No provocar la división de la vida nacional.

El escrutinio y computo en cada uno de los 300 distritos electorales a que obliga la ley en la materia, implicó el recuento de voto por voto en el 54.4% de las casillas, se revisaron 78,469 paquetes electorales, los resultados obtenidos confirmaron las cifras del Conteo Rápido y del PREP comunicados por el IFE la noche de la elección de Presidente de la República 2012-2018, correspondiendo el 38.1% a Enrique Peña Nieto el triunfo con 19’226,784 sufragios.

El desarrollo de esta etapa del proceso electoral, demostró el profesionalismo y la capacidad de organización del IFE, y acreditó en favor de los ciudadanos el cumplimiento puntual de su responsabilidad cívica y el eficáz funcionamiento de todos los procedimientos para llevar a cabo las elecciones acordados por su Consejo General.

Agotada la parte administrativa del proceso, la Ley señala que lo que sigue es la etapa jurisdiccional en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación que llevará a cabo la calificación de la elección. Al respecto, ya conocemos que el aspirante del Movimiento Progresista, tiene la intención de impugnar la elección presidencial solicitando su nulidad.

En el ejercicio de este derecho, tratará de hacer valer argumentos que prueben la existencia de una supuesta inequidad de la elección por los excesivos gastos de campaña; por la coacción y compra de votos; y por el apoyo inequitativo de las televisoras, los medios de comunicación y las casas encuestadoras, olvidando que en este tema los medios de comunicación fueron medidos y monitoreados por el propio IFE y la UNAM.

Considero que los hechos que se pretenden denunciar, corresponden a supuestos que configuran la llamada “nulidad abstracta”, causal desechada en la legislación electoral vigente porque difícilmente puede probarse, plenamente y sin lugar a dudas, la forma como estos supuestos hechos inciden determinando los resultados electorales, sin embargo, lamentablemente fue sustituida por la “causal de nulidad genérica”, que califica todos los elementos que rompan con cualquiera de los principios constitucionales que regulan una elección y que pueden determinar los resultados.

Mientras se llega el término para iniciar esta etapa, no sobra un llamado a la cordura para que en esta circunstancia en la que el país demanda la unidad de los mexicanos, no se provoque la división de la vida nacional incitando al alboroto y la violencia con discursos populistas carentes de fundamentos. Debe entenderse que los actos electorales son actos de pleno derecho y por lo tanto, sujetos a lo que establezca, única y exclusivamente, el marco jurídico vigente.

Ahora bien, como nadie queda conforme con los resultados, me parece oportuno exigir el compromiso de los Partidos para aprobar una Reforma Política que fortalezca al IFE; reforme la legislación electoral para que actos como los que ahora se reclaman, queden explícitamente configurados y regulados, y no se presten a manejos maniqueos como los que ahora estamos viendo; y, para tocar el corazón de nuestro Sistema de Partidos y hacerlos el motor de la democracia.

No perdamos el tiempo, cobremos conciencia que únicamente con unidad de propósitos y esfuerzos, avanzaremos en la construcción del desarrollo, tarea no sólo de quien ganó la elección, sino de todos los ciudadanos que sufragamos para integrar órganos del poder público capaces de resolver problemas, crear oportunidades y movilizar a la sociedad hacia las transformaciones que reclama nuestro país.

En este sentido, Enrique Peña Nieto ha reconocido que “México necesita recuperar el camino de la paz, de la seguridad, del crecimiento económico, del combate efectivo a la pobreza y de lograr realmente que a través de una mejor educación en nuestro país tengamos mexicanos mejor formados, más productivos, mayor bienestar para las familias mexicanas…”.

Alcanzar estos propósitos, reclama un gobierno eficaz que cumpla con los fines que la sociedad le encomienda; que considere a la ciudadanía como el origen, vehículo y destino de la acción política; que busque contribuir a cerrar la brecha de los desequilibrios sociales; que combata la centralización, la impunidad y la corrupción, comprometido con la transparencia y la rendición de cuentas con consecuencias.

Es imperativo construir una administración pública bien organizada y moderna, responsable y honesta; con un alto sentido ético de su responsabilidad social, verdaderamente eficaz y eficiente; consolidar un “Gobierno Abierto”, moderno, sensible, atento a escuchar, entender y atender los justos reclamos de la ciudadanía; y, capaz aprovechar plenamente las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC’s), no subestimando su enorme potencial, valor y beneficios que significan para la democracia.

La insatisfacción de los mexicanos con sus instituciones y con sus gobiernos pasa por la falta de respuestas concretas a los problemas cotidianos de la gente. Es necesario impulsar una nueva relación del ciudadano con la autoridad, una nueva cultura de participación del ciudadano. Las elecciones de 2012 son un momento crucial para fortalecer a la ciudadanía y al Estado democrático para resolver los problemas del país, para modernizarlo, para reconstituir el tejido social y construir un nuevo escenario nacional.

El voto depositado en las urnas nos compromete con el país, independientemente de cualquier preferencia ideológica o partidista. Ojalá los ciudadanos y los Partidos Políticos, logremos que nuestro compromiso individual y colectivo sea de un intenso trabajo compartido.

Agenda

  • Una vez terminadas las campañas electorales es tiempo de avocarse a la planeación de las políticas públicas de los próximos seis años.
  • Coincido con Julia Carabias, quien considera que tenemos la oportunidad para reconciliar posiciones y construir mediante un ejercicio participativo e incluyente, un Plan Nacional de Desarrollo Sustentable con el que los mexicanos nos sintamos identificados, unidos y con un rumbo claro.
  • Aprovechemos las plataformas políticas de los partidos, los libros publicados y los planteamientos profundos que sobre diferentes temas expuso la sociedad organizada, las ideas debatidas en distintos foros, las agendas y consultas públicas en algunos temas y la experiencia de la aplicación de programas que han dado resultados positivos.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑