Las Interrelaciones de la Ley General de Transparencia y el Sistema Político Electoral

Las Interrelaciones de la Ley General de Transparencia y el Sistema Político Electoral
La Reforma Constitucional que sustenta la nueva Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública, no proviene de la conformación partidista. Es producto de una conquista ciudadana, que ha creado una coyuntura política sui generis, cuya magnitud e importancia destacan al imponer la recomposición del régimen jurídico y particularmente del Sistema Político Electoral, lo que significa la obligación de operar en un nuevo esquema de contrapesos. Esto implicará enfrentar los retos y desafíos de un largo proceso para lograrlo.

La probidad que mandata la nueva Ley, deberá superar las conductas políticas que aún subsisten y que no pueden ser ignoradas. Exige fortalecer los cauces de la cultura de la legalidad del orden sistémico; sienta las bases para construir una democracia compartida que revitalice, como lo norma la ley, el papel de los ciudadanos en la corresponsabilidad del quehacer público; y vigorice la inteligencia institucional y la funcionalidad de las estructuras políticas, administrativas y jurisdiccionales que sustentan al país.
Esto significa que el objetivo del Sistema Político Electoral, no debe estar acotado a garantizar la renovación de los poderes públicos, que pese a ser una responsabilidad mayúscula, no es el fin último del orden político. Se debe ir más allá y sustentar el reclamo ciudadano que precisa enriquecer la cultura política y exige de los actores en contienda la concreción de una oferta programática que cohesione la integridad social y el espíritu de concordia para construir una moral política comprometida con las demandas ciudadanas y los intereses supremos de la Nación.
Cumplir esta responsabilidad pública, tiene la consecuencia política de agrandar la confianza y certidumbre en la institucionalidad de estructuras gubernamentales dinámicas y transversales. Sus efectos impulsarán nexos para sustentar una democracia compartida que genere espacios reales en la edificación de oportunidades sociales, donde el ejercicio del quehacer público se legitime con la participación corresponsable de la ciudadanía en el marco de un Gobierno Abierto.
El sistema político está ante la oportunidad histórica e inédita de incrementar la estabilidad social y la gobernanza activa, mediante una estructura de contrapesos fundados en el consenso y el disenso, en la horizontalidad social y en la vanguardia de la pluralidad ciudadana que reemplace las prácticas de autoritarismo y nepotismo como anómias del poder público.
Empero, en esta etapa del proceso electoral que habrá de renovar la Cámara Baja del Congreso de la Unión y algunas gubernaturas, congresos locales, las Delegaciones Políticas del D. F., y Ayuntamientos, deberá articularse una nueva praxis política, donde la transparencia de los partidos y sus candidatos, no siembre dudas e inconsistencias en la ciudadanía.
Sin embargo, el arranque de las campañas políticas es alarmante por su beligerancia y agresividad, por la descalificación del adversario y la irreverencia de la guerra mediática de spots publicitarios y prácticas clientelistas, donde las cúpulas dirigentes, han creado una batalla fratricida que sólo propicia la división y el resentimiento social.
Su retórica alude al cumplimiento de promesas anteriores, pero hacia el presente y futuro, se muestra carente de propuestas, de soluciones, de compromisos para enfrentar los grandes problemas de desigualdad que afligen a nuestro país. Se ha sustituido la oferta programática por un marketing para obtener dividendos y capital político. Esto explica la desafección, la falta de credibilidad y confianza de los ciudadanos en las estructuras gubernamentales, síndrome en ascenso que impide construir una agenda del porvenir.
Con hambre y sed de justicia, los ciudadanos observan un proceso electoral donde la constante es la inopia política, donde lo prioritario es derribar al contrario como enemigo a vencer, en vez de construir una sociedad mejor y atender la inconformidad ciudadana que demanda elevar el debate político y fortalecer las estructuras institucionales. Parecen no darse cuenta de que la realidad social presagia la tormenta del voto de castigo, la indiferencia y el abstencionismo.
Reconozco aquí el esfuerzo realizado por diversas instituciones y organizaciones para conocer y analizar la trayectoria de candidatas y candidatos. Destaco las plataformas y los portales del INE http://www.ine.mx/portal/; la UNAM http://www.votoinformado.unam.mx; Transparencia Mexicana, ONG http://candidatotransparente.mx/#/; Observatorio Ciudadano Elecciones 2015, de la OSC Elector Inteligente http://www.electorinteligente.org.mx; Brújula Ciudadana: Elecciones 2015: Una mirada desde la Ciudadanía; redciudadana@iniciativaciudadana.org.mx; que recuperan como principio político fundamental lo que los partidos parecen haber olvidado: ciudadanizar el proceso electoral para actuar inteligentemente al momento de emitir el sufragio.

Estas acciones son muy meritorias ante la aversión ciudadana a la política y a los políticos; claman por poner un freno a la simulación de las acciones de los actores públicos y demandan en lo profundo, limpiar el sistema político derribando las conductas tribales presentes en el proceso.
Desde este panóptico virtual de la visión ciudadana, se deben generar condiciones de probidad plena, que aseguren a través del papel de las estructuras formales como el INE, el TRIFE o la FEPADE, respuestas a los reclamos del tejido social y el conocimiento pleno de los tiempos y procedimientos para evitar abusos e irregularidades administrativas y penales, ante los cuales, la actuación oportuna, la investigación y la persecución de los delitos electorales, salvaguarden la equidad de la competencia.
La nueva Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública, debe restituir la confianza en nuestras instituciones y corresponsabilizar a la ciudadanía en las tareas del Estado. Debe humanizar el ejercicio del poder público y con ello dignificar al pueblo; hacer tangible nuestro Contrato Social para que no deambule como letra muerta y no olvidar que el quehacer público constituye un privilegio de confianza y de voluntad política ciudadana.
Agenda
• Marcada por la historia concluyó este sábado en la Ciudad de Panamá, la “Séptima Cumbre de las Américas”. Por primera vez desde el 22 de julio de 1956, se reunieron los presidentes de Cuba y USA, lo que afirma una nueva relación entre esos países.

• El presidente Peña Nieto aseguró en su participación en dicha Cumbre que las reformas estructurales, tienen el propósito de lograr mejores tasas de crecimiento.

• El Consejo Coordinador Empresarial y la COPARMEX, del estado de Hidalgo, anunciaron estrategias y campañas para participar activamente en el proceso electoral, así como reuniones con las candidatas y candidatos aspirantes a una curul en San Lázaro.

• Se dará a conocer esta semana la plataforma Observatorio Ciudadano Elecciones 2015, de la OSC Elector Inteligente. Pretende propiciar un debate informado y abierto sobre el proceso electoral.

• El Papa Francisco Señaló que los abusos perpetrados contra los niños son “una vergüenza para la sociedad”. http://bit.ly/1O4V0Ao
Twitter: @Esteban_Angeles
Facebook: http://facebook.com/estebanangelesc
Blog: https://perspectivahgo.wordpress.com/
Correo: perspectivahgo@gmail.com

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑