No olvidar la historia al edificar nuestro futuro.

objetivosEn su mensaje de Año Nuevo a los mexicanos, el Presidente Peña Nieto señaló, “estamos en el inicio de un nuevo capítulo de nuestra historia, es tiempo para comenzar a construir una nueva era de mayor progreso y desarrollo”, pidió a los ciudadanos, “…ser parte del México nuevo que se quiere,… hacer un País no sólo orgulloso de su pasado, sino empeñado en mejorar su presente y conquistar su futuro. Un País audaz, preparado para triunfar.”

Estos propósitos de progreso y desarrollo para los mexicanos, implican enfrentar retos para conseguir que el nuevo ciclo de desarrollo democrático,iniciado con la firma del Pacto por México,busque privilegiar el diálogo, la inclusión, la pluralidad y la civilidad política; evite los desencuentros y las descalificaciones; favorezca un ejercicio eficaz y plural del poder y una mayor gobernabilidad democrática, se trata de lograra partir de nuestra experiencia historia, edificar nuestro futuro.

En síntesis, los retos del Pacto por México son alcanzar su visión; conseguir la factibilidad de una agenda compartida; y dejar de ser una imagen de futuro social deseable para convertirse en un derrotero que logre profundizar el proceso de democratización, fortalecer al Estado y ampliar eficazmente los derechos sociales.

Más allá del nuevo estilo en la conducción política del país, se percibe un compromiso para edificar un proyecto de nación sustentada en la reivindicación del ciudadano y en el valor histórico-social que tiene la dignidad delejercicio político, donde la participación de los sujetos sociales,denota elementos de autorregulación y transformación social, y no se reduce a la gestión o administración de la esfera pública,ya que considera la inclusión ciudadana en materias de seguridad, desarrollo económico, equidad educativa, igualdad y actividades económicas e inserción internacional.

Algunas de las reformas constitucionales y legales que requieren aprobarse en relación a los cinco los rubros del Pacto por México,han logrado concretarse con amplios consensos, y a partir de este nuevo marco jurídico construido, se implementa una reingeniería de las instituciones gubernamentales con el propósito de dotarlas de funcionalidad y capacidad para generar resultados, entre otras reformas y nuevas leyes están la Educativa, la Laboral, la Ley General de Contabilidad Gubernamental, la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, el Paquete Económico y la nueva Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública.

El desafío es lograr que el Pacto por México adquiera la dimensión histórica, política, legal, cultural y social que no han tenido otros esfuerzos en el pasado reciente y evitar el llamado Periodo del Desencanto,que denuncia Mauricio Merino en “El Futuro que no Tuvimos. Crónica del Desencanto Democrático”, refiriéndose a los nueve años del 2003 al 2012, “…marcados por la ruptura de los acuerdos electorales que dieron origen al IFE autónomo de 1996 para construir un régimen democrático próspero, igualitario, civilizado, digno y pacífico…”.

Por estas razoneses necesario considerar que el Pacto por México sea pasado como Decreto por parte del Legislativo, para quese convierta en Programa de Gobierno para iniciar una etapa de reformas institucionales y estructurales muy urgentes para México.

Se requiere transformar el modelo económico para distribuir mejor la riqueza nacional; mejorar el clima de negocios en el país para atraer más inversión y elevar la competitividad a través del impulso de una economía del conocimiento basada en la innovación; optimizar los esquemas de recaudación y reducir la dependencia presupuestaria de los ingresos petroleros.

Hacer frente a la inseguridad pública. Los ciudadanos anhelan que regrese la paz interna y con ella la posibilidad de recorrer los caminos, las calles y las plazas del país sin temer un asalto; abrir un negocio sin padecer una extorsión; lograrlo, requerirá la convergencia eficaz de las políticas de prevención social de la violencia y de fortalecer un renovado e imprescindible consenso nacional contra el crimen.

Se necesita combatir el rezago en áreas rurales y urbanas que no cuentan con servicios de buena calidad de salud, educación y oportunidades, y que los gobiernos sean más eficaces y transparentes para operar políticas públicas enfocadas hacia metas de largo aliento, asimismo es urgente un aumento sustancial de los recursos públicos a favor de la seguridad social universal.

Todo esto, depende de soluciones y medios institucionales para comprometer un Programa de Gobierno con el apoyo mayoritario de las fuerzas políticas;requiere de cohesión social para garantizar tanto la gobernabilidad, como la eficacia de la acción pública; y, de reformas legislativas, que exigen,no sólo actos y decisiones para hacer prevalecer la fuerza de la autoridad, sino también, de un sólido liderazgo con suficiente capital político para solventarla.

En nuestra circunstancia el mejor camino es debatir públicamente sobre los retos y prioridades nacionales, el Pacto por México, nos otorga nuevos argumentos para establecer en la Agenda Pública Nacional, no sólo la prescripción de un ejercicio de gobierno con operatividad y rumbo público, sino la necesaria reorientación política del Estado, que debe asumir la ineludible tarea social, sobre la potestad de que el poder público, deviene del ciudadano y por el ciudadano; cuestión que debe imperar en la democratización y fortalecimiento de la reinstitucionalización política que estamos viviendo, para propiciar la redefinición de lo público y su significación en el desarrollo humano y en el rescate de la dignidad ciudadana.

En este sentido es necesario advertir, como lo enunciara Norbert Lechner, que “lo público constituye un ámbito específico distinto de la esfera política y a la esfera estatal; es el lugar de deliberación colectiva de los ciudadanos y la modalidad en que la preocupación ciudadana por el orden social puede actualizar lo político en la política.”

Agenda

• La presencia de hidalguenses al frente de importantes responsabilidades en el Gobierno Federal, representa para Hidalgo una oportunidad única que tiene que aprovecharse para impulsar mejores niveles de bienestar para la población a través de fortalecer nuestro proceso de desarrollo económico, político, social, cultural, científico y tecnológico.

• La mejor manera de lograrlo, es desarrollar un portafolio de Proyectos de Gran Visión, haciendo valer su viabilidad técnica, económica, estratégica y social, la ubicación única del Estado y la opción de representar soluciones no sólo a los problemas particulares de Hidalgo, sino por ser alternativas en beneficio del desarrollo nacional.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑