Primer Congreso Estatal de Participación Ciudadana en la Gestión Pública.

Con un saludo especial a las y los lectores del Periódico El Sol de Hidalgo, les manifiesto mi agradecimiento por la lectura de esta columna Perspectiva que cumple el primer año de publicarse todos los lunes.

Como lo anuncié en mi primera Perspectiva,  he escrito sobre temas relacionados con nuestro desarrollo político y con la necesidad de fortalecer la democracia como la única vía, capaz de conformar un sistema de gobierno, efectivamente representativo y por lo tanto, más cercano y comprometido con todos.

En este propósito he sido insistente, porque es imprescindible lograr que la participación de la ciudadanía no se limite al sufragio en las urnas para elegir a nuestros gobernantes, sino que los ciudadanos al ejercer responsablemente sus derechos y cumplir puntualmente sus obligaciones, se involucren en el conocimiento de los asuntos públicos para participar en la toma de decisiones.

Estoy convencido que a la democracia nadie arriba por decreto, todos tenemos que darle viabilidad, sentido, significado; su edificación debe ser la voluntad compartida del gobierno, expresada por una convicción ética y política y por un compromiso de ser actuante, transparente y más participativo con la sociedad.

Hace un año, vivimos en Hidalgo una Reforma Política que adelantó las elecciones y estableció para los gobiernos municipales un período de cuatro años siete meses.

En ese entonces propuse, llevar al debate público el tema de una Reforma Administrativa Municipal para impulsar la participación ciudadana; garantizar la integración de las  estructuras comunitarias y vecinales; organizar la identificación de problemas, la elaboración de propuestas y la ejecución de programas orientados a mejorar las condiciones de vida y a  estimular con un profundo sentido de pertenencia el desarrollo individual, comunitario y municipal.

Este y otros temas tratados en Perspectiva a lo largo de un año, han surgido de las deliberaciones y opiniones de las y los consejeros ciudadanos que, con expresiones serias, reflexivas y planteamientos sólidos, nos han motivado a profundizar en su análisis.

Con base en esta consideración, propuse a los Presidentes de los Consejos Consultivos Ciudadanos Regionales y a los Presidentes de la Comisiones Temáticas del CCCEH,  llevar a cabo el Primer Congreso Estatal de Participación Ciudadana en la Gestión Pública.

La temática acordada para el Congreso, aborda el papel de la participación de la ciudadanía en la toma de decisiones para la resolución de los problemas más cercanos y sentidos por la gente, es decir, los que tiene que ver con la educación y la construcción de nuestro futuro; con la salud como sustento de comunidades saludables y seguras; con la promoción del crecimiento y el desarrollo económico; con la convivencia armónica y la paz social; y, con la gobernanza y la gobernabilidad democrática.

Mundialmente observamos en los países con sistemas democráticos, que los gobernantes están cobrando conciencia de la importancia que tiene la participación ciudadana para forjar condiciones de igualdad, ampliar el régimen de libertades y fortalecer la vigencia del marco de legalidad.

Con estas consideraciones estamos invitando a participar en los trabajos del “Primer Congreso Estatal de Participación Ciudadana en la Gestión Pública”. Nuestro objetivo es lograr con una perspectiva ciudadana, identificar las vocaciones regionales y municipales  y proponer programas y acciones que resuelvan los problemas e impacten  los procesos sociales, culturales, políticos y económicos del Estado y de sus localidades.

Buscamos sentar las bases para concretar un diagnóstico oportuno y confiable del sentir ciudadano y comprometer la acción específica de las dependencias, instituciones y organismos de los sectores público, privado y social, para que consideren las necesidades de las comunidades, barrios y colonias en la formulación y diseño de políticas públicas racionales, ordenadas y articuladas.

En este sentido, se impone evitar la fragmentación, la dispersión y la duplicidad de funciones y avanzar en la aspiración de tener gobiernos abiertos, receptivos y dispuestos a escuchar, entender y atender las propuestas de la ciudadanía para mejorar la gestión de los asuntos públicos, la prestación de los servicios y la generación de oportunidades.

El Congreso en su etapa regional nos ha permitido confirmar diversas inquietudes, dándonos la oportunidad de formular algunos cuestionamientos que incluimos en la Agenda a manera de pendientes.

Agenda

  • ¿Qué clase de futuro aspiramos construir?
  • ¿Cuáles son los retos para transitar de una democracia representativa a una participativa?
  • ¿Cómo hacer que nuestras universidades sean protagonistas de nuestro proceso de desarrollo?
  • ¿Cómo formar ciudadanos participativos, solidarios y comprometidos?
  • ¿Nuestro desarrollo político, económico, social y cultural requiere de la organización comunitaria y vecinal como elemento estratégico?
  • ¿Cuál es la importancia de la trasparencia, la rendición de cuentas en la gestión pública y la conformación de Contralorías Sociales?
  • ¿Cuáles son los temas de una agenda educativa que aborde el fomento decidido de Ciencia y la Tecnología, el Emprendedurismo y la Cultura de la innovación?
  • ¿Una Cultura de la Paz, nos permitirá aprender y re-aprender a ejercer nuestra potestad y capacidad de procesar los conflictos y establecer relación de armonía en los ámbitos personal, familiar, laboral, escolar y social?
  • ¿Cómo concretar el compromiso de maestros, padres de familia, autoridades escolares y autoridades municipales para combatir el bullying, los malos hábitos alimenticios que se reflejan en obesidad o desnutrición, las adicciones, los embarazos tempranos?
  • ¿Cómo atender integralmente las adicciones, el crecimiento de las enfermedades crónico-degenerativas, la diabetes, el aumento de obesidad, etc.?
  • ¿La participación ciudadana, puede impulsar el desarrollo de conocimientos, aptitudes, actitudes y comportamientos favorables que faciliten comunidades saludables?
  • ¿Una educación financiera ciudadana puede ser un elemento estratégico para potenciar el desarrollo económico de nuestras regiones y comunidades?
  • ¿La organización comunitaria y vecinal, puede impulsar la cultura de la denuncia, la prevención social de la violencia y la delincuencia, la  equidad e igualdad de género, la solución pronta y expedita de los conflictos y facilitar la implementación de la justicia alternativa?
  • ¿Las Tecnologías de la Información y Comunicación pueden aplicarse para fortalecer  la participación comunitaria en la seguridad pública?

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑