La responsabilidad del poder público y la Reforma Energética

ReformaEn su iniciativa de Reforma Energética, el PRD por conducto del Ing. Cuauhtémoc Cárdenas, dio a conocer los ocho puntos que conforman su propuesta, cuyo basamento, dijo, se sustenta en modernizar sin privatizar.

La propuesta, pretende modificar doce leyes reglamentarias y crear una nueva para instituir un Fondo de Excedentes Petroleros. Dentro de lo más destacado, se encuentran el cambio en el régimen fiscal de PEMEX, dándole autonomía presupuestal y de gestión; fortalece a la Secretaría de Energía y a la Comisión Nacional de Hidrocarburos; replantea el sistema de tarifas, precios y subsidios a los combustibles y a la electricidad, para un acceso equitativo de la energía.

Propone convertir al Fondo de Estabilización de Ingresos Petroleros, en un organismo financiero; impulsar la investigación y desarrollo tecnológico, en la industria; y emprender un proceso de transición energética que cuide el medio ambiente y asegure el desarrollo sustentable. Asimismo, sugiere someter a consulta popular la pertinencia de reformar los artículos 27 y 28 de la Constitución.

Presentadas las iniciativas de las tres principales fuerzas políticas, Senadores y Diputados, deberán decidir la ruta que cuide los intereses de las actuales y futuras generaciones de mexicanos, sobre cualquier interés partidista.

Para cumplir esta responsabilidad, el gobierno precisa superar la crisis de representatividad que vive el sistema político; convertirse en agente dinamizador de la conducción cívica del orden social; obligarse a tener presente que los fines del Estado, son en esencia fines sociales; y a no olvidar que su unidad inquebrantable se expresa en el ciudadano, cuya voluntad exige funcionalidad de las estructuras institucionales en la generación de oportunidades que aseguren bienestar y calidad de vida.

Por su parte, el interés de la ciudadanía, exige definir que se administre la fuerza orgánica del gobierno para transformar al país; jugar un papel crucial en la reorientación de las instituciones vigentes; y fortalecer la gobernanza a partir de propiciar, con espíritu de concertación crítica y consenso nacionalista, la corresponsabilidad de gobierno y sociedad. Esperamos un país cuya solidez se construya de abajo hacia arriba, alcanzar mejor calidad de vida, no sólo como aspiración social, sino como justa respuesta que reivindique la dignidad de un tejido social que ha sido olvidado.

Esta sinergia que enmarca la modernización del Estado, impone una reflexión de forma y fondo ante la Reforma Energética. PEMEX aporta el 40% al Presupuesto de Egresos de la Federación. La reducción de su aporte en los ingresos públicos, no debe incidir en el debilitamiento del gasto público y mucho menos, en gravar al trabajo más que al capital.

En esta consideración, es ineludible plantear con reflexiones y argumentos de fondo, la orientación política que debe tener la Reforma Energética y comunicar socialmente en un escenario de postconsertación política, los beneficios concretos que tendrá el ciudadano.

Frente a esta circunstancia, el Estado no puede ser indolente ante la necesidad de un mayor desarrollo económico y estabilidad social. En este propósito, la iniciativa de Reforma Energética del Presidente Peña Nieto, al brindar un espacio a la participación privada en bienes de la administración exclusiva del Estado, ha sido criticada por proponer los Contratos de Utilidad Compartida con la iniciativa privada.

Esta crítica es motivada por la memoria de las posturas del sector empresarial, que en tiempos de estabilidad económica y social, intentan que el Estado se retraiga en la actividad económica y empero, en la crisis, apela que el Estado tome plena responsabilidad de las estructuras económicas. Considero que este discurso ambivalente, no puede permitirse en un país cuya conciencia ciudadana debe imponerse en la solidaridad y la equidad social.

En este contexto, vale analizar también el rol del sindicalismo en México, cuya fuerza histórica respaldó la autodeterminación del Estado Mexicano, que con la solidaridad y apoyo de los trabajadores, edificó las posibilidades del desarrollo económico que activó y dinamizó tanto el proceso productivo, como la industrialización del país. La erosión que ha sufrido, impone recomponer el papel histórico del tejido obrero, ya que para estas organizaciones, es ineludible retomar la representatividad cierta de los intereses de los trabajadores y mostrar la vigencia de su responsabilidad social.

En este proceso de transformación y restauración de la comunidad nacional, Estado y ciudadanía deben edificar, en la reorientación de la institucionalidad, la vertebración de un futuro cierto, donde la solidaridad sea la constante y no la excepción de la conducta social. Una realidad mejor, no se construye en lo marginal, en lo ajeno o en la desigualdad. Edificarla, depende de la corresponsabilidad y la probidad de los actores sociales y políticos para hacer de los intereses de la nación, la visión emancipadora y de igualdad social que el ciudadano conquistó y prescribió en el Contrato Social.

Por eso, debemos advertir en la conducta del gobierno, seriedad y responsabilidad solidaria. Que se presente como una institución comprometida para servir. Esa es la prescripción de un poder político instituido para generar el cambio social en la probidad y justicia social que mandata el poder soberano del pueblo.

Agenda

  • El próximo domingo 1 de septiembre, el Presidente Peña Nieto habrá de presentar el Primer Informe de Gobierno del Ejecutivo Federal. Estaremos pendientes al comunicado que realice.
  • La CNTE con actos vandálicos, marchas y bloqueo de calles, logró impedir la aprobación de la Ley de Servicio Profesional Docente.
  • El inminente debate sobre la creación del Instituto Nacional Electoral, lesiona el federalismo. Hay que cuestionar si la organización estatal de los comicios y la correspondiente función jurisdiccional electoral, generan poca certeza jurídica o transparencia, ya que como lo apuntaba Alejandro Habib hace unos días, los Tribunales Electorales estatales tienen un alto margen de confirmación de sentencias, por parte del Tribunal Federal en la materia; y a la vez, estas resoluciones, en muchos casos confirman la validez de los actos y procedimientos realizados por las autoridades electorales.
  • En voz del Gobernador Arturo Núñez, la CONAGO se pronuncia por un debate legislativo serio, informado y responsable sobre la Reforma Energética. Los actores políticos deben atender este llamado, por el bien de México.

Un comentario sobre “La responsabilidad del poder público y la Reforma Energética

  1. En México siempre se habla de cambios estructurales en Educación, Energía, Economía entre otros temas, llevamos años en ese puente que no logramos pasar, con esta nueva administración volvemos a intentar atravesar este puente.

    Es necesario que las reformas se discutan con el suficiente tiempo y no se aprueben como si los fuera a dejar el último vuelo de las reformas, México lleva mucho tiempo parado en la mitad del puente, este se debe cruzar con paso firme y no a las carreras como esta sucediendo actualmente pues tanto el poder Legislativo y Ejecutivo llevan mucha prisa en aprobar las reformas y el puente al final del camino se puede caer.

    Esperemos que esta Reforma Energética se discuta a fondo, las ideas y propuestas de todos los actores que conocen a fondo el tema, académicos, expertos, políticos, empresarios, lideres sociales incluyendo a Andrés Manuel López Obrador, que sabemos de antemano su manera de pensar y actuar, necesitamos un México incluyente donde todas las voces participen, con argumentos bien cimentados cada actor podrá defender su propuesta, como dice el Secretario de Gobernación , Miguel Ángel Osorio Chong, ‘en México nadie puede imponer su verdad’.

    La responsabilidad es de todos los que vivimos en México, es necesario la participación de la Sociedad.

    Iván García
    Twitter: @IvanGarciaGro.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑