La Deliberación Pública como Cruzada de la Conciencia Ciudadana en el Pacto por México

participacion ciudadana 4En el Foro “México Incluyente”, se expresó que el fortalecimiento del tejido social, desecha el principio de verticalidad de las acciones del Estado en la construcción de la estabilidad social, la generación de oportunidades y la equidad de condiciones de los sujetos sociales.

El Presidente Peña Nieto, señaló que la fuerza orgánica que sustenta el Eje “México Incluyente”, del Plan Nacional de Desarrollo, estriba en el diálogo abierto para despartidizar los programas sociales, y blindar tanto el ejercicio de gobierno, como las estructuras programáticas y presupuestales que propician gobernanza y afianzan la democracia como potestad ciudadana.

El pronunciamiento del Jefe del Ejecutivo Federal, desarticula la vieja matriz de verticalidad de las acciones del Estado y desecha el lucro político como posibilidad de respuesta del ejercicio de gobierno. Ello disipa dudas y prescribe, como conducta de un Ejecutivo Fuerte, la orientación y el sentido de probidad de las acciones gubernamentales, que no pueden ser botín político, ni mucho menos, parcela de fuerzas partidistas; lo que precisa distinguir el ejercicio de gobierno como apartidista, pero nunca como apolítico, porque la fuerza orgánica de la política, estriba en el axioma de que todo acto político es un acto social, y en específico, un acto de conciencia social.

El Eje “México Incluyente”, consecuente con la categoría “Acuerdos para una Sociedad de Derechos”, primera en orden en el “Pacto por México”, articula y desarrolla propuestas de reformas y programas para garantizar los derechos humanos de los mexicanos, y pone su empeño en los temas de: “Seguridad Social Universal, No Discriminación, Acceso a Servicios de Salud de Calidad, Igualdad de Oportunidades, y Condiciones para acceder a la Vivienda y Respeto del Entorno Urbano”.

Estas acciones, trazan una verdadera “Cruzada Política de la Conciencia Ciudadana”; que impulsa en la conciencia pública, un nuevo “Modelo de Desarrollo Humano”, que ha ido bosquejando, más allá del sentido de asistencia social de estos programas, la dimensión autentica de la reinstitucionalización del poder político, con nuevas conductas que sustentan la probidad de las estructuras institucionales, y una ciudadanía deliberativa, reflexiva, analítica, crítica, participativa y corresponsable en el ejercicio de gobierno.

En este contexto, se ubican las acciones transversales de “la Cruzada Nacional Contra el Hambre; el Seguro de Vida para Mujeres Jefas de Familia; y la Pensión para Adultos Mayores”; así como, las prácticas que el “Consejo Rector del Pacto por México”, está edificando para facilitar la suma de nuevos actores que gestionen en las “Agendas del Pacto”, temas y enfoques para fortalecer el sentido unitario del Estado y los vínculos con la participación ciudadana.

Este proceder del “Consejo Rector del Pacto”, se enmarca en la convicción de que el empoderamiento ciudadano no es una condición reactiva del Estado ante la problemática del orden sistémico, sino un planteamiento proactivo, que hace de la política, fuerza orgánica y operativa en la solución solidaria de la problemática ciudadana; conscientes de que, cuando la institucionalidad del poder, vincula el ejercicio de la civilidad y el asociativismo ciudadano, con las tareas del Estado en un razonamiento libre y responsable, propio de una “Cultura Deliberativa”, el ciudadano y el servidor público, se visibilizan como pares, al compartir corresponsablemente las acciones gubernamentales.

Por ello, hoy el Presidente de la República, frente a la erosión del tejido social, recupera dos concepciones básicas del quehacer político; en primer término, rescata la conciencia de que nada es más sentido que ponderar y concebir al Estado como un valor social, por el hecho histórico de que el Estado debe ser siempre vanguardia ciudadana en el perfeccionamiento del tejido social; y en segundo lugar, estabiliza las expectativas de los sujetos sociales, rescatando los valores de la ciudadanía que se configuran en el nacionalismo y la justicia social.

Estas convicciones son compartidas ampliamente por el Gobernador Olvera, quien expresó, al firmar el “Acuerdo Integral para el Desarrollo Social Incluyente, e instalar el “Comité Estatal para la Cruzada Contra el Hambre” y la Comisión Intersecretarial que establecerá las prioridades en materia de rezago alimentario, y canalizará inversiones por un monto total de cinco mil 675 millones; que Hidalgo merece avanzar con programas que no lleven sellos ni colores, instruyendo promover la participación ciudadana con funciones de contraloría social para dar transparencia a todas las acciones y programas del quehacer público.

Los principios de ambos mandatarios, plantean en el Eje “México Incluyente”, la revaloración de la conciencia ciudadana como núcleo de equidad social, porque la conciencia iguala las oportunidades de desarrollo humano, y en lo profundo, deviene en la interacción identitaria de los sujetos sociales. Esta es la esencia de hacer gobierno: administrar para la equidad social.

En este sentido, el CCCEH, traza en su “Modelo de Participación Ciudadana, el Eje de la Cultura de la Deliberación Pública, Libre, Abierta y Plural”, que como premisa de armonía y comunión social, denota el ejercicio de la ciudadanía como una estructura activa y efectiva de empoderamiento ciudadano, parte integral del orden normativo del Contrato Social.

La “Cultura Deliberativa”, es en esencia un compromiso ciudadano para propiciar la inclusión del tejido social en la esfera pública, ya que ubica el “Continumm Político”, es decir, la retroalimentación constante de la comunidad en el ejercicio de gobierno, como rasgo distintivo de la máxima conquista ciudadana: la civilidad política como potestad inequívoca de dominio público.

Asimismo, la “Cultura Deliberativa” debe fundarse en la tolerancia, la conciencia, la comunicación, y en el diálogo de los actores sociales y políticos para esgrimir el procesamiento del conflicto y concretar la integración social. “Mover a México” en este sentido, permitirá construir el país que anhelamos, donde las oportunidades no sean patrimonio de los que más tienen; donde la Ley sea la matriz de la Justicia; y donde la calidad de vida se exprese en el rostro del todo social; esta es la verdadera “Cruzada de la Conciencia Ciudadana”.

Agenda

  • Valioso esfuerzo de la Sra. Guadalupe Romero de Olvera en el propósito de rescatar a la familia como epicentro de la unidad social y vincularla a los valores del Estado.
  • Felicidades al Presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Hidalgo, por su Informe Anual de Labores.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑