México y su Compromiso Político en el Open Government Partnership ante las Democracias Incompletas

07-G-CAMACHO-O-GCO_6235-1024x919La transparencia es el antídoto a la opacidad política. Se erige en los gobiernos abiertos, como premisa en la que se funda un nuevo rumbo y esperanza para encumbrar instituciones gubernamentales en la corresponsabilidad, horizontalidad y ciudadanización del ejercicio de la gestión pública, como prescripción legítima de la democracia.

Ante el inmovilismo y fragmentación de un mundo que se mueve a través de los intereses de élites políticas y económicas, que marginan a los ciudadanos enclaustrándolos en una atomización cuyas evidencias son las desigualdad y la pobreza y en sociedades degradadas por la inconsciencia y la ignorancia; la participación del Presidente Enrique Peña Nieto en el 69 Período de Sesiones de la Asamblea General de la ONU, planteó la visión política de inserción internacional de México como país solidario y comprometido.

Más allá de la retórica, el Presidente Peña Nieto sitúa desde la problematización Estado-sociedad, el ejercicio de gobierno en México, donde se ha emprendido la transformación integral del país; la ciudadanización de las estructuras institucionales; el compromiso de generar oportunidades para los ciudadanos; y la reinserción de la Nación en las lógicas de internacionalización, vinculadas a la interacción política, social, económica y cultural.

El discurso del Primer Mandatario en la ONU, imprimió sentido y significado a los compromisos que ha establecido ante los mexicanos y que ahora extiende al concierto político internacional, al admitir que “el Gobierno Abierto como…nuevo paradigma,…está revolucionando la forma en que los ciudadanos y autoridades colaboran para diseñar y evaluar políticas públicas”. Asimismo, reitera su respaldo a la promoción de la transparencia, la lucha contra la corrupción y el empoderamiento de la ciudadanía:

I: Transparencia, como la visibilidad de las acciones de los Estado y mecanismo de auditoria ciudadana, que corresponsabiliza al vínculo ciudadanía-gobierno en las acciones y construcción de los Proyectos Nacionales.
II. Lucha anticorrupción, como respuesta de los Estados para afianzar Naciones libres de impunidad, opacidad y deshonestidad, más allá de la esfera pública.
III. Empoderamiento ciudadano, que a partir de la reestructuración supranacional, asegure que la ciudadanización del ejercicio de gobierno se apropie del paradigma internacional del Gobierno Abierto, y construya nuevos modelos de ciudadanía en democracias abiertas.

El Presidente Peña Nieto, propone para concretar los principios del Gobierno Abierto, tres ejes de acción: la creación de herramientas operativas y plataformas tecnológicas; nuevas estructuras orgánicas y reformas legislativas; y buenas prácticas para el desarrollo incluyente.

En la confianza de lograr una alianza más sólida entre sociedad y gobierno, compartió que en la reinstitucionalización que se ha impulsado en México, “se ha constituido un secretariado tripartita en el que participan las organizaciones de la sociedad civil, el órgano autónomo encargado del acceso a la información pública y el gobierno de la República”, experiencia que se refleja en acciones de colaboración y transversalidad, como lo prueban los compromisos y acuerdos tomados durante los foros de la Semana de la Transparencia, realizados en la antigua sede del Senado de la República.

La dimensión del compromiso adquirido por México en la Alianza para el Gobierno Abierto (AGA), debe reconocerse y valorarse, porque afianza la reconfiguración política emprendida a través de las Reformas Estructurales, sin que ello signifique negar el déficit en materia de probidad, transparencia, corrupción, corresponsabilidad ciudadana y ciudadanización institucional, que han incidido en los flagelos de inseguridad, pobreza y asimetrías sociales por todos conocidos.

En la perspectiva de convertir esta coalición en una instancia de cooperación e intercambio de experiencias, el Estado Mexicano en un marco interinstitucional internacional, podrá impulsar nuevos mecanismos, acciones y prácticas, para desarrollar, dijo el Presidente Peña, “…iniciativas de parlamento abierto, poder judicial abierto y ciudades abiertas,.. [que promuevan] la transparencia y la rendición de cuentas… [y] sean prácticas cotidianas de todos los poderes y órdenes de gobierno de los países miembros”.

Dado el contexto internacional, es necesario revalorar el esfuerzo de México sobre los compromisos de corresponsabilidad y apertura institucional de las estructuras políticas; continuar reorientando el ejercicio gubernamental hacia la ciudadanización del poder público; y fortalecer la articulación y autonomía de los Organismos Públicos Autónomos y de la sociedad Civil. Esta visión renovada de la transformación estructural del país; estabilizará, tanto expectativas ciudadanas, como los mecanismos y equilibrios del poder del Estado en la consecución y concreción de oportunidades y de justicia social.
Consideramos que la participación ciudadana, no puede tener en nuestra realidad social, un sentido laxo como expresión de intereses colectivos difusos; sino el significado de un claro empoderamiento de las esferas públicas estatales, que debe ampliarse a las comunidades, barrios y colonias, para privilegiar la microfísica ciudadana del poder, e insertarse en las lógicas de estructuras sociales como la familia y las organizaciones vecinales.

La participación ciudadana constituye un potencial democratizador capaz de producir cambios en las asimetrías de la representación política y social. Es el vínculo del quehacer público, cuya expresión de horizontalidad y corresponsabilidad gubernamental, hoy advierte un México para todos, donde el único protagonismo político que debe prevalecer, es el de la voluntad del pueblo.

México ha iniciado una nueva era, donde la confianza ciudadana se afianza en el respeto a su voluntad y mandato. Ese México no es imposible, pero demanda reorientación y probidad de la gestión pública gubernamental; porque un gobierno cerrado al escrutinio público, falto de transparencia y que no rinde cuentas, desvirtúa la soberanía del pueblo e impide la transformación de la Nación.

Agenda

  • La Secretaría de Planeación, Desarrollo Regional y Metropolitano, convocó a reuniones de los Comités de Desarrollo Regionales COPLADER’s, para evaluar las obras y acciones realizadas durante el 4º año de ejercicio del Gobernador Olvera.
  • El COPLADER inaugura con esta práctica, un auténtico “Parlamento Comunitario Abierto”, en el que sus deliberaciones destacan por su frescura, autenticidad y liderazgo.
  • La dinámica de interacción comunitaria y vecinal con el Gobernador Olvera, se desarrolla con intensos diálogos, con intervenciones y referencias claras, sentidas y objetivas sobre la utilidad de las obras realizadas en atención a las necesidades de la población.
  • Asimismo, resaltan los compromisos del Gobernador por una gestión institucional, transparente y abierta; de rendición de cuentas; y de participación ciudadana en la atención de las necesidades que aún subsisten, donde se perfilan prácticas de “Presupuestos Participativos”, las que de concretarse, serán un verdadero acierto.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑