Voluntad ciudadana engañada.

Conmemorar el 59 aniversario del derecho al voto femenino en nuestro país, impone a este continuum político hacer una reflexión sustantiva de las conquistas sociales ciudadanas que hoy se expresan en una lucha permanente por la ciudadanización del Estado.

Las conquistas ciudadanas, son la prueba más nítida y sentida del reconocimiento del derecho y deber de cada persona a contribuir en la toma de decisiones significativas de la esfera pública, para orientar la edificación de las estructuras institucionales.

Hoy, en nuestro país se lucha por lograr que el vínculo entre participación ciudadana y democracia social, esferas no disociadas del fortalecimiento de la institucionalidad y perspectiva de acción, no se pierda de vista por nuestro sistema político, ni por los partidos políticos, ni tampoco por ninguna entidad pública, para no caer en la impericia política que debilita a la gobernanza y a la gobernabilidad democrática.

Ahí radica la importancia de admitir que es impostergable elevar a rango constitucional el derecho a la participación ciudadana, ya que lo alcanzado, tiene la esencia y el peso histórico que les da haberse planteado en términos de conquista social ciudadana de nuestro sistema democrático.

En este escenario, guío mi reflexión hacia un tópico ineludible en la construcción de la armonía y estabilidad social, el Municipio Libre, célula básica de nuestra organización política, sustento del capital social del Estado Nacional, espacio donde conviven, hombres, mujeres y familias compartiendo una realidad de valores, antivalores, manifestaciones primarias del trabajo comunitario, y la ciudadanización de las tareas públicas.

El Ayuntamiento como órgano de gobierno, representa los intereses de los vecinos, aglutina los esfuerzos para proporcionar a cada familia bienestar, justicia y dignidad, es la instancia responsable de proteger y tutelar los valores de la convivencia y de garantizar la prestación y suministro de los servicios públicos en condiciones de calidad, suficiencia y oportunidad.

Nuestros municipios, requieren con urgencia un marco legal y reglamentario que permita a las familias y a la sociedad, organizarse alrededor del Ayuntamiento y convertirlo en una autoridad cercana e inmediata a los ciudadanos, donde las comunidades encuentren facilidades para resolver sus problemas y recobren su capacidad de gestionar su propio desarrollo.

Si este es el contexto en el que debe transcurrir la vida político-administrativa municipal, ¿qué explicación merece lo declarado por el Auditor Superior del Estado, de que al menos seis Presidentes Municipales que ganan un sueldo de $80,000.00, superior al que el Presupuesto de Egresos del Estado le asigna al Titular del Ejecutivo?

Me parece que este hecho es ética y políticamente reprobable, porque las deterioradas condiciones económicas y sociales, reclaman que los recursos públicos se inviertan para beneficiar a la población.

Lo más grave en este asunto es que ningún Partido Político condene esta deleznable acción, y ante este silencio, podríamos preguntar a Síndicos y Regidores, ¿fijarse estos salarios es la mejor manera de ayudar a construir la gobernabilidad democrática?, ¿con esos sueldos se gana la confianza y la credibilidad de la sociedad?, ¿no se dan cuenta que suman desprestigio a los Institutos Políticos que los postularon?, ¿para eso sirve la acreditación que recientemente les entregó la SEGOB?, vaya autoridades que no saben ser autoridades porque no han sido capaces de ganarse lo primero que se necesita para serlo, respetar a los ciudadanos que los eligieron.

Por todo esto, insisto en la importancia que la Auditoría Superior del Estado, obligue a los Ayuntamientos a cumplir su responsabilidad de rendir la Cuenta Pública, a ejercer un gobierno transparente, y a que los Informes de Gobierno de los Ayuntamientos, cumplan con ser un ejercicio de evaluación y vínculo de integración ciudadana en la atención y solución de sus problemáticas.

El H. Ayuntamiento, la H es de honorable, debe encarar la reorientación de nuestra conciencia política; los alcances de nuestra realidad social en la planificación democrática; asegurar el pluralismo, la diversidad y nuestra heterogeneidad social y, entender que una evaluación presupuestal, cuando obvia la dignidad humanana, no es ni política, ni ética, ni objetiva; que una política pública no es tal, cuando no contempla la solidaridad social; y, que el Informe de Gobierno del H. Ayuntamiento, pierde su significado si no es producto de una edificación ciudadana en la dirección y organización de un municipio con estructuras gubernamentales que sean vínculo y génesis de nuestro Federalismo.

En estos momentos que requerimos fortalecer las estructuras institucionales, ha surgido la sombra de la posible constitución de dos nuevos partidos políticos en manos de dos ex presidentes de partidos nacionales, Andrés Manuel López Obrador, del PRD, y Manuel Espino Barrientos, del PAN.

Considero que la opacidad de esta situación, se debe a que, constituir un partido político, responde a la elevación de la conciencia política de los ciudadanos consagrada en una ideología expresa, y no como resultado de intereses políticos particulares, porque ello, no solo debilita la voluntad ciudadana, sino también, erosiona la esencia de la partidocracia.

El sistema político, y concretamente el sistema de partidos, puede ser conformado por variadas expresiones políticas, pero cabe advertir, que si la voluntad ciudadana no está nutrida de conciencia ideológica y cultura política, es voluntad engañada; fenómeno que suele presentarse allí donde la conducción mesiánica de líderes con intereses propios, sustituye a la fuerza de la horizontalidad de la voluntad ciudadana.

Agenda

  • A propósito del Día Mundial contra el Cáncer de Mama, ¿alguien sabe si ya sirve el mastógrafo del IMSS?
  • Supe que una venerable señora acudió al IMSS a que le practicaran un examen de mastografía y después de pasar la revisión de rutina y las entrevistas para autorizarle sus estudios, no se los pudieron hacer, le dijeron que el aparato no sirve y que el Instituto no tiene recursos para arreglarlo, que debería ver en la glorieta, si el camioncito de la Secretaría de Salud sigue dando servicio.
  • ¿Sabrán en el IMSS, que un diagnostico temprano es la mejor manera de prevenir la muerte de muchas mujeres?

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑