El New Deal de la Rendición de Cuentas en la Transformación de México

PERC2No es un misterio que la corrupción y la opacidad, han incidido históricamente en el deterioro de las estructuras gubernamentales. Internacionalmente, estos fenómenos cobraron tal relevancia ante las presiones de grupos delictivos y de intereses económicos, que estamos obligados a hacer un alto en el camino para analizar la respuesta de la sociedad civil organizada en el New Deal o nuevo trato de la rendición de cuentas en la transformación del Estado.

Para enfrentar estos fenómenos, la Administración Pública Federal, de acuerdo a la Red por la Rendición de Cuentas (RRC), debe abrir siete líneas de acción y corresponsabilidad ciudadana para trazar una transición y cambio político que incida en el desarrollo del país: I. Archivos, II. Acceso a la Información, III. Presupuesto, IV. Compras Públicas, V. Contabilidad gubernamental, VI. Monitoreo y evaluación, y VII. Fiscalización.

Esta propuesta de Programa Especial de Rendición de Cuentas (PERC), al plantearse como complemento a las diversas acciones del Estado y de las medidas legislativas que pretenden crear un Órgano Anticorrupción, tiene como propósito vencer al inmovilismo administrativo y marcar cambios en el funcionamiento de la Administración Pública Federal, ponderando que sus lógicas políticas no pueden estar -y en los hechos no lo están- al margen de la ciudadanía.

El PERC, es una invitación a instaurar un Sistema Nacional de Rendición de Cuentas del Gobierno Federal, y un llamado ciudadano a la corresponsabilidad, y a convertir el quehacer público en un orden ampliamente horizontal, cuyo soporte debe integrar a la ciencia y al ejercicio público, en un crisol de vanguardia.

Los traslapes programáticos y normativos; la fragmentación y dispersión intergubernamental; la debilidad institucional y la incipiente participación ciudadana organizada; así como la falta de un nuevo trato en la rendición de cuentas, son variables que hacen evidente el anquilosamiento del aparato público, que rebasado y carente de protocolos y mecanismos efectivos de vigilancia y control, reclama su reestructuración y fortalecimiento de manera prioritaria y urgente; porque las condiciones actuales pueden obstruir la adecuada implementación de las Reformas Estructurales, así como la interoperatividad e integración de las estructuras orgánicas gubernamentales.

Coincidimos con la postura del Presidente Peña Nieto, que advierte que la naturaleza humana se puede desvirtuar desde la cultura, creando espacios proclives a la corrupción. Pero también consideramos que para combatir y prevenir este fenómeno, se deben fortalecer las capacidades institucionales para atender la complejidad de las relaciones sociales, políticas, económicas y culturales del crecimiento y desarrollo de nuestro país; y limitar al poder desde el sistema político, a través de pesos y contrapesos visibles y abiertos a la ciudadanía, que afiancen la auditoría social, castiguen con firmeza los actos deshonestos y vayan más allá de la simple creación de un Órgano Anticorrupción.

Edna Jaime, de México Evalúa, refiriéndose al sistema político de Estados Unidos, expresa que ellos, “…Partieron de la premisa correcta respecto a la condición humana. Los hombres no somos ángeles, afirmaba James Madison en los debates que le dieron estructura a la Constitución de aquel país. Como no lo somos, necesitamos al Estado para regular nuestras conductas a través de la ley. Y como el Estado lo integran personas que tampoco son benditas, se necesita de entidades internas y externas que vigilen su comportamiento. El sistema político de aquel país está estructurado a partir de contrapesos, de instancias que se vigilan entre sí. Por eso, las más bajas pasiones humanas se contienen, porque encuentran en distintos mecanismos los controles y la vigilancia necesaria. Cuando fallan, las consecuencias se dejan sentir”.

Converge desde nuestra óptica, el hecho de que la participación y corresponsabilidad ciudadana son piezas fundamentales, inherentes al ejercicio de gobierno. Escindirlas, vacía de contenido democrático a la planificación, obstruye la concreción de las tareas públicas y provoca impactos negativos de programas y acciones a sus beneficiarios, los ciudadanos.

Reitero, la participación ciudadana, no puede ser obviada, ni matizada en el proceso de transformación nacional en que nos encontramos, porque amalgama la capacidad de servidores públicos y ciudadanos, en materia de diseño, construcción y organización de las políticas públicas; enriquece la deliberación pública; y socializa el conocimiento de las acciones del Estado.

En el mismo sentido, confluyen las universidades como protagonistas del cambio social de nuestros pueblos, barrios y comunidades; no sólo por el peso de su instrucción, sino por el impacto de libertad y conciencia, que hace de los individuos, sujetos sociales, es decir, sujetos solidarios, cuyo rol histórico debe empoderar a su Nación, creando vínculos intelectuales, cuya solidez permita que el ciudadano madure el proceso de consolidación de las metas y los fines del Estado.
Sí, un nuevo trato en la rendición de cuentas está transformando al país, pero no es sólo a través de “cuentas claras, amistades largas”, sino en el despertar de la sociedad civil, que en su participación como ciudadanía organizada, encuentra espacios de expresión, en la conciencia de que el gobierno es cosa de todos.

En este contexto, la rendición de cuentas, significa resolver la armonización para avanzar en la instrumentación no sólo de las Reformas Estructurales que precisa la República, sino de los esfuerzos que generen verdaderas oportunidades de desarrollo humano. Lo que requerimos y demandamos los ciudadanos, es la transformación Nacional sustentada en un nuevo estatus ciudadano: el de la confianza del trabajo entre el pueblo y su gobierno, que retoma la metáfora de Hobbes de que, “El soberano es el pueblo y el pueblo es el soberano”.

Agenda

  • El Presidente Peña Nieto, durante la 69 Asamblea General de la ONU, anunció que México participará en las Operaciones de Mantenimiento de la Paz, en labores de índole humanitaria, y pese a las presiones de los países industrializados, aseveró que “el cambio climático es un compromiso de Estado”. En la Conferencia Mundial de los Pueblos Indígenas, se comprometió a redoblar esfuerzos para abatir la desigualdad, la injusticia y la discriminación que enfrentan las comunidades originarias del planeta. Asimismo, recibió la Presidencia de la Alianza para el Gobierno Abierto, para promover la transparencia, la lucha contra la corrupción y el empoderamiento de la ciudadanía.
  • La Señora Guadalupe Romero de Olvera, presentó su Cuarto Informe de Actividades como Presidenta del Patronato del Sistema DIF Hidalgo. Destaca la consolidación de la Nueva Visión de la Asistencia Social en materia de corresponsabilidad, apoyo y salvaguarda a la población vulnerable, alimentación sana, integración familiar, salud, discapacidad y desarrollo humano.
  • El CCCEH, la SEPH, las Instituciones de Educación Superior de la entidad, y Jóvenes Emprendedores, A.C., organizamos el “Foro Estatal de Emprendedores y Expo Ciencias Hidalgo 2014”, del Programa Hidalgo Emprende. Se llevará a cabo hoy y mañana, en el Auditorio Gota de Plata. Los esperamos.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑