La Sustentabilidad de la Reforma Energética frente al Radicalismo Político

Promulgación-de-la-Reforma-Energética-2-660x330 (1)Con la promulgación de 21 leyes secundarias inicia la etapa histórica para concretar la Reforma Energética, producto de diversos procesos democráticos de concertación progresista.

Estamos presenciando una nueva arquitectura política de reestructuración y desarrollo institucional, en la que, la legitimación del Estado dependerá de los resultados que se alcancen en la lucha por superar las desigualdades que aun imperan y laceran a la Nación.

En este contexto, para que la construcción y afianzamiento de las estructuras institucionales cumplan con estos propósitos, las fuerzas políticas deben hacer suyo el debate ciudadano y entender que consenso y disenso, son axiomas indiscutibles del orden democrático, vitales para afianzar el desarrollo de la sociedad.

Es necesario que la concreción de las Reformas Estructurales dé margen al escrutinio político y social, para materializar los cambios, y afianzar el sentido para el cual fueron concebidas. Esto impone a las fuerzas políticas, la responsabilidad de custodiar su aplicación y comunicar a la ciudadanía el impacto y los resultados de los cambios legislativos. De igual manera, debe considerar una conducta ciudadana receptiva y proactiva, basada en la convicción del apoyo al trabajo gubernamental, y con ello, enfrentar el desafío histórico que implica potenciar las riquezas de la Nación.

Las Reformas Estructurales, reclaman espacio y tiempo para su operatividad y precisan responsabilidad política y conciencia ciudadana para poner en marcha los principios elementales de la planificación democrática que propicien la transversalidad interinstitucional de las acciones del Estado.

Este proceso no puede ignorar que la virtud cívica prescrita por el tejido social, es imprescindible, para que las acciones de la voluntad popular, se realicen en el marco de la composición orgánica de la democracia representativa, como oportunidad y privilegio político conferido a legisladores y representantes ciudadanos.

Al respecto, el mensaje del Presidente Peña Nieto, al momento de promulgar las leyes en cita, ha puesto de relieve que la concreción de las Reformas Estructurales, incidirá en el desarrollo nacional y se traducirá en empleos de mayor calidad con salarios competitivos, crecimiento de la inversión productiva y de la infraestructura, generación de créditos sustentables, al tiempo que, la educación y la calidad de vida de los mexicanos, habrán de elevarse.
Este escenario, constituye en forma y fondo para la ciudadanía y la clase política, la visión prescriptiva de que los intereses superiores de la Nación, no quedarán en manos ajenas, ni habrá prerrogativas oscuras que impidan la recuperación económica y la irrestricta justicia social a la que tiene derecho el pueblo. Esta es la dimensión identitaria que sustenta la Reforma Integral del Estado como fuerza orgánica de la sociedad y el gobierno, donde el ciudadano es el eje rector.

La complejidad del momento que enfrenta el Estado Mexicano, agravado por el radicalismo político, generador de críticas intrascendentes a la construcción armónica de las oportunidades que la sociedad reclama; ignora irresponsablemente los intereses ciudadanos y obstruye la toma de decisiones en la aplicación de las disposiciones de la Reforma Energética, por lo que, es menester custodiar la unidad nacional, y alertar a la sociedad para que no se confunda, ni se desoriente sobre los propósitos de las Reformas Estructurales.

Al respecto, es difícil entender los cuestionamientos que se formulan en contra de la Reforma Energética, que es producto de un proceso legislativo constitucional que obtuvo el respaldo de votaciones calificadas en las Cámaras; la sanción del Constituyente Permanente; y votaciones mayoritarias a las correspondientes reformas legales.

Este radicalismo político, provoca incertidumbre, pérdida de confianza y falta de credibilidad de la ciudadanía en las instituciones gubernamentales; y echa por tierra la lógica y el fundamento de la democracia representativa, donde la pluralidad legitima y respeta las autoridades que constituye, a la vez que otorga validez plena a las determinaciones que se concretan como mandato de la voluntad del pueblo a través de sus representantes.

Proponer revertir la Reforma Energética, convocando a una Consulta Popular, como pretenden algunas fuerzas políticas, que evocan los viejos fantasmas del autoritarismo y el de una voluntad política engañada, es un camino incierto. Sin embargo, hacerlo en vísperas del proceso para renovar la Cámara de Diputados, deja al descubierto los verdaderos propósitos electorales de esta convocatoria.

Al respecto, la ciudadanía demanda que la contienda política en este marco de transformación nacional, debe recoger la lección histórica que significan la pobreza y la brecha de desigualdad e inseguridad social que vivimos, y clarificar el valor de las Reformas Estructurales, para construir un patrimonio para todos, dándole un nuevo significado al trabajo del Estado.

No debemos dudar, la discusión e interlocución de fondo que exige la sociedad en torno al debate político en materia de las Reformas Estructurales, debe recuperar dos premisas fundamentales: I. La reconstitución de la dignidad del tejido social en materia de oportunidades económicas y de seguridad humana; y II. La reorientación de la riqueza, para redistribuir el ingreso nacional y afianzar un nuevo vinculo de soberanía, sustentado en un principio de progreso social unitario.

Vivimos una etapa inédita del desarrollo nacional. Este nuevo enfoque sistémico-estructural, debe propiciar cambios relevantes que eleven la calidad de vida y propicien nuevas formas de hacer política. Debe recuperar el valor de la fuerza ciudadana al amparo de un nuevo paradigma político, donde el ciudadano es el sujeto activo que edifica la historia para construir una sociedad mejor.

Agenda

  • Se instaló la Junta de Gobierno del Consejo Rector de Pachuca Ciudad del Conocimiento y la Cultura con el encargo de promover su desarrollo y se nombró como Presidente, al Profesor Joel Guerrero Juárez, Secretario de Educación Pública estatal.
  • El Gobernador Olvera señaló que la Ciudad del Conocimiento, generará una sinergia económica que permitirá la creación de empleos de alto nivel y calidad y consideró que es un gran proyecto que le dará una nueva vocación a la ciudad e impulsará el desarrollo del Corredor Industrial del Altiplano, la Zona Industrial Tula–Tepeji y los nuevos planes de desarrollo en Tizayuca.
  • La Directora General del IPN, Dra. Yoloxóchitl Bustamante Díez, al recibir las escrituras del predio, anunció que Pachuca Ciudad del Conocimiento y la Cultura, tendrá un Centro de Investigaciones de Educación Superior, un área de Educación Continua, Incubadora de Empresas, zona de Emprendedurismo, espacios deportivos y culturales, contará con todas las ventajas que tiene la institución en el Distrito Federal y llevará por nombre “Miguel Hidalgo y Costilla”.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑