El Consejo Consultivo Ciudadano del Estado de Hidalgo y la Universidad Nacional Autónoma de México.

image

El sector educativo y en particular, las universidades e instituciones de educación superior, representan entidades fundamentales para el desarrollo integral de un país. La instrucción intelectual, unida a la solidaridad y conciencia ciudadana, son una fuerza insoslayable de las nuevas lógicas políticas de conducción asociativista, que con madurez política de gobernabilidad democrática, ciudadanía efectiva y gobernanza activa, fortalecen las tareas y estructuras del Estado.

La madurez de un sistema político se expresa en la capacidad de organización de la sociedad civil, donde la conciencia ciudadana es producto de sujetos sociales deliberantes y comprometidos con su país, que encausan con sus acciones, la construcción plural de una sociedad mejor.

En esta convicción, hoy firmamos el Convenio Marco de Colaboración entre el Consejo Consultivo Ciudadano del Estado de Hidalgo y la Universidad Nacional Autónoma de México. Queremos concretar con este acto, un nuevo acuerdo ciudadano y trascender en el devenir histórico de ascenso de la sociedad civil en México.

Este Convenio de Colaboración, habrá de edificar los aportes en materia de investigación, enseñanza, difusión académica y cultural, para que desde el desarrollo del capital intelectual, se fortalezca la ciudadanía efectiva que propicie un involucramiento instruido del tejido social, de frente y con el Estado.

En la palabra cierta del Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, Dr. José Narro Robles, encontramos una verdad contundente: “Educar es construir ciudadanía, es perseguir la utopía de siempre: la de la libertad y el combate a la desigualdad y la injusticia; la del respeto y el aprecio por los demás; la del servicio a los otros, en particular a los que menos tienen y más requieren”.

El Consejo Consultivo Ciudadano del Estado de Hidalgo, manifiesta su adhesión plena a la convicción del Rector Narro Robles, de construir una sociedad donde la dignidad humana, sea el reflejo de un orden sistémico en el que prime la justicia y la equidad social; donde los que menos tienen, no estén sujetos a una realidad social que hasta ahora es un destierro de la razón; y donde los espejismos del progreso son inaceptables, porque no garantizan la libertad del hombre como producto de la equidad humana, sino como parafernalia del mercado que ha sujetado al Estado.

Para el Consejo Consultivo Ciudadano del Estado de Hidalgo, suscribir este Convenio Marco de Colaboración con la UNAM, constituye un acto inédito, por su trascendencia para la vida pública e Institucional de los hidalguenses. Es un lazo de cooperación horizontal de la sociedad civil y expresión sentida del tejido social organizado, que advierte en la educación un legado histórico del quehacer humano, que dignifica a la sociedad con su fortaleza intelectual; iguala a mujeres y hombres; y trasciende cualquier clase de estratificación social, con la fuerza unitaria de la razón.

Los nuevos trazos intelectuales de la nación, demandan generar una educación proclive a la construcción de ciudadanía de calidad y vanguardia social; tarea en la que la UNAM, como patrimonio de la ciudadanía y conquista humana en la edificación de la cultura, es primordial, porque la sociedad civil organizada no debe apelar a las “políticas de arriba” o al “mesianismo político”, sino ampliar sus horizontes de influencia pública, en la corresponsabilidad de sus acciones, para constituir el verdadero núcleo de la razón de Estado.

La ciudadanía debe trascender, marcando un carácter protagónico en la administración de lo público; rearticulando el sentido de “Consultor Corresponsable”, a través de los Consejos Consultivos Ciudadanos, para que desde las comunidades, regiones y ayuntamientos, germine la semilla de un verdadero empoderamiento ciudadano sistémico, que oriente y retroalimente el rumbo del ejercicio de gobierno.

En este Convenio, la participación de la UNAM, en apoyo a la instrucción ciudadana, es fuente de consolidación y proyección del trabajo que viene realizando el CCCEH, que ha propiciado resultados hacia las demandas ciudadanas, como lo expresa su participación en la elaboración y actualización del Plan Estatal de Desarrollo 2011-2016, que integra a la ciudadanía, haciéndola partícipe del quehacer público.

La participación de los ciudadanos en este contexto, es para hacer de la política, una actividad cívica de abajo hacia arriba, para que las políticas públicas, sean respuestas eficaces ante problemáticas como la inseguridad, la pobreza, la desigualdad y la marginación. También para hacer de la rendición de cuentas y la transparencia, no un escenario de control público burocratizado, sino una herramienta que sirva para asegurar un ejercicio de gobierno abierto y en público, que contribuya a erradicar el grave flagelo de la corrupción.

Esta tarea demanda realizar esfuerzos significativos, que con la colaboración y orientación de la UNAM, garanticen la organización y fortalecimiento de estructuras institucionales, comunitarias y vecinales, en dinámicas que permitan la refuncionalización del orden de gobierno municipal y aborden cuanto antes, los problemas que implica el fenómeno de la metropolización, bajo enfoques que trasciendan esquemas ortodoxos. En próximas entregas, referiremos algunos otros temas en los que consideramos que la intervención de la UNAM, con el CCCEH, resultará definitoria.

El CCCEH, al concebir al ciudadano, no como un actor pasivo, sino como un agente transformador de la realidad, como causa y como fin de las acciones gubernamentales en las que debe participar de manera activa; se impone el compromiso de procurar interpretar los grandes anhelos de justicia social de los hidalguense, que constituyen también las grandes causas que la UNAM impulsa desde sus espacios con el pueblo de México.

La Nación no se puede construir a priori. Esta es una tarea que reclama hacer del intelecto y la instrucción, la vanguardia de una sociedad cuya conciencia no es un legado, sino la conquista civilizatoria de un orden social, que no se funda en la promesa, sino en la certidumbre de la cultura y el trabajo ciudadano.

Agenda

  • Destaco la instalación de la Comisión Interinstitucional para la Erradicación del Trabajo Infantil y Protección de Adolescentes Trabajadores en Edad Permitida. Sus acciones beneficiarán a más de 77,000 niñas, niños y adolescentes hidalguenses que trabajan, razón por la que tienen que abandonar su educación.
  • Mis mejores deseos para que la gira del Gobernador Olvera al Foro Mundial de Ciudades, en Singapur, sea de buenos resultados para la Agenda de la Comisión de Desarrollo Metropolitano de la CONAGO y para Hidalgo, particularmente, para el proyecto Pachuca, Ciudad del Conocimiento y la Cultura.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑