Ciudadanía Participativa: Circulo virtuoso del Plan Estatal de Desarrollo

Participacion Ciudadana 01Todo sistema democrático, requiere como condición de piso básico, salvaguardar la integridad del desarrollo humano y la calidad de vida de los ciudadanos. Ello implica que la libertad política, como valor del ejercicio efectivo de ciudadanía, se exprese en la seguridad humana y en el control social democrático, sobre las acciones económicas y políticas del Estado.

Ha sentenciado la Asamblea General de las Naciones Unidas, que “todo ser humano y todos los pueblos están facultados para participar en un desarrollo económico, social, cultural y político en el que puedan realizarse plenamente todos los derechos humanos y libertades fundamentales, a contribuir a ese desarrollo y a disfrutar de él”.

En este contexto, el Gobernador Olvera ha convocado a un proceso para actualizar el Plan Estatal de Desarrollo 2011-2016, mediante una reflexión social que valore, los avances y objetivos logrados en materia de planificación para el desarrollo de los hidalguenses.

Esta actitud de probidad del Ejecutivo Estatal, también recupera el precepto normativo del Art. 26 del Contrato Social, que expresa el alineamiento de los planes y programas en torno al Plan Nacional de Desarrollo (PND), fundamento que prescribe las bases de las acciones y vínculos del desarrollo del Estado.

Al respecto, considero que la actualización debe ser concebida como un planteamiento imperativo de “Seguridad Humana”; de sujetos sociales con futuro y no a futuro; primer criterio de racionalidad operativa que debe admitir la reorientación del PED, en torno a su alineamiento con el PND.

Para este propósito, estimo necesario perfilar la actualización del PED en un marco que precise los ajustes procedentes a los objetivos, estrategias y prioridades del desarrollo integral y sustentable; así como a los lineamientos políticos, económicos, sociales y culturales de carácter estatal, sectorial, institucional, regional y municipal; y al contenido de los programas especiales generados por el Sistema Estatal de Planeación Democrática.

Esto vincula e integra al Estado de Hidalgo, a la visión de un desarrollo integral, que resulta meritorio, porque según la precisión expresada, “nos encontramos realizando un proceso de actualización en materia de planeación, que corrija los déficits de operatividad y concreción de la respuesta del Estado a la ciudadanía” y al mismo tiempo, acusa el anquilosamiento de la clase política y la crisis de representatividad que ha vulnerado la confianza ciudadana.

En este contexto, la actualización del Plan Estatal de Desarrollo 2011-2016, significa la oportunidad de plantear estrategias transversales que articulen todos los programas y acciones y ubicarlos como respuesta a los problemas de segmentación, fragmentación operativa, dispersión, asimetría o divergencia que pudiera presentarse, ante ejes inconexos de los diferentes ámbitos.

También es una coyuntura para marcar la interdependencia político-ciudadana de una gestión compartida mediante mecanismos de corresponsabilidad; el sentido de coordinación interinstitucional de las estructuras gubernamentales con la sociedad; y la transferencia de poder para compartir el sentido y significado del proceso de toma de decisiones en el ejercicio de gobierno.

Entender esto, implica ejercer la democracia participativa y potencializar la ciudadanía efectiva; condición inseparable y esencia de un “Modelo de Acción Comunitaria”, que despliega con su sentido transversal y corresponsable, nuevas oportunidades de edificar contenidos valóricos de Seguridad Humana al desarrollo de los ciudadanos; esencia de una planeación cuyo carácter democrático, se afirma en la voluntad ciudadana y en el Contrato Social como sustento del dinamismo del Estado y como fuerza creativa e innovadora que amplía los horizontes sociales.

Los trabajos del “Encuentro Ciudadano para la Actualización del Plan Estatal de Desarrollo 2011-2016”, deben darse en un marco de sectorización vinculante y regionalización incluyente, que amplíe la transversalidad y la corresponsabilidad; evite la dispersión, fragmentación y desconexión de sus estrategias; y propicie, la justa y solidaria racionalización de la eficiencia administrativa del Estado, para garantizar resultados sociales simétricos entre sectores urbanos y rurales y acreciente oportunidades y horizontes de desarrollo e inclusión de los sectores comunitarios y vecinales.

Notable resulta la incorporación de la ciudadanía organizada en la actualización y reorientación del PED, porque con la participación ciudadana en la toma de decisiones, se potencia el círculo virtuoso de funcionalidad y apoyo del Estado, elevando la calidad de los instrumentos de la planeación democrática, al encontrar en el consenso y la “Concertación Progresista”, las dimensiones de vinculación expresa entre sociedad política y sociedad civil.

La actualización del Plan Estatal de Desarrollo 2011-2016, debe fundarse en la fuerza orgánico-operativa de la corresponsabilidad ciudadana; en admitir que la gestión presupuestaria, responda a los objetivos estratégicos, con eficiencia, transparencia y rendición de cuentas de quienes y sobre quienes recae la responsabilidad del ejercicio de los recursos públicos; y en replantear la capacidad de respuesta del Estado, para asegurar concreción y resultados que reduzcan la brecha de la desigualdad social que flagela a los ciudadanos e impide el desarrollo humano.

Por tanto, los ajustes pertinentes a sus ejes, objetivos y estrategias, deben garantizar la sustentabilidad humana, en un proceso de desarrollo armónico que promueva sus potencialidades; y en la satisfacción de las necesidades del tejido social, no sólo como una cuestión planteada en abstracto, sino más bien, como praxis de Facto, para lo que es necesario una normatividad que garantice su funcionalidad, y el cumplimiento del trabajo responsable y consciente del deber de los servidores públicos, para que no quede esbozado como carta de intención o buena voluntad gubernamental.

La voluntad política y la credibilidad en las instituciones no son premisas asimétricas en el desarrollo programático y planificado del ejercicio de gobierno. Significativamente, debemos entender que el ciudadano es el epicentro de la razón de Estado. Lo hemos dicho no como una retórica de escritorio, sino en la convicción plena, de que el rol de la política no es conducir al gobierno, sino dignificar al pueblo.

Agenda

  • Con la entrega de la nueva iluminación del Centro Histórico de Pachuca, el Gobernador Olvera dio inicio a las obras del proyecto de movilidad urbana Tuzobús.
  • En emotiva sesión, tomé protesta a los integrantes de las 52 “Unidades de Participación Ciudadana de Tizayuca”, que asumen con las autoridades municipales, la corresponsabilidad de resolver los problemas de sus comunidades, barrios y colonias. Mi reconocimiento al H. Ayuntamiento encabezado por Juan Núñez Perea, por el trabajo que realizan en favor de la población.
  • Las reformas al Código Penal Federal permitieron que el profesor tzotzil Alberto Patishtán Gómez fuera indultado por el Ejecutivo Federal. Sin embargo, siguen pendientes las acciones para corregir las violaciones a las garantías del debido proceso.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑