Pulso Ciudadano

¿Es posible tener el pulso de los ciudadanos respecto de las condiciones y circunstancias que vivimos?, sí, una sola palabra da la lectura precisa del sentir ciudadano, de la sístole y la diástole del cuerpo social. Desencanto.

Las cifras del abstencionismo y de los votos nulos en los procesos electorales, reflejan con claridad este fenómeno de apatía, lo que debe obligar a los Partidos Políticos a estudiarlo profundamente y reflexionarlo con seriedad.

El actual proceso electoral permite identificar algunos elementos que sin duda cambiarán las perspectivas de nuestro desarrollo democrático. Resalto las siguientes consideraciones.

Al respecto, destaco la enorme capacidad de activismo político de las Organizaciones de la Sociedad Civil OSC, instituciones académicas y organizaciones del sector privado, que como nunca, han abierto espacios de diálogo y plantean en sendas agendas, propuestas para influir en el cambio de rumbo de las políticas públicas del país. Nuevos enfoques, nuevas estrategias, nuevas formas y maneras de hacer las cosas para que efectivamente las cosas cambien.

Se suma a estas expresiones de participación ciudadana, la aparente espontanea manifestación de los jóvenes estudiantes que alzan la voz no sólo pronunciándose para que México cambie y sea un país democrático y justo, sino para convertirse en opositores del candidato Enrique Peña Nieto y en partidarios de algún otro candidato a la Presidencia de la República.

Al respecto nos dice Rafael Cardona, “Los Partidos Políticos, ha perdido su utilidad en favor de unas espontaneidades infructuosas que no tiene rumbo, que no tienen decisión, que caen en contradicciones pueriles cuando invitan a debatir a Enrique Peña Nieto, después de haberse declarado anti Peña Nieto, es una enfermedad, llamada, EPNepremia Infantil”

Este excesivo y sorprendente activismo, revela que los mecanismos de operación política en los partidos ya no son suficientes; que sus controles institucionales de gobernanza interna dejan espacios a otras opciones; y, que hay incapacidad para, aprovechar las redes sociales, construir puentes de confianza, ponerse de acuerdo y ser parte de las decisiones en la definición del rumbo de las políticas públicas del país.

Esta ineficacia e ineficiencia de los Partidos Políticos para cumplir la función constitucional que tienen asignada, de promover la participación del pueblo en la vida democrática de acuerdo con los programas, principios e ideas que postulan, ha provocado la aparición de otros graves fenómenos como el de la inmediatez con que se pueden demoler imágenes y figuras; o como el catálogo de expresiones de ruindades y canalladas convertidos en factores políticos como los gritos de, “el muerto al hoyo y la viva a la campaña”, o los letreros de, “donde estas Aburto”, o “te odio”; o los actos estudiantiles, convertidos en verdaderos motines.

En este escenario, considero que la participación ciudadana es indispensable para la consolidación de la gobernabilidad democrática, no solo en el ámbito electoral, sino también en la promoción y protección de los derechos humanos, la transparencia, la educación, el desarrollo social, la seguridad pública, el fomento a la cultura de la legalidad, la planeación, el turismo y en general en todo el quehacer gubernamental.

Construir estas nuevas relaciones, abre una oportunidad para privilegiar la democracia participativa; legitimar y fortalecer el carácter representativo de nuestro sistema político y de gobierno; y, una mayor articulación de la participación ciudadana en la necesaria deliberación pública libre, abierta y plural sobre la realidad de nuestros problemas, desafíos, fortalezas y debilidades.

La importancia de fortalecer a las instituciones públicas y sociales a partir de una nueva relación Gobierno- Sociedad Civil, obliga a participar activamente en la vida política del estado y del país, interesarse por los asuntos públicos y estar consciente de la necesidad de compartir responsabilidades con las autoridades si queremos solucionar los grandes problemas locales y nacionales, y hacer que la corresponsabilidad y el compromiso de nuestra parte, se refleje en la toma de decisiones y en la conformación de las políticas públicas.

Esta convicción motivó al Consejo Consultivo Ciudadano a firmar un importante Convenio de Colaboración con SOMOSMAS, Asociación Nacional de Consejos de Participación Cívica A.C., para fortalecer la participación ciudadana, generar redes de colaboración e incidir en las políticas públicas en materia de seguridad y procuración de justicia, educación, cultura, medio ambiente, salud y deporte.

En este marco, acordamos implementar en nuestra entidad los programas que exitosamente promueve SOMOSMAS, entre los que destacan: “Certificación de Comunidades Seguras”, “Empresas Libres de Adicciones (ELDA)”, “Comunidad Escolar Segura” y “Centros Aceleradores para el Desarrollo de las Organizaciones Sociales (CADOS)”, para avanzar en la construcción de escenarios más seguros y sanos para la convivencia y desarrollo de las comunidades hidalguenses.

En este sentido es lamentable lo que señala la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), de que hoy en México el 60 % de los niños de entre uno y 14 años, son víctimas de diversas acciones de violencia que lesionan su integridad, por ello, resulta loable el Acuerdo del Parlamento Infantil de gestionar el establecimiento de un “Defensor de los Derechos Humanos de las Niñas, Niños y Adolescentes” , en cada uno de los 84 municipios de la entidad para atender este grave problema que como sociedad sufrimos. Destaco la respuesta de la Sra. Guadalupe Romero de Olvera, Presidenta del DIF-Hidalgo, que con gran sensibilidad, dispuso la integración inmediata de esta estructura de defensores infantiles.

Agenda

  • Crear condiciones para que la población perciba y cobre conciencia sobre los graves riesgos de la violencia.
  • Construir una ciudadanía respetuosa de las normas para una convivencia armónica.
  • Promover la educación en valores cívicos en el hogar, en los centros escolares, en las dependencias gubernamentales y centros de trabajo.
  • Promover la “Cultura de la Mediación”, permitirá en los ámbitos familiar y social, manejar la solución de conflictos y evitar la violencia.
  • Reconozco al COCYTEH por impulsar el emprendedurismo y la innovación con acciones serias y profesionales como la Maestría en Manufactura Avanzada que, con un esquema piloto a nivel nacional, busca incentivar en las empresas, en las Instituciones de Educación Superior y en los Centros de Investigación, nuevas formas de organizar prácticas de alta especialización de los recursos humanos.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑