Las Candidaturas Independientes en la Reforma Política

candidaturaciudadana 02La vertiginosa reestructuración del Estado, impulsada con los planteamientos desarrollados en el Pacto por México, invita a reflexionar sobre las condiciones políticas y económicas que están siendo orientadas en sus Agendas.

Las reformas al Estado, parecen haber adquirido una causalidad pública, es decir, se asumen como portadoras de la vitalidad del ejercicio de gobierno, y se vuelven pertinentes en la medida en que son producto del consenso y el acuerdo político.

El Consejo Rector del Pacto por México, ha dado inicio a los trabajos de la Reforma Político-electoral, que, en primer término, construirá las reformas legislativas vinculadas a la Reforma Política del 2012; entre otras las que destacan las candidaturas independientes, las iniciativas ciudadana y preferente, así como la consulta popular.

Las temáticas de la Reforma Política, imponen la responsabilidad de un análisis específico. Su dimensión debe ser revisada y reflexionada, primeramente ante los nuevos dilemas de nuestro sistema democrático, donde los instrumentos y esquemas de representación ciudadana, evidencian una seria erosión frente a la dinámica de las fuerzas sociales y políticas.

En segundo lugar, es obligado valorar el reconocimiento institucional de que, “gracias en parte al trabajo de la sociedad civil, México es hoy un país en el que se promueve y defiende a la democracia, la transparencia y la rendición de cuentas”, lo que advierte la vitalidad, responsabilidad e interés de la participación de la ciudadanía en el quehacer institucional.

El reconocimiento de esta realidad, constituye la fuerza legitimadora del tejido social, porque impulsa institucionalmente, valores de civilidad y de concordia como fundamento cierto de un gobierno justo, a la vez que exige analizar los factores de riesgo político-social, las áreas de oportunidad ciudadana y las de fortalecimiento de las estructuras gubernamentales, para orientar el sistema democrático que promueva un desarrollo político, centrado en la justicia democrática de la representación ciudadana.

Es por ello que, frente a los procesos electorales, donde debe primar la transparencia y la rendición de cuentas, el reto es acrecentar la confianza de la sociedad en los institutos políticos y sus candidatos, por lo que se requiere que la planificación programática de sus plataformas electorales sean participativas, es decir, que sean producto del empoderamiento abierto de sus bases militantes, que como capital activo, retroalimenta, vincula, organiza y da sentido a sus propuestas.

La primera mesa de trabajo de la Reforma Política, atiende a la figura de las “candidaturas independientes”, temática central de la cual debemos precisar su significado, límites y alcances para trazar su pertinencia dentro de nuestro sistema político.

La existencia de “candidaturas independientes”, supone el derecho de los ciudadanos a postularse directamente, sin necesidad de hacerlo en nombre de algún partido político. Sin embargo, en esta circunstancia, su viabilidad puede ser precaria y alejarse de la representación popular volviéndose antesala de la ambigüedad política, el culto narcisista y el autoritarismo.

Las candidaturas independientes en América Latina, son prueba empírica de que un candidato sin partido político, no tiene compromiso ciudadano inmediato, por lo que no responde a las aspiraciones de la ciudadanía; y al no representar una filiación ideológica en torno de un “Proyecto de Nación”, ni un compromiso social, institucional, permanente y abierto, considero, deben ser repensadas.

El empoderamiento político de un candidato independiente, no lo compromete más que con su propio programa de acción política, programa que por cierto, suele responder a la amalgama de intereses personales y de grupo; condición cuya racionalidad, no sólo es discutible, sino también, inaceptable en un régimen democrático, que debe atender en primer término, la equidad y horizontalidad de los ciudadanos.

En este sentido, es necesario admitir que el régimen de partidos ha probado históricamente su viabilidad. Empero, optar por las candidaturas independientes como alternativa de solución a la problemática de nuestra democracia, sólo equivalen a arrojar el agua sucia de la bañera, con todo y niño.

Lo que se necesita es que la Reforma Política, fortalezca nuestro sistema de partidos con una nueva ingeniería partidista, empoderar a la ciudadanía organizada, y vincular el respeto y la probidad política, con la exigencia jurídica plena, hacia el candidato y su partido.

En todo caso, la legislación secundaria deberá considerar que a los candidatos independientes no se les puede pedir menos que a los partidos políticos. A excepción de sus estatutos, deben tener una declaración de principios, y un programa de acción, que los perfile hacia la institucionalidad.

A los procesos electorales no pueden ir solos, requieren de manera indispensable, de representantes de casilla. Deben ser líderes que surjan de estructuras sociales, comunitarias o vecinales de una participación política embrionaria, que tomando un camino distinto al de las opciones existentes, muestren que tiene la influencia para inocular, con este germen de participación, el sistema democrático.

Habrá que cuestionarse, ¿las candidaturas independientes harán que las instituciones gubernamentales ganen la confianza del ciudadano a través de su operatividad y plena eficiencia; su verdadero fin político, es el efectivo resguardo del interés colectivo; la corresponsabilidad de sus acciones es producto de un acto de soberanía ciudadana?

El sustento de la lógica del poder institucional tiene su génesis en la Reforma Política del Estado. Es una dimensión central para la vida política; una fuente de sentido y significado que reconoce que vivimos dentro de los dominios simbólicos de las categorías de nuestra propia imaginación, de quiénes somos, o de qué debemos hacer para encontrar en la horizontalidad ciudadana, la verdadera fuerza y valor del espíritu de la democracia social. En este razonamiento, no debemos ignorar que sin partidos políticos, está en duda la democracia.

Agenda

  • Los Presidentes de la República Popular China, Xi Jinping, y de México, Enrique Peña Nieto, firmaron un importante acuerdo con el propósito de mejorar las relaciones diplomáticas y comerciales de ambas naciones. Dentro de la escena global, China es un importante aliado que responde a la visión de largo alcance para México.
  • La activación de la Alerta Amber en Hidalgo, por parte del Gobierno Estatal y de la Embajada de Estados Unidos, es un valioso protocolo de actuación que representa el compromiso inmediato de comenzar la búsqueda, localización y rescate de niñas y niños secuestrados o extraviados.
  • Mi reconocimiento a las y los periodistas, por la celebración del Día de la Libertad de Expresión y Prensa.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑