La Reestructuración Institucional del Estado Mexicano

PERSPECTIVA 25 DE NOVIEMBRE DE 2013La crisis económica internacional y la desaceleración de las economías de los Estados Unidos de América y de la Unión Europea, destinos de enlace económico e intercambio comercial con México, han incidido en un drástico descenso de las expectativas de desarrollo del país y en la modificación sustancial de su dinamismo. El crecimiento del PIB para este año, que había sido estimado de 3.4% a 3.6%, pasó a cerrar en un conservador 1.3% en el mejor de los casos.

A esta precariedad de las expectativas económicas, se suman el déficit de funcionalidad de las estructuras del poder institucional y el distanciamiento entre ciudadanía y gobierno, factores que motivaron la construcción de una respuesta política que reformara las estructuras del Estado.

En este sentido, se han venido impulsando la Reforma Laboral, la Reforma Fiscal, la Reforma en Telecomunicaciones, la Reforma para crear al IFAI como organismo constitucional autónomo, la Reforma Financiera, la Reforma Política, la Reforma Educativa y la Reforma Energética, algunas de las cuales han sido aprobadas a pesar de las dificultades propias de los procesos legislativos que corresponden a este tipo de reformas.

Actualmente, bajo presión partidista se condiciona la aprobación de la iniciativa de Reforma Energética propuesta por el gobierno, a la aprobación de la Reforma Política y a la celebración de una “Consulta Ciudadana” para el 2015.

Esta circunstancia, nos permite la oportunidad de cuestionar sí la Reforma Política que se plantea, solucionará la “crisis de representatividad de nuestro sistema político y de gobierno”; sí como se ha ponderado, la Reforma Energética significa una alternativa sólida al desarrollo nacional; y sí la “Consulta Ciudadana”, no estaría exponiendo al saqueo partidista los intereses superiores de la Nación y empujando al inmovilismo del desarrollo y del crecimiento económico, con el riesgo de erosionar y debilitar el desarrollo social de la Nación, en menoscabo de la unidad nacional.

Los ciudadanos demandamos de nuestros representantes en las Cámaras, respuestas a estos cuestionamientos e información objetiva y de calidad, ya que hasta ahora priva la pobreza de los argumentos para defender o explicar las reformas. Sólo vemos propaganda pagada en forma de anuncios comerciales y análisis parcos y sesgados.

En este sentido, es necesario advertir que la “Convocatoria de la Consulta Ciudadana”, corresponde al Congreso General como respuesta a la solicitud que sobre temas de trascendencia nacional, inicien el Presidente de la República; o una tercera parte de cualquiera de las cámaras legislativas federales; o bien, el 2% de la lista nominal de electores. En todo caso, antes de lanzar la convocatoria, la Suprema Corte tiene que calificar la constitucionalidad de la consulta.

El ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, está promoviendo que la Reforma Energética sea puesta a consideración de los ciudadanos, a través de una consulta popular, antes de ser sometida a la aprobación de las Cámaras. En relación a esta pretensión, es importante destacar que la “consulta popular” no tiene la posibilidad de suspender los debates al interior de comisiones o del pleno de las cámaras legislativas, ni plazos o términos para discusión y aprobación.

Por lo tanto, dado que al momento no hay regla que prohíba al Legislativo realizar la función que le corresponde constitucionalmente; el proceso legislativo puede continuar y llegar hasta la publicación del decreto correspondiente, hipótesis en la que, como bien se sabe, existen otros mecanismos de control de la constitucionalidad para pretender invalidar dicho procedimiento, si así se considera.

La Reforma Política y la Energética, encuentran aquí un punto interesante de convergencia. La primera, en tanto ha de establecer en una ley secundaria, las formalidades para la celebración de las consultas y dar validez a este procedimiento. Sin embargo, el hecho de que no exista dicha ley, permite que las facciones políticas que impulsan las reformas constitucionales en materia de energía, puedan concretar la aprobación de su iniciativa.

Empero, si se acuerda la aprobación de Ley Reglamentaria de la Consulta Ciudadana, hará que la Reforma Energética encuentre un cauce distinto, y el juego político de aprobarla antes que la política, se encontraría enfrentado, y ambas reformas serían monedas de cambio. La construcción de acuerdos, entonces, se antoja la alternativa más viable.

Sin embargo, más allá del juego político-electoral, no se debe olvidar que las reformas estructurales pretenden reorientar el desarrollo nacional, arreglar la disfuncionalidad de las estructuras administrativas, políticas y económicas, que no acaban de admitir que la transición de la Reforma Integral del Estado, es un proceso de largo plazo, que no puede ser truncado de administración en administración, o como hemos insistido, reinventado cada seis años.

Es urgente entender el hecho de que en 30 años, sólo se ha crecido en promedio el 2.5% anual, lo que resulta insuficiente para fincar la competitividad del país a nivel internacional. Por ello, es inaplazable incrementar las expectativas de desarrollo en ciencia y tecnología, la inversión productiva, la generación de empleo, la disminución de la desigualdad y abatimiento de la pobreza lacerante que nos aqueja; cuestiones significativas que inciden en la estabilidad de la economía interna y en las oportunidades de los ciudadanos como fundamento de justicia social.

Insisto, reorientar la misión del servicio público para transformar al país, implica apoyar la corresponsabilidad de la participación ciudadana y crear desde el Estado, valor público para reformar la estructura político-social en un marco de credibilidad y confianza ciudadana, como lógica de justicia social y fin del Estado.

Agenda

  • La Sra. Guadalupe Romero de Olvera, en la 5ta. Conferencia de Estados Parte de la OEA, que es el Mecanismo de Seguimiento de la Implementación de la Convención de Belém do Pará (MESECVI) presentó en la Unión Americana, las reformas al Código Penal y de Procedimientos Penales, así como los modelos de prevención y atención en zonas urbano-marginales e indígenas, impulsadas en el estado de Hidalgo.
  • El Senado de la República aprobó la reforma que instituye al IFAI como Organismo Constitucional Autónomo, al tiempo de concretar el surgimiento de un sistema nacional de información pública e incluir entre los sujetos obligados a sindicatos, empresas y partidos políticos.
  • En su discurso con motivo del 103 Aniversario de la Revolución Mexicana, el Presidente Peña Nieto señaló: “(Necesitamos) una democracia con capacidad para construir una verdadera sociedad de derechos, en la que cada mexicano goce en su vida diaria los derechos que le reconoce nuestra Constitución”.

Un comentario sobre “La Reestructuración Institucional del Estado Mexicano

  1. Me parece muy interesante su articulo; la forma en que se calendarice las discusiones y aprobaciones de las reformas sera la lectura de la dirección hacia donde vayan a aprobarse. “La moneda de cambio” que menciona se dará por parte del PRI/Gobierno con el PAN y PRD; más sin embargo las amenazas que a menudo hace Jesús Zambrano de salirse del Pacto por Mexico obligaran a sacar acuerdos que dejen contentos a todos, o al menos a toda la clase política.
    Saludos Licenciado!

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑