos no son objetos residuales de la operatividad del Estado, son el brazo de consenso activo y dinámico, que trasciende la voluntad política y sus reticencias, para generar programas y protocolos claros en las acciones de gobierno.

¿Cuáles son los retos de Hidalgo?

Revertir la desigualdad y la pobreza, construir oportunidades sociales, lo mismo para el empleo digno y de calidad, que en la cultura como patrimonio público. Este enfoque de vocación democrática apela al escrutinio de canales consultivos con la ciudadanía que terminen con la “política y gobernanza de las élites”; exige que la representatividad del poder público sea la voz del pueblo y no una acción propagandística; reclama edificar escenarios colaborativos que le devuelvan a la ciudadanía la confianza que se ha extraviado en la inconcreción de la tarea pública; y demanda que la política no refleje una retórica sórdida y vacía, que no encuentre eco en el ciudadano de a pie.

La situación actual en Hidalgo exige darle calidad y calidez a la democracia participativa.

Las comunidades, pueblos, barrios y colonias deben contar con políticas públicas de calidad basadas en la evaluación democratizadora que mida la atención que se da a las necesidades sociales, desde lo estatal, municipal y comunitario, de acuerdo al sentir del pueblo expresado en las Audiencias Ciudadanas. Este es mensaje contundente. No es una invitación sino una prescripción cierta del Gobernador Fayad.

El eco de sus palabras va más allá de su valor discursivo. El peso social de sus medidas derriban los obstáculos para el ejercicio del quehacer público, cuyo punto de comunión y convergencia es el ciudadano.

Omar Fayad se presenta como un político moderno y de la modernidad, producto del esfuerzo, el trabajo y la inteligencia, perteneciente a una nueva generación que está hastiada y cansada de la inconcreción, de la corrupción y de la inoperancia de la administración pública.

Su mensaje ha calado hondo entre los hidalguenses que esperan un gobierno corresponsable, interdependiente y de vanguardia ciudadana. Expresa lo que por décadas, mujeres, hombres, ancianos, jóvenes y niños esperan de un Primer Mandatario: trato digno y respeto a los hombres comunes, aquellos para los que, ganar un salario para sus familias, es la verdadera causa que debe defender su gobierno.

Agenda

  • El Presidente Enrique Peña Nieto anunció cambios en su gabinete. Sobresale el encargo de José Antonio Meade Kuribreña como Secretario de Hacienda y Crédito Público, así como de Luis Enrique Miranda en la Secretaría de Desarrollo Social.
  • En su visita a China, en el marco del G-20, el Presidente Peña Nieto signó acuerdos de cooperación económica y estabilidad financiera.
  • Se presentó el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para el Ejercicio 2017, mismo que considera una significativa reducción, lo que implicará para el Gobierno del Estado y para los municipios tomar desde ahora medidas de disciplina y ahorro presupuestal.

Twitter: @Esteban_Angeles

Facebook: http://facebook.com/estebanangelesc

Blog: https://perspectivahgo.wordpress.com/

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑