Justicia Cotidiana: El Procesamiento del Conflicto Social en México

justicia cotidiana para perspecticaCuando la justicia no atiende la desgracia del pobre, del desamparado, ni del olvidado, estamos frente a la existencia de un sistema legal asimétrico, porque la ley que es en esencia el espíritu de libertad del pueblo, pierde en los hechos, su virtud de prescribir el deber ser.

El cumplimiento de la ley sin distingos, garantiza que la justicia sea vivida. Que el derecho de los ciudadanos, no se convierta en moneda de cambio en un juzgado. Que la verdad histórica de un proceso judicial sea transparente, abierta y de interés público. Premisas indiscutibles del Estado de Derecho.

Ante la profunda crisis de seguridad y justicia, que revelaron los graves e indignantes sucesos de Ayotzinapa, el Presidente Peña Nieto ha propuesto una reestructuración del Sistema de Procuración e Impartición de Justicia, y en un ánimo de Concertación Progresista, le ha encargado a los investigadores del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), la articulación de recomendaciones en materia de “Justicia Cotidiana”.

Para cumplir esta encomienda, el CIDE está realizando seis Foros de Consulta en distintas entidades de la República y promueve el uso de una plataforma colaborativa. Escucha de viva voz de los ciudadanos, sus demandas más sentidas, y con la participación de expertos, elabora las recomendaciones y la propuesta de acciones específicas para integrar la “Agenda: Justicia Cotidiana”, que se presentará para la atención del Ejecutivo Federal y de todos los órganos y niveles de gobierno, así como por la sociedad civil organizada.

Estas prácticas pretenden acercar el trabajo gubernamental a los testimonios ciudadanos, en las diferentes materias de la “Justicia Cotidiana”, encuadrados en conflictos no penales, como lo implican un despido injustificado, un divorcio, un problema vecinal, el cobro de comisiones indebidas, entre otras problemáticas ordinarias. Se trata de aportar los elementos para crear una estructura jurídica de procesamiento del conflicto, resolutiva y expedita, menos compleja y menos costosa.

Para lograr este objetivo, una premisa de fondo debe sobresalir: un sistema de justicia, debe asegurar simetría en la procuración e impartición de la misma; garantizar el respeto a los Derechos Humanos; y dignificar sin distingo a los seres humanos más allá de su ciudadanía, credo, filiación política o estatus social. Estos fundamentos para un nuevo modelo de Justicia de la Nación, no pueden ser obviados.

La Dra. Ana Laura Magaloni del CIDE, advierte la necesidad de reinventar lo cotidiano, es decir, cambiar el “todos” y el “ninguno”, por un México de compromisos y reciprocidades, empezando de abajo hacia arriba y por los que menos tienen, lo que acertadamente sintetiza al expresar que: “La asignatura pendiente de la justicia es la asignatura pendiente por la igualdad”.

Hemos insistido en la necesidad de fortalecer el Estado de Derecho. En hacer cumplir los principios de la Carta Fundamental, los Derechos Humanos. En hacer cumplir la Ley. Empero, algo subyace en esta realidad. Es necesario desterrar de nuestro orden sistémico la corrupción, la ilegalidad y la impunidad; depurar nuestras instituciones, conciencia social y cultura política; crear las bases de una nueva sociedad, que haga de lo cotidiano una esperanza de vida, de armonía y solidaridad social. Esto no se ha discutido a profundidad y es el momento para hacerlo.

El Dr. Pedro Salazar Ugarte, Director del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, señaló en este contexto: “Hoy en México la Justicia es costosa, lenta, poco flexible, lejana, y las más de las veces, discriminatoria….se trata de revertir esta situación y con innovación y sentido común, generar propuestas que puedan construir condiciones para tener una justicia fácil, cercana, conveniente y accesible”.

¿Pero, qué factores han causado la inoperancia del procesamiento del conflicto cotidiano y lo que es peor, el destierro de la razón? Sin duda, la complejidad de una sociedad cuya frivolidad, indiferencia, crueldad y utilitarismo nos ha llevado al quebranto de la justicia y a sustituir la demanda cierta ante la autoridad y frente al otro, por la impunidad y la complacencia.
Mucho más significativo que esto, es el flagelo de la dignidad humana. Hemos hecho de la identidad, “tierra de nadie” y de la desconfianza ciudadana, el ostracismo frente a la adversidad, que refleja la pérdida de legitimidad y credibilidad de las acciones gubernamentales, que hoy, como bien expresó el poeta Octavio Paz, han hecho de México el laberinto de la soledad.

¿Y en contraparte, qué demanda la “Justicia Cotidiana” en pro de los ciudadanos? La respuesta es contundente: la simetría de oportunidades de acceso a los procesos legales; una justicia sin distingos sociales, donde la voz del rico, no humille ni valga más que la del pobre; que la calidad de la justicia, impida que sea excluyente, para que cualquier ciudadano pueda acceder a ella; que la justicia sea sinónimo de certidumbre, que respete la verdad histórica del proceso y la verdad jurídica; una Justicia sin injusticia, sin atropellos, con mecanismos que impulsen la igualdad de oportunidades, para armonizar de forma expedita y eficiente, el desarrollo y la seguridad humana.

Una vez un hombre humilde dejó huella en la piel de la Nación. Prescribió, “Entre los individuos como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”.
Hoy en México, los ciudadanos clamamos que nuestros derechos no nos sean ajenos, que los que menos tienen no sean olvidados, y que la justicia no sea el patrimonio de unos cuantos. Ello refrenda el espíritu de nuestro Contrato Social sobre el respeto al derecho ajeno, que es el derecho de todos, en la reciprocidad de la justicia que nuestro pueblo nos demanda construir.

Agenda

  • México participa en el Foro Económico Mundial de Davos, cuya temática frente a la crisis económica y social en la que se encuentra inmersa la humanidad, demanda una profunda transformación política, económica y tecnológica de los gobiernos, empresas y sociedad, lo que necesitamos analizar y comprender a partir de una reflexión conjunta.
  • El Senado de la República inició las audiencias públicas para analizar el mando único policial y la intervención de la autoridad federal en los municipios infiltrados por la delincuencia organizada.
  • El discurso del Presidente Barack Obama, razonó la importancia de reducir las desigualdades sociales para garantizar un futuro próspero a su país.
  • El CCCEH, organiza la conferencia magistral La Justicia Cotidiana, impartida por la Dra. Leticia Bonifaz Alfonzo. Los esperamos el próximo 29 de enero en el Salón Veravia a las 12:00 horas, http://www.ccceh.org.mx/CIDE.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑