La credibilidad y la confianza: Vanguardias de Seguridad Pública Ciudadana

DSC_0112Distinguidas autoridades
Ciudadanos de los cuerpos de seguridad del Estado de Hidalgo

Estimada concurrencia

En nombre del Consejo Consultivo Ciudadano del Estado de Hidalgo, agradezco al Maestro Miguel Rivas Hernández, la gentil
invitación a compartir esta Ceremonia Cívica y abrir las puertas de esta Institución que considero tiene el enorme compromiso de
formar a las nuevas generaciones de policías del siglo XXI.

México vive el flagelo de la delincuencia, como anomia del poder público.

Pero los ciudadanos no podemos ser ajenos, ni ser pasivos para enfrentar esta severa crisis. Muchos han sido los diagnósticos y
muchas las propuestas para cambiar esta dolorosa realidad; pero hoy se admite que, si queremos comunidades seguras, libres de
los riesgos de la violencia y la delincuencia: la policía y la sociedad deben trabajar juntas.

Dejo de inicio una reflexión sentida:

“Ignorar la realidad desde la visión que nos es ajena porque no nos lastima de manera directa, es la indolencia de una
inteligencia ignorada”.

Señoras y Señores:

Nuestro orden civilizatorio, ha probado históricamente que el Estado de Derecho y las instituciones que lo conforman, preservan
en la Paz Social y la concordia ciudadana, el interés supremo de toda nación: salvaguardar la integridad social y la dignidad
humana.

Salvaguardar este interés, implica avanzar en la erradicación de muchos males que hoy nos flagelan, como la corrupción, que
desvirtúa el recto proceder de instituciones y de servidores públicos, y cuyo costo social, es la inseguridad que hoy vivimos.

La sociedad demanda un Estado que haga de la institucionalidad del poder político, la guía cierta del devenir social, y que asegure
que el bienestar se exprese en mayores oportunidades de educación para nuestros hijos y de trabajo y realización humana, como
aspiraciones de elemental justicia.

En este sentido, la Seguridad Pública, implica atender muchas cosa, entre otras, la reconstitución del tejido social, el fortalecimiento
y la funcionalidad de las estructuras institucionales, mayor equidad en el ingreso, empleo digno, educación de calidad, previsión a
los adultos mayores, protección a la niñez y equidad de género, respeto a la pluriculturalidad, a la custodia del patrimonio territorial
de las riquezas de la nación.
DSC_0116
Estas son las condiciones impuestas como nuevo paradigma de la Política de Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia,
y de la Política de Seguridad Pública del Gobierno Federal, que se está impulsando con la instalación de las Comisiones
Intersecretariales.

Señoras y Señores:

Nuestro país demanda de soluciones integrales, no podemos concebir al Estado y a la sociedad como estructuras fragmentadas,
dispersas, e inconexas; por ello, al recibir la invitación para compartirles la percepción de la sociedad civil organizada a través del
Consejo Consultivo Ciudadano del Estado de Hidalgo, tengo el compromiso de expresar a Ustedes nuestra visión de un Nuevo
Modelo de Seguridad Pública Ciudadana.

Al respecto, consideramos que la Seguridad Púbica debe cambiar, ampliando las expectativas de prevención de la violencia
y la delincuencia a través de un modelo transversal de acción social que, como parte de la vanguardia cultural de la nación y
capital de la concordia ciudadana, debe encontrar su guía, en la familia, en la educación, en el servicio público y en la solidaridad
social.

Permítanme decirles que los ciudadanos, reconocemos el valor de los cuerpos de Seguridad Pública; nos enorgullecemos cuando
la probidad y honestidad de sus miembros, es prueba de entrega social y honorabilidad.

Sabemos que estas condiciones, sólo se aseguran con ejemplos de profesionalización y educación policial como la que ustedes
representan dignamente, al prepararse como custodios de la armonía y concordia social, sustentando su operatividad en el respeto
a la Ley, y de manera fundamental, en el respeto a los derechos de sus conciudadanos.

En consecuencia, un Modelo de Seguridad Pública Ciudadana, debe contemplar una estructura operativa basada en la
Integración Unitaria de los Cuerpos Policiales y en el fortalecimiento de las instituciones del País, con estrategias definidas
en la prevención de la violencia y la delincuencia, con la corresponsabilidad de la ciudadanía.

En consecuencia, consideramos necesario organizar un Contraloría Ciudadana, que permita no sólo evaluar las tareas de los
cuerpos de Seguridad Pública, sino sobre todo, apoyar sus acciones por medio de una retroalimentación permanente, para permitir
ubicar impactos de estabilidad, equilibrio y control de las acciones y medidas implementadas.

Asimismo, el Consejo Consultivo Ciudadano del Estado de Hidalgo, reconoce que la información y la comunicación pública
son ante todo, comunicación social; por lo que ha construido un Observatorio Ciudadano, el que se establece un Continuum
Informativo para la gestión y control ciudadano de la información delictiva, de la seguridad pública del Estado, y de las realidades
transversales, cuya dinámica refiere información de educación; infraestructura urbana, como zonas de riego citadino; servicios
públicos, como alumbrado, pavimentación, agua potable, vigilancia, entre otros.

Este Continuum Informativo, hace que se genere visoria ciudadana; prescribe criterios que orientan las acciones institucionales
y sociales; promueve una nueva dimensión cultural de la Contraloría Ciudadana; y hace de las acciones del orden público,
posibilidad concreta de una mayor interacción social, no sólo corresponsable, sino también solidaria, lo que reclama proximidad
ciudadana al el ejercicio de un Gobierno en Público.

Señoras y Señores:

Para hacer realidad este paradigma necesitamos tener credibilidad y confianza: en las personas, en las instituciones, y en los
gobiernos.

En la sociedad moderna y democrática a la que aspiramos, no podemos vivir instalados en el descrédito y en la desconfianza. La
sociedad no funcionará si no recobramos estos valores.

DSC_0117Necesitamos confiar en que el médico nos curará; en que el profesor se evaluará justamente y enseñará puntualmente a nuestros
hijos; en que la comida servida en el restaurante está en buenas condiciones; en que el juez no está corrompido. Necesitamos
confiar en nuestra familia, en nuestra pareja, en nuestros hijos, en nuestras amistades.

Por eso, la confianza y la credibilidad de la sociedad en su policía, es fundamental, porque, donde existe Policía hay sociedad, hay
orden social. Donde está ausente, el tejido social pronto se desvanece.

Por ello, la policía debe ser un cuerpo profesional, formado por ciudadanos comprometidos, honestos, rigurosamente
seleccionados y preparados, que cuente con los recursos para prevenir, investigar y sancionar el delito, con pleno respeto a los
derechos humanos y a las libertades ciudadanas.

Ser policía requiere condiciones especiales, no es sólo un empleo, ni una tarea que pueda hacerse sin sentido del deber. Exige
el compromiso de fortalecer la relación con la comunidad que hoy es débil, ya que ocurre únicamente cuando se detienen a una
personas para hacerles revisiones, para que se identifiquen, para investigarlos y detenerlos por ser sospechosos de algún delito,
para infraccionarlos y en el mejor de los casos, para brindarles ayuda o apoyo ante una situación violenta o delictiva.

Por su parte, los ciudadanos generalmente establecen relación con los policías para pedirles informes sobre alguna calle o
dirección, solicitarles ayuda o denunciar un posible delito. La sociedad desconoce las funciones mínimas de la policía y la
desconfianza se genera por la falta de este conocimiento.

Por eso, el Consejo Consultivo Ciudadano promoverá acciones para respaldar el accionar policial, con las organizaciones
comunitarias, ya que, una Policía integrada en los barrios, familiarizada con el entorno, cercana a los ciudadanos, conocedora de
sus problemas cotidianos, será una Policía que efectivamente cumpla con su tarea de brindar a la sociedad las condiciones para
una convivencia armónica.
Jóvenes Estudiantes:
Ustedes han respondido a la convocatoria de la Secretaria de Seguridad Pública del Estado de Hidalgo y por su vocación de
servicio público, ahora ya forman parte de esta gran Institución Policial.
Permítanme convocarlos a que continúen esforzándose, para cumplir la función de garantes de la seguridad pública, de la libertad y
de los derechos que hacen posible la convivencia democrática.
Estoy seguro que su responsabilidad, su compromiso por prepararse y la experiencia que están adquiriendo en sus ámbitos de
competencia, contribuirá al cumplimiento de la función policial con la excelencia que demanda la sociedad y el gobierno.

No olviden que el recto proceder de la policía, es la esencia de la virtud y el privilegio de servir con responsabilidad a la Patria.

Muchas gracias
Esteban Ángeles Cerón.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑