La Sociedad del Conocimiento, en la Construcción del Porvenir

 

ciudadanos

El siglo XXI, como inicio de la posmodernidad, trasciende las lógicas del desarrollo descritas en la historia de la humanidad. El proyecto “Pachuca Ciudad del Conocimiento y la Cultura”, se erige en este escenario como uno de los logros emblemáticos de la administración estatal, y en el 5º Informe del Gobernador Olvera se manifiesta como una visión de innegable valor social.

Esta iniciativa proyecta la construcción de una sociedad del conocimiento, redimensionando el presente y prospectando el futuro, a partir de la creación de espacios de transición político-social, que intentan revertir las anomias de la desigualdad social, efecto de promesas incumplidas y demagogia política, que históricamente han causado el desdén de la ciudadanía hacia sus instituciones.

Vertebrar escenarios futuros, otorgan un nuevo sentido orgánico a las tareas públicas: administrar para transformar. Esto implica que un ejercicio de gobierno ordinario es insuficiente, ya que ahora se prescribe como imperativo irrestricto, el desarrollo de la seguridad humana.

El proyecto está concebido para desarrollar un espacio de vocaciones regionales, de transferencia, de aplicación del conocimiento científico, y para impulsar los nexos con la industria, el comercio, la educación, la ciudadanía y el gobierno.

Estos rasgos de acción de largo aliento de la política del Ejecutivo Estatal, instauran una nueva visión en las tareas del quehacer público, e incorporan al ejercicio de gobernar, la prescripción de un enfoque estadista fundado en el compromiso de hacer del patrimonio público, la esperanza cierta del bienestar del pueblo.

Pachuca Ciudad del Conocimiento y la Cultura”, como nuevo modelo de socialización del conocimiento aplicado, deriva su importancia en la compatibilidad del desarrollo científico-tecnológico, con la edificación de un porvenir cierto de la humanidad, y específicamente, con la generación de oportunidades sociales, que a través de la cultura y la ciencia, constituyan la génesis de sociedades abiertas y justas.

La socialización de la ciencia y la cultura adquiere en nuestro devenir, un sentido protagónico en el desarrollo de los pueblos; es la fuente motriz que permite hacer de las estructuras económicas, espacios de estabilidad social; generar condiciones de competitividad; y armonizar las expectativas de los actores sociales.

Al respecto, el Presidente Peña Nieto ha referido la transición de los modelos de triple hélice, hacia un nuevo modelo “tetra hélice” que adiciona la participación ciudadana, con el compromiso de contribuir a consolidar una sociedad del conocimiento, como un derecho de acceso universal y equitativo, enunciado ya, en la “Declaración de Santo Domingo: Gobernabilidad y Desarrollo en la Sociedad del Conocimiento”.

Esto impone el reto de generar nuevos vínculos identitarios del tejido social, para hacer de la ciencia y la cultura, el epicentro del desarrollo humano; al tiempo de ubicar la transversalidad del conocimiento, como fuente del dinamismo económico y la armonía social.

Indiscutiblemente hablamos de un espacio dinamizador de tareas y proyectos económicos, de una dimensión cuyos alcances de desarrollo humano, van más allá de lo común, al vincular e identificar las diversas formas de conocimiento para mejorar la competitividad económica, el bienestar de la población, la sostenibilidad ambiental, y una mayor participación ciudadana en los asuntos públicos, que aseguren una gobernanza eficaz para la Nación.

Esta es la tarea del conocimiento. Esta es la edificación de la cultura, como objeto y patrimonio del cambio social.

Admitamos entonces, que cuando aludimos a la creación de una “Ciudad del Conocimiento”, el sentido primigenio del concepto ciudad, es la narrativa de la historia de seres humanos que encontraron en un espacio-tiempo, la identidad del porvenir. Este es el escenario primario del encuentro del ciudadano y su entorno.

Una “Ciudad del Conocimiento”, es el hábitat donde la cultura es espíritu social, que no puede soslayar al ciudadano como su esencia, y debe admitir en su socialización, la oportunidad inequívoca de construir en la ciudadanización, su mayor fortaleza y virtud.

Esto es posible, sólo con la instauración del conocimiento y la cultura como vínculo solidario de los diferentes actores sociales, que en amplios horizontes de entendimiento; con diálogos que trasciendan con plena libertad de credos, ideologías o clase social; y con una respetuosa deliberación del intelecto y por lo tanto, de la razón humana, hagan del conocimiento, la fuerza motriz del desarrollo de nuestro Estado y de nuestra Nación.

En México, vivimos un momento de empoderamiento de las fuerzas sociales, que nace en la cultura, y hace de la cultura, el escenario de prospección de las expectativas de desarrollo a las que tiene derecho nuestro pueblo. Por ello, la virtud de recuperar la ciudadanización del Estado, es entender su esencia y su razón.

Este enfoque de civilidad plena de las estructuras políticas, libera a los sujetos sociales, los une, y edifica su porvenir. Significa un aliento por ser axioma de la razón, ya que no puede haber porvenir, allí donde no hay progreso, y la desigualdad económica es germen de flagelo social.

Los desafíos de nuestra Nación, implican hacer de las ciudades, los centros de desarrollo. La competitividad, como paradigma de desarrollo global, no es incompatible con las aspiraciones sociales y con la necesaria reflexión para instrumentar en la vocación de cada ciudad, la evolución causal de sus estructuras de desarrollo.

La “Sociedad del Conocimiento”, debe erigirse como un espacio transversal de los escenarios sociales. Debe fortalecer la integración y asociativismo ciudadano. Debe empoderar intelectualmente al tejido social, proveer los elementos cognitivos que hagan de la cultura, un escenario horizontal que dignifique a sus ciudadanos y les permita aprender a pescar en la libertad que genera una sociedad abierta y proclive a la igualdad de oportunidades.

El Gobernador Olvera, con visión y sensibilidad, ha trascendido en el ejercicio de gobernar al asumir que en la “Sociedad del Conocimiento”, la ciencia y la cultura son la génesis del desarrollo humano, que permite entender al progreso como una conquista social.

Hidalgo ha creado los puentes de entendimiento solidarios entre diversos actores sociales para edificar una “Sociedad del Conocimiento”. Hacia el porvenir,  nuevas generaciones podrán construir las megalópolis de la cultura. Les habremos asegurado con nuestras acciones, que el conocimiento libera y ubica a la verdad social, como la razón de nuestro espíritu.

Agenda

  • El Gobernador Olvera anunció que Petróleos Mexicanos, absorbió el costo financiero de los créditos contratados para adquirir los predios que serían destinados a la construcción de la nueva refinería en Tula, Hgo., y entregó a las arcas estatales 580 millones de pesos, erogados por el servicio de la deuda.

Twitter: @Esteban_Angeles

Facebook: http://facebook.com/estebanangelesc

Blog: https://perspectivahgo.wordpress.com/

5 comentarios sobre “La Sociedad del Conocimiento, en la Construcción del Porvenir

  1. Licenciado, buenos días, deseándole excelente semana, me permito felicitarlo por la perspectiva de hoy La Sociedad del Conocimiento, en la Construcción del Porvenir.
    Me permito hacer un comentario al respecto.
    En la actualidad y a través de los años, no ha existido un concepto claro de lo que significa la palabra Ciudad, aunque dicho concepto reúne ciertas características coincidentes que definen a una Ciudad, por ejemplo: “Es aquella área urbana que ostenta alta densidad poblacional y en la cual predominan fundamentalmente los servicios y las industrias”; de igual forma las definición de las palabras conocimiento y cultura son tan amplios que podríamos debatir decenas de estos para converger en un punto, de alguna manera entendamos que el conocimiento es la capacidad del hombre para comprender por medio de la razón la naturaleza, cualidades y relaciones de las cosas; y la cultura es la base y el fundamento de lo que somos, esta existe en nosotros desde el momento en que nacemos y es el aporte moral e intelectual de nuestros progenitores en un inicio y de nuestro entorno posteriormente.
    Así, podemos entender que el proyecto de “Pachuca, Ciudad del Conocimiento y la Cultura” es el área Urbana donde se conjugan todos los elementos que son la base para el desarrollo de nuevos experiencias y capacidades las cuales serán el motor educativo e industrial en Hidalgo, a partir de un contexto de innovación, el cual ha traído consigo una serie de cambios y progreso para esta tierra de trabajo.

    En el 7 Congreso Nacional de organismos públicos Autónomos, realizado en Puebla en el año 2012, Usted comentó, en el tema de El principio de la exigencia en la rendición de cuentas. Un derecho de los derechos Ciudadanos lo siguiente “En nuestro país, gracias a la labor de Instituciones del sector público, de la academia y de la sociedad, se está generando una nueva y creciente cultura de la evaluación de políticas públicas con la finalidad de generar cambios institucionales para fortalecer los órganos de transparencia, fiscalización y evaluación;” esto nos lleva a pensar que el Gobierno Estatal ha tenido la visión de cumplir con la tarea de tener acercamiento con las Organizaciones sociales e Instituciones Educativas con el fin de generar e implementar nuevos proyectos en pro de los Hidalguenses y los Mexicanos, fortaleciendo las acciones de transparencia al presentar y plasmar en un proyecto como la Ciudad del Conocimiento que los recursos han sido y serán aplicados de manera eficiente con el firme objetivo de que la Sociedad tenga más alternativas de crecimiento.

    Existe una brecha muy grande entre el Modelo educativo actual y el sector laboral, la cual ha desembocado en la falta de oportunidades y de desarrollo intelectual y laboral en México en los últimos 20 años. Este amplio espectro social y cultural, no ha cambiado en Latinoamérica desde el siglo XIX y ese arrastre ha sido generado por la no inclusión y el divorcio entre los Instituciones educativas y el sector industrial de éste país para generar estrategias que aporten mayor eficiencia y oportunidades para la incorporación de los egresados de educación superior o media superior al sector laboral. Sin embargo el proyecto de “Pachuca, Ciudad del Conocimiento y la Cultura” ha dejado atrás y se ha ocupado para que dejemos en el olvido ese distanciamiento, implementando y generando la conexión entre los diferentes perfiles de quienes serán los futuros ingenieros o Licenciados en algunas de las especialidades de las Instituciones Educativas de excelencia y renombre a nivel Internacional y el Sector de investigación e industrial, generando empleos de las más alta rentabilidad, para que en el mediano y largo plazo estén comprometidos de manera directa a formar parte del crecimiento y desarrollo de éste país.

  2. Excelente esfuerzo. La democratización del conocimiento es la mejor vía para recuperar, como bien se dice en esta colaboración, la ciudadanización del Estado.

  3. Bien Lic. Esteban Ángeles C. Sus conceptos sobre La Cd. del conocimiento porque es un abrevadero del saber para la construcción de una sociedad mas justa e igualitaria y formadora de las férreas columnas de un país mejor.

  4. Considero que es un gran esfuerzo del cual lo más importante es la supervición de todas las acciones de capacitación ciudadana para que se participe y para auxiliar al Gobierno en la concreción de las propuestas de su Plan de Desarrollo, cuando esto se logre, nuestro sistema de gobierno será realmente democrático y la ciudadanía no se le engañara solo con ir a votar, evitando a toda costa su participación.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑