La legislación electoral y los Partidos Políticos.

En México la pluralidad social ha transitado no sólo hacia las instituciones formales sino también reales, somos fondo y forma de una Nación donde el imperio de la ley exige la necesaria vinculación entre la esfera pública y la privada, entre el Estado y el ciudadano.

Considero que la fortaleza de nuestra nación descansa en la institucionalidad del poder, concebida allí donde la razón nos permite hacer de la ley un mandato ciudadano, donde el tejido social traza un horizonte de madurez y fortalece nuestra democracia.

Hemos transitado hacia una nueva era política en donde la participación ciudadana y la ciudadanización de las estructuras institucionales, son el ejemplo digno de gobiernos solidarios, fundados en el respeto a la pluralidad ideológica y la diversidad social.

En este sentido, he compartido la esencia del Modelo de Concertación Progresistaque impulsa el Gobernador Olvera, que trasciende el plano partidista y permite que el ejercicio de gobierno se desarrolle en el cumplimiento de la planificación y programación democrática del Estado; eleva la dignidad de los actores sociales;y asume que el ejercicio de gobierno,alcanza la armonía social,con libertad y justicia como razones de Estado.

En este Modelo, los compromisos fundamentales e ineludibles de los Partidos Políticosempoderados en las estructuras del Estado, son en primer término, trascender el ejercicio de gobierno a la respuesta eficaz y eficiente de la obra pública ciudadana; en segundo lugar, hacer del vínculo partidista del que se desprendió el servidor público, el privilegio irrestricto de la probidad ideológico-política, que afirma y contribuye al funcionamiento del régimen democrático; y en tercer término, formar a sus militantes para que como servidores públicos,tengan una conciencia política clara, vocación de servicio, y sean auténticamente gestores de los anhelos ciudadanos.

Estoy cierto que los Partidos Políticos son la columna vertebral de la democracia, los referentes ideológicos, los procesadores de los diagnósticos y programas que permiten la actividad política de los ciudadanos de manera organizada; por eso, su burocratización y disfuncionalidad vulneran la causa político-social que los hizo acceder a los órganos del poder público y los hace perder su naturaleza, empobreciendo la identidad colectiva de sus miembros y su sentido de pertenencia ideológica, generando un déficit de legitimidad.

Jacqueline Peschard, comenta al respecto, que los Partidos Políticos,al tener el derecho de postular candidatos a cargos de elección popular, que es una función pública de primer orden, los obliga a una mayor exigencia de transparencia y rendición de cuentas para contener la arbitrariedad y ampliar la participación de un mayor número de grupos sociales y a mejorar la deficiente calificación que los ciudadanos les siguen otorgando.

En este sentido, refiero en seguida las declaraciones lamentables del Síndico Procurador Jurídico del Ayuntamiento del Municipio de Mineral de la Reforma, que renunció a su militancia panista y confundido, se proclamó Síndico independiente. El asunto de su militancia es irrelevante, lo preocupante fue su anuncio de que “a partir de ese momento y hasta que concluya la administración trabajará de manera comprometida con el Presidente Municipal”, preocupa,porque ignora que cuando protestó el cargo, ese fue precisamente su compromiso, y el quetambién con seguridad lo ignora,es el dirigente de su partidoya que localificó como traidor a los compromisos firmados y persona sin palabra y sin moral. ¿A qué compromisos se refirió el dirigente?

Estalamentable ignorancia en el ejercicio de gobierno, nos motiva a cuestionar acerca de la responsabilidad que tienen los Partidos Políticos frente a la ciudadanía que votó por los candidatos que postularon, aquellos que hicieron campaña política y enarbolaron susprincipios, programas y plataformas electorales. ¿Cómo exigirles que cumplan con las causas por las cuales fueron elegidos y que representan el mandato ciudadano?

Al respecto considero procedente abrir un debate que permita analizar y reflexionar sobre la necesidad de armonizar las diversas disposiciones de nuestro marco jurídico, actualmente dispersas, fragmentadas e inconexas.

En este propósito habría que determinar, entre otras cuestiones,hasta donde trasciende el hecho de que la naturaleza jurídica de la legislación electoral seade orden público y de pleno derecho, es decir,que sus disposiciones son obligatorias, inviolables; su inobservancia es motivo de responsabilidad y su cumplimiento es exigibleante elTribunal Electoral correspondiente.

En esta lógica, la Declaración de Principios, el Programa de Acción, los Estatutos y las Plataformas Electorales, deben considerase con la misma naturaleza jurídica de pleno derecho y por lo tanto de cumplimiento exigible, como ya sucede con los derechos de los militantes conforme a lo establecido en sus Estatutos.

Respecto a las plataformas electorales, tiene que establecerse la manera de que, a diferencia de la situación que prevalece, sean el resultado de un proceso democrático, de acuerdo con los estatutos y demás reglas internas del partido y que una vez aprobada en forma y fondo, sean efectivamente exigibles para aquellos que resultaron favorecidos con el voto popular.

Frente a los altos sueldos que se autorizan Presidentes Municipales, Síndicos y Regidores, habrá que replantear el proceso que actualmente regula la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos en el Juicio Político y judicializarlo, y que la acción popular concedida al ciudadano para que inste directamente ante la autoridad competente para iniciar el procedimiento,resulte en mayor certeza y credibilidad al ser llevado conforme a un procedimiento de pleno derecho ante el Tribunal Electoral.

Se trata de lograr que los gobernantes cumplan con los compromisos por los cuáles fueron electos y honren ética y políticamente la Declaración de Principios, Estatutos, Programa de Acción y la Plataforma Electoral del partido que los postuló y la voluntad de la ciudadanía que los eligió.

Agenda

  • Al no existir la figura de Síndico Independiente, atentamente recomiendo leer el Artículo 115 constitucional.
  • Ante los impactantes resultados que muestra la Encuesta Nacional de Adicciones 2011, hacemos un llamado a trabajar en la propuesta ciudadana del Modelo para la Atención Integral de las Adicciones.
  • El miércoles 14 a las 11:00 horas en el CCC, se presentará el evento internacional “Pachuca StartupWeekend” y se impartirá la conferencia magistral sobre “Aplicación y Desarrollo de Tecnologías”.

Un comentario sobre “La legislación electoral y los Partidos Políticos.

  1. Estimado Presidente, la fibra que toca tu Columna de esta semana creo que no solo simbró a muchos sino que los dejó catatónicos.¿Cómo es posible que hasta hoy viernes no te hayan comentado algo? Con tus propuestas haces que aquello del “juego de la política”, deje de ser actividad lúdica y se convierta en un auténtico drama tipo “Dostojesky”, con bién y mal, crimen y castigo, promesa y cumplimiento. Si los sistemas democráticos carecen de los contrapesos del poder, se tornan autocráticos. Muy bién que las promesas de campaña se equiparen a lo que en derecho se define como grado de tentativa y su incumplimiento conlleve una sanción… entonces … ¡Qué prudentes serían los discursos de campaña!, !Qué sensatos los esloganes¡, ¡Qué mesurados los compromisos! ¡Qué maduros los candidatos!.
    ¿Si la legislación de protección al consumidor prevee sanciones cuando la publicidad de un artículo ó servicio no corresponde con lo obtenido por el comprador, porqué el ciudadano sigue quedando en estado de indefención cuando el personaje electo no cumple con sus promesas?
    Saludos, éxito y buén fín de semana.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑