La Calidad de la Ciudadanía: Visión Prospectiva de la Política en México

InformePaisLa democracia en México, presenta una semántica versátil al hablar del ciudadano como el epicentro de los fines del Estado. La crisis de representatividad, revitaliza la percepción social sobre la exclusión, el aislacionismo y la marginación de los espacios que deben ser proclives al ejercicio de los derechos políticos como conquista social y no sólo como prerrogativas constitucionales.

Este escenario, nos revela la necesidad de acelerar el proceso de democratización de instituciones y estructuras políticas, circunstancia que motivó al Instituto Nacional Electoral (antes IFE), en conjunción con El Colegio de México (COLMEX), a realizar la investigación, que se presentó el pasado lunes 16, denominada “Informe País sobre la calidad de la ciudadanía en México”.

Con una perspectiva que recupera el estado del arte del ejercicio de gobierno, en materia de democracia, prospecta un escenario socialmente deseable, que reúne suficientes elementos para generar análisis y discusiones, con la intención de articular y reorientar las prácticas gubernamentales, para construir ciudadanía de calidad.

Al respecto el Presidente del INE, Lorenzo Córdoba Vianello, cuestionó: “¿Cómo contribuir de manera exitosa a que la igualdad formal que establecen nuestras leyes, se refleje en la convivencia cotidiana de cada persona, y en la capacidad individual-colectiva de incidir en los asuntos públicos?” La respuesta estriba en edificar “una política integral del Estado Mexicano en materia de educación cívica, que articule los esfuerzos encaminados a la construcción de ciudadanía, para redefinir a la luz de nuestro cambiante contexto político y social, la idea de ciudadanía y el rol que esta tiene en la recreación de nuestra democracia y en la identificación de los valores y componentes que permitan diagnosticar la calidad de la ciudadanía en nuestro país.”

El Informe País, refleja la necesidad de revisar el diseño institucional, los paradigmas y alcances de la democracia representativa, las posibilidades de desarrollo y seguridad humana, la vigencia del Estado de Derecho y el acceso a la justicia social.

Asimismo, esboza la urgencia de contar con un “Estado en acción”, con un gobierno eficiente y eficaz, que dé respuestas de peso al capital político de una ciudadanía que demande la refuncionalización de la gobernabilidad democrática, y está interesada en saber ¿qué tan bien funciona el gobierno? Lo mismo que en exigir el respeto a los derechos políticos, la apertura de procesos de ciudadanización de las estructuras institucionales, y en ampliar la calidad de la democracia y de la ciudadanía.

En el evento de presentación del Informe, la investigadora Clara Jusidman Bialostozky, señaló que “A pesar de los avances en la institucionalidad democrática, sentimos que ejercemos una ciudadanía truncada, constantemente frustrada, de muy baja calidad y crecientemente despojada de los medios legales y pacíficos, e incluso, de los medios disyuntivos para ser escuchados e incidir en las decisiones que adoptan las élites económicas y políticas en nuestro país, que recrean la desigualdad, la pobreza, la discriminación y la profunda desconfianza.”

El objetivo del Informe País, es desarrollar una cultura política, para que la ciudadanía ejerza de manera integral sus derechos civiles, políticos y sociales, para transformar su entorno; y demostrar que una ciudadanía organizada, fortalece y reconstituye al tejido social, porque brinda cohesión cívica a las estructuras gubernamentales y revitaliza los derechos ciudadanos, en el marco del Estado de Derecho.

De igual manera, este informe profundiza e incorpora la percepción ciudadana frente al ejercicio político. Señala que sólo el 18% de los encuestados confía en la gestión de los legisladores, mientras el 49% de la población, considera que los diputados no se interesan por los ciudadanos. Ante estas cifras, resulta notable la pérdida de credibilidad y confianza ciudadana en materia de probidad, funcionalidad operativa y capacidad de respuesta a las necesidades sociales.

Este documento, al ponderar la percepción de la sintomatología de la realidad social y calidad del ejercicio de ciudadanía efectiva, establece a través de un diagnóstico nacional y regional, la orientación de las estructuras gubernamentales sobre las premisas y factores que inciden en el desarrollo pleno de valores, percepciones, prácticas que articulan el proceso de mediación-integración ciudadana, frente a la sociedad política y las estructuras gubernamentales.

En todo momento, el Informe País, erige como premisa fundamental la construcción de ciudadanía, para elevar la calidad de vida y la interacción entre sociedad civil y sociedad política. Va más allá de su sentido documental y traza elementos de convergencia de los sujetos sociales integrados en comunidades politizadas y deliberantes. Esto implica que las estructuras institucionales, de manera sensible y comprometida, respondan al régimen democrático, cuya funcionalidad debe ser voz ciudadana.

Es por ello necesaria una política pública en materia de educación cívica, dirigida a construir ciudadanía de calidad; a dar la suficiente fuerza democratizadora al ejercicio de gobierno, para invertir la verticalidad del poder, de abajo hacia arriba; y a ser una herramienta estratégica del quehacer público, que promueva la corresponsabilidad, la colaboración y la representación de los intereses ciudadanos, orientados a temas centrales de la agenda pública local, regional y nacional.

La transformación de las relaciones entre el Estado y los ciudadanos, no pueden estar marcadas por la despolitización del tejido social. No son aceptables ni las asimetrías ciudadanas, ni la democratización limitada de las estructuras políticas.
Redefinir la calidad de la ciudadanía, exige entre otros temas, vivir una cultura de legalidad, un verdadero equilibrio y separación entre los poderes del Estado; la independencia judicial, la transparencia y auditoria ciudadana; la Interoperatividad integral de la documentación e información de planes y programas, que garanticen resultados e impactos positivos en la transformación social; y hacer de las problemáticas sociales, asuntos públicos en la interrelación de la acción ciudadana con el papel activo del Estado.

La calidad de la ciudadanía en su ejercicio pleno, debe significar un nuevo horizonte en la ampliación de los derechos políticos. No puede constituir un mito en un horizonte simbólico, ni puede ser moneda de cambio en los discursos políticos. La ciudadanía de calidad debe ser una realidad expresa de la fuerza democratizadora del Estado.

Agenda

  • Gran interés despertó el 5º Foro Regional sobre la Implementación del “Código Nacional de Procedimientos Penales”, difundir su conocimiento resulta fundamental y prioritario.
  • La conferencia impartida por el Jefe del SAT Aristóteles Núñez Sánchez “Crezcamos Juntos: Presentación del Régimen de Incorporación Fiscal”, es un llamado a la ciudadanía a sumarse contra la informalidad. El CCCEH, responderá a la convocatoria formulada y socializará el tema para su debida comprensión en los diez Consejos Regionales.
  • La conferencia, “Elementos de una Política Pública para Prevenir a la Discriminación”, impartida por el Dr. Mauricio Merino Huerta, llamó la atención y concretó el compromiso de seguir realizando acciones para cambiar los patrones culturales, que provocan esta lamentable conducta.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑