La Humanización de las Estructuras Políticas ante la Trata y Tráfico de Personas

Tráfico modificadaLa crítica a las estructuras políticas y sociales del siglo XXI por la depreciación del tejido humano, es producto del ascenso del mercado frente al Estado en el orden valórico y ético de las sociedades posmodernas. Esta situación, se presenta por la sujeción y predominio económico de grupos de interés, legales e ilegales, que demeritan la convivencia en un proceso de deshumanización, nunca antes visto en la historia.

La globalización y sus procesos de transferencia de capitales y recursos humanos, en sus efectos negativos, propician que, la trata y el tráfico de personas, se haya intensificado con el replanteamiento de las fuerzas económicas a nivel mundial a partir de la segunda mitad del siglo XX.

La gravedad y complejidad de las repercusiones de este fenómeno, requieren que su estudio se aborde distinguiendo entre trata y tráfico de persona. La trata de personas tiene como objeto la explotación de diversa índole (sexual, laboral e inclusive, para la extirpación de órganos); mientras el tráfico, tiene como fin, el traslado ilegal de migrantes.
De acuerdo a la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), la trata y tráfico de personas, consisten en reclutar, transportar, transferir, dar cobijo o recibir y retener a una persona mediante el uso de fuerza, coerción o engaño, con el fin de explotarla. Al respecto, resulta contundente el señalamiento que hace, en el sentido de que, “México es un país de origen, tránsito y destino de la trata de personas en cuestiones de explotación sexual y trabajo forzado”.
El compromiso de combatir la trata y el tráfico de personas, fue reconocido como un deber de los Estados en el año 2000, cuando la Comunidad Internacional, adoptó en Palermo, ciudad-ejemplo victorioso sobre la delincuencia organizada, la “Convención de las Naciones Unidas Contra la Delincuencia Organizada Transnacional”, que instauró el “Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas” –especialmente, mujeres y niños–, y el “Protocolo contra el Tráfico ilícito de Migrantes por Tierra, Mar y Aire”.

La UNODC, advierte que de manera permanente existen en el mundo, 2.5 millones de personas víctimas de la trata y tráfico. Las mujeres y las niñas constituyen el 80% del tráfico de personas; porcentaje del que, los niños, representan el 20%. La explotación sexual es el principal objeto de la trata, con un 79%. Se estima que el valor del mercado de la trata de personas, asciende a 32 mil millones de dólares anuales. http://www.acnur.org/biblioteca/pdf/7514.pdf?view=1
La magnitud y naturaleza de estas cifras, nos muestran que la trata y tráfico de personas son problemas multinacionales que no pueden ser atendidos unilateralmente, y que por lo tanto, compete a todos los Estados, crear líneas de trabajo legislativo coincidentes a nivel internacional, y establecer redes de comunicación pública mundiales. Ello implica admitir la trata y el tráfico, en las legislaciones locales y en los instrumentos de derecho internacional, como crímenes de Lesa Humanidad, porque lesionan, vulneran y violentan la dignidad y los derechos humanos, trastocando no sólo a una sociedad, sino a toda la humanidad.

La crisis que vive Estados Unidos de Norteamérica, donde 57 mil niños mexicanos y centroamericanos “migrantes no acompañados”, han sido detenidos y serán deportados a sus países de origen, no puede sernos ajena, puesto que para haber llegado allá, tuvieron que pasar por las redes de traficantes en México.

Tampoco nos puede resultar ajena, porque mientras a los niños centroamericanos se les juzga por su situación migratoria, a los mexicanos por ser de un país contiguo, se les devuelve sin más, y al margen de la protección jurídica a la que internacionalmente tiene derecho un extranjero, sobre todo, si es menor de edad.

En México se ha avanzado con la reforma a la Ley General para prevenir, sancionar y erradicar los delitos en materia de trata de personas y para la protección y asistencia a las víctimas de estos delitos; pero este esfuerzo loable, aún es insuficiente.
Se requiere generar transversalidad interinstitucional para atender el problema. No obviar el ascenso y los alcances que el crimen organizado ha producido en su reorientación y diversificación delictiva; ni desestimar que en la trata y tráfico de personas, el problema estructural es que en las instituciones políticas, persiste un sentido patriarcal y discriminatorio hacia la mujer, por lo cual es frecuente en diversos lugares, que grupos delictivos promuevan la explotación sexual de mujeres, niñas y niños.

Empero, así como las estructuras institucionales requieren humanizarse en torno a esta problemática, también la sociedad debe advertir con profunda preocupación, la reproducción de esquemas de dominación y censura, incluso ética, que subsisten sobre la trata y tráfico de personas, que suelen señalar que la culpa es de los involucrados. Desde luego que esto resulta inadmisible, porque una sociedad que culpabiliza a las víctimas, ha perdido todo sentido de racionalidad, y lo que es peor, de humanidad.
Frente a esta realidad, el camino es fortalecer la cultura cívica, que busque y encuentre una identidad universal como patrimonio de la humanidad, cuyos valores incidan en la comunión de mujeres y hombres, para fortalecer la vertebración de una sociedad donde impere la conciencia de la inclusión y la equidad humana.

No se puede crear ni vivir en una sociedad de explotadores y explotados, de poderosos y subalternos. El espíritu de nuestro Contrato Social es la libertad y dignidad humana como palabra cierta de la igualdad social y de la irrestricta voluntad de los ciudadanos, por construir un futuro de justicia para todos.
Agenda

  • Al decretarse los cuatro paquetes de leyes secundarias en materia energética, surgirá la necesidad de socializar con objetividad, la profundidad y el alcance de los cambios aprobados. La ciudadanía espera que sean la oportunidad para concretar un proceso de modernización energética que defina un nuevo modelo integral de desarrollo.
  • No está claro porque las organizaciones campesinas se manifestaron en oposición a la reforma energética que establece la “ocupación temporal” en sustitución de la “expropiación”. En este contexto, el Ejecutivo Federal, anunció la reforma al campo, para construir soluciones a la compleja problemática que lo caracteriza.
  • La reforma energética aprobó que parte de los pasivos laborales de Pemex y de la CFE, sean asumidos como deuda pública del Estado Mexicano, por lo que se tendrán que modificarse la edad de jubilación y las condiciones del pago para los nuevos trabajadores.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑