Los Déficit de Corresponsabilidad Ciudadana y de Institucionalidad

duputado-dormido_interiorLas coordenadas indican haber llegado al momento histórico de rearticular un nuevo horizonte de proyecto democrático, en el que la corresponsabilidad del ciudadano sea el epicentro del ejercicio de gobierno y se conceda al fortalecimiento de las estructuras institucionales, comunitarias y vecinales, el poder valórico que lo permita.

Es necesario apelar a la reconstrucción de una institucionalidad transversal e intersectorial, donde las regiones, las comunidades y los barrios, se expresen en la interoperatividad del Estado y no padezcan las lógicas parcelarias, donde la competencia de un Poder, resulte ajena a los otros.

Es evidente que estamos en la confluencia de un régimen representativo limitado, donde la despolitización y el debilitamiento de la acción ciudadana, han marcado el sesgo de un Estado excluyente, que requiere ser reorganizado para garantizar la gobernabilidad.

Pero, ¿Qué relación guardan en las acciones democráticas, la corresponsabilidad y la participación ciudadana, la interoperatividad institucionalidad, el asociativismo ciudadano, las prácticas de gobierno abierto, la horizontalidad del poder, la creación de lazos proclives al consenso?, ¿cómo fortalecer y acrecentar la legitimidad de las acciones gubernamentales?
El modelo de democracia de élite, tiene que cambiarse por uno que potencie no sólo la participación política, sino que fomente el concurso ciudadano, institucionalizado, al proceso de la toma de decisiones; donde la corresponsabilidad, el asociativismo y la fuerza orgánica que de ellas se desprende, evite relegar a la sociedad a un segundo plano, y haga de la rendición de cuentas y de la transparencia, los ejes para evitar que el ejercicio de gobierno se haga al margen del pueblo.

Empero, es necesario advertir que ni los ciudadanos ni la clase política, hemos trascendido al arquetipo mesiánico que históricamente se la ha adjudicado al Poder Ejecutivo. Esperamos que el Presidente de la República, de manera vertical, tenga todas las respuestas a los problemas políticos y sociales que nos aquejan.

Esto denota miopía política y una frágil cultura de participación ciudadana, porque el Estado lo hacemos todos, es una realidad indivisible que demanda integralidad de las acciones y una conciencia instruida que admita que la lógica política y la lógica social, se edifican en un horizonte común.

El Poder Ejecutivo no es omnipotente –no lo puede todo-, como tampoco es omnisciente –no lo sabe todo-, y mucho menos, omnipresente –no se encuentra en todas partes-, y mucho menos, se le puede pensarse como un enclave de poder, este debe ser un debate superado.

El poder público es eso: una potestad política del tejido social. No se puede acotar a las acciones unidireccionales de administración del Estado o de la clase política. Entendamos: el ejercicio de gobierno es una composición orgánica y unitaria del esfuerzo de todos los mexicanos, que reclama corresponsabilidad para establecer una lógica de interoperatividad de ciudadanos e instituciones en el ejercicio de gobierno. Esto es claro.

Sí proseguimos en la inopia política, que enclaustra al Poder Ejecutivo a una perspectiva mesiánica, reducimos la realidad social a comparsa política, y lo que es peor, renunciamos a nuestro ejercicio ciudadano corresponsable.

En esta prescripción, Eduardo Bohórquez, de Transparencia Mexicana, sensatamente ha admitido que no puede haber un gobierno abierto sin participación ciudadana. “Hoy en día, el país está en una transformación que requiere que hagamos un alto como ciudadanos, que analicemos cómo se da esa evolución, cómo se da esa prospectiva. Al hablar de gobiernos abiertos, conviene hablar de tres elementos: la gobernanza, el estado de derecho y la gobernabilidad.” Concordamos con esta opinión y adherimos la necesidad de fortalecer nuestras instituciones y el respeto irrestricto al Estado de Derecho.

Lo anterior, nos permite destacar que el componente ciudadano de la participación organizada y corresponsable, es central para abordar la crisis sistémica en la que nos encontramos. No podemos naturalizar el déficit de corresponsabilidad ciudadana e institucional, que ha fragmentado y desvinculado las acciones de gobierno, incidiendo en el germen de la impunidad y corrupción, producto de la exclusión de la participación del tejido social, que hoy deviene en una crisis de representatividad sin precedentes.

Las problemáticas que hoy enfrenta el país, advierten que el sistema político y de gobierno debe modificar las relaciones del ejercicio de poder, construyendo un nuevo espacio político de intercontaco ciudadanía-gobierno, para establecer condiciones a la integración de actores y organizaciones ciudadanas y políticas, que participen de la edificación institucional y el empoderamiento del pueblo, no como un debate emergente, sino permanente, en las acciones del Estado.

Es tiempo de trascender prescindir de un modelo democrático limitado, cuyo anquilosamiento ha impedido la participación corresponsable de la ciudadanía en la interacción institucional.
La Nación debe construir un camino cierto, una fuerza unitaria de gobierno, cuya democratización extirpe el mesianismo gubernamental, como posibilidad oscura de explicación de la apatía política ciudadana y el desencuentro social, para encarnar de una vez por todas, la voluntad del pueblo.

Agenda

  • Nada tan sentido como encontrar en la verdad histórica del caso Ayotzinapa, la reconciliación nacional, pero ello no puede fundarse en la reivindicación y naturalización de la violencia de grupos extremistas, cuya anarquía vandálica causó conmoción y estragos en las manifestaciones del pasado 1º de diciembre. Esto lastima a un movimiento que lo que busca es la justicia, la verdad, la legalidad y que la razón se imponga para generar la unidad social.
  • Petróleos Mexicanos anuncio un paquete de inversiones para el proyecto de aprovechamiento de residuales de la Refinería Miguel Hidalgo, y para el reinicio de operaciones de la planta viscorreductora, para la producción de gasolinas y diésel de ultra azufre; así como, la construcción de una nueva terminal de abastecimiento y reparto en los terrenos que el gobierno del Estado de Hidalgo entregó a Pemex.
  • El fin de semana participamos activamente en el IX Congreso Nacional de la Red de Organismos Públicos Autónomos de México OPAM, efectuado en Guadalajara, Jalisco, donde continuamos promoviendo el Modelo de Organización y Fortalecimiento de Estructuras Institucionales, Comunitarias y Vecinales, para la Colaboración y la Participación Ciudadana.
  • El Consejo Consultivo Ciudadano del Estado de Hidalgo, tiene el honor de invitarlos al Encuentro Ciudadano en el que se realizará el Panel de Expertos “Gestión para Resultados en el Desarrollo (GpRD) del Estado Hidalgo”, con la participación de la Dra. Lourdes Morales Canales, Directora Ejecutiva de la Red por la Rendición de Cuentas; el Mtro. Salvador Delgado, Socio Fundador de la Comunidad Mexicana de Gestión Pública para Resultados, A.C. y el Mtro. Enrique Abedrop Rodríguez, Titular del Órgano Interno de Control de la Secretaría de Economía. La cita es el próximo jueves 11 de diciembre a las 12:00 horas, en el Salón Jardín Perla, en Avenida Universidad No. 125, Col. Los Rosales, Pachuca, Hidalgo.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑