Calidad Ciudadana y Eficiencia y Eficacia de Planes y Programas Gubernamentales

la foto (1)El dilema fundamental de una sociedad democrática, estriba en estar enclaustrada entre el oscurantismo que suelen presentar sus estructuras políticas e institucionales y un mundo globalizado, que se ha vuelto ampliamente visible. Esta circunstancia, incide en la calidad de vida y desarrollo humano de los ciudadanos, porque deteriora o alienta el ejercicio de libertades y derechos políticos, que son la salvaguarda del bienestar social.

En este sentido, de acuerdo al investigador Rodrigo Sandoval, el gobierno debe permitir el uso de información gubernamental a los ciudadanos, en los procesos de decisión pública, rendición de cuentas y mejoramiento de los servicios públicos.

La resultante es una sólida calidad ciudadana, que proyecta sus potencialidades y solidaridad, a partir de una interacción corresponsable con las estructuras políticas; que propician la cohesión de las estructuras administrativas y concretan de manera mensurable, lo planteado en los planes y programas de gobierno, como lo implica el Plan Estatal de Desarrollo 2011-2016 Actualizado.

La marcha cierta de la concreción de los planes y programas gubernamentales, deben establecer vínculos de desarrollo regional, sectorial, comunitario y municipal, e imponer como principios, la transparencia y la visibilidad.

Este proceso de interconexión gubernamental, debe establecer principios de calidad de la Gestión Pública, no sólo para garantizar la interoperatividad e interoperabilidad de la función pública, sino como parámetro del bienestar social, donde la transversalidad debe expresarse en todo momento, en la realidad operativa del Estado.

Un gobierno es eficiente y eficaz, en la medida en que fortalece al tejido social, muestra su operatividad, transparencia, rendición de cuentas y el uso de presupuestos con base en resultados; y cuando brinda mayores oportunidades de desarrollo y seguridad humana, como respuesta a la madurez de sus estructuras políticas, en la vanguardia de la soberanía del pueblo.

Por ello, el nuevo Modelo de Gobierno Abierto en el que está incursionando la Reforma Integral del Estado, precisa una calidad de participación ciudadana, directamente proporcional al grado de corresponsabilidad de las tareas públicas, lo que concederá no sólo mayor valor público al ejercicio gubernamental, sino ampliará los radios de gobernanza activa.

En consecuencia, la visibilidad de las acciones gubernamentales será también el reflejo de la visibilidad social, porque en la medida que la ciudadanía participa de manera corresponsable en el quehacer público, la conducción del poder político cobrará un verdadero sentido, fuerza y organización, desde el mandato ciudadano.

Los cambios que atestiguan el afianzamiento de nuevas prácticas en el ejercicio de la gestión pública, propia de un Gobierno Abierto, ya son perceptibles a través de la Reforma del Estado. La autonomía del IFAI, como ejemplo de ello, evidencia que el poder político del Estado, es una forma redistributiva de la horizontalidad social; prueba también que el valor de la fuerza orgánica de la sociedad, debe profundizarse desde los planes y programas de gobierno, involucrando a la ciudadanía en la transformación sistémica del país.

Concordamos en el hecho histórico de que, administrar al orden público no es suficiente, el horizonte es la transformación del país y debe lograrse, sin escindir ni parcelar la voluntad del pueblo; por ello, los ciudadanos deben ser en todo momento, protagonistas de la construcción de sus estructuras institucionales y del ejercicio de gobierno.

Esta actitud que perfecciona y profundiza el orden político democrático, debe afianzarse en una política pública que impulse en todos los niveles de gobierno, la organización comunitaria y la participación ciudadana, porque son los cimientos para repensar con certeza, la reinstitucionalización y ciudadanización de las estructuras del Estado.
Son necesarios nuevos arreglos políticos para ampliar el control ciudadano y fortalecer la toma de decisiones en el ejercicio de gobierno; haciendo visible, no sólo la interoperatividad de las estructuras, en el sentido de abrir los datos al público, haciéndolos verdaderamente públicos, para que sus resultados sean medibles y evaluables por los ciudadanos, de tal manera que se pueda corroborar si un plan, un programa o un proyecto de orden público, impacta en la calidad de vida de la sociedad.

Esta circunstancia de eficiencia y eficacia de la gestión pública, es precisamente la que le da sentido a planes y programas. Muestra que son importantes, porque sirven para construir soluciones, y porque tienen la capacidad de encarnar respuestas a las necesidades de la población.

Asimismo, sienta las bases de un sistema social, político y económico de un Gobierno Abierto, donde lo público le pertenece a todos y el mandato ciudadano se expresa en la voluntad política como un derecho irrestricto, que se reafirma en el Continuum Político, de la planificación democrática.

Hemos razonado que la edificación del Estado, no es una tarea fragmentaria, ni parcial del orden social. Ello indica su complejidad inmediata y presupone el vínculo indisoluble de la sociedad, en la corresponsabilidad de sus acciones.

Al respecto, Vidal Garza Cantú, en Reforma del 11 de abril de 2014, expresa que, “es una tarea irrenunciable de cualquier autoridad cumplir los ordenamientos jurídicos; no se puede pensar en agregar valor si no se cumple primero con toda la normatividad. Pero al no ser sancionable el incumplimiento de los mandatos o incluso de las promesas de campaña, el gobierno vive en un vacío de complacencias…los proyectos (a nivel local) en donde ha habido un involucramiento fuerte de la sociedad civil han sido los más exitosos.”
Es tiempo de admitir, que un Gobierno Abierto, empodera de manera corresponsable y horizontal a los ciudadanos; propicia oportunidades y hace partícipe al todo social, de las responsabilidades públicas; garantiza la calidad ciudadana, y por sobre todas las cosas, la calidad de vida de su pueblo.

Agenda

  • El Congreso del Estado resolvió el viernes, desaforar al Presidente Municipal de Tepehucán de Guerrero, Hidalgo, con lo que la Procuraduría General de Justicia, tiene carta abierta para solicitar el inicio del proceso respectivo. Es importante hacer prevalecer nuestro Estado de Derecho.
  • Con motivo de la aprobación de la reforma constitucional en materia de combate a la corrupción, la Red por la Rendición de Cuentas, invita al Foro “Cambios normativos a la Comisión Anticorrupción: una propuesta desde la academia y la sociedad civil” que se realizará el próximo viernes 25 de abril de 10:00 a 12:30 hrs., en Casa Lamm, con la presencia de destacados académicos, miembros de organizaciones sociales y representantes populares.
  • En el Foro “Las reformas estructurales, en las perspectivas del desarrollo económico de Hidalgo”, realizado por el CCCEH, se reconoció lo valioso del esfuerzo político de impulsar las reformas constitucionales y las leyes reglamentarias. Se admitió que por sí mismas, no pueden hacer más productivo al país, que lo que se requiere es fortalecer la capacidad del gobierno para generar y agregar valor público.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑