Exigir Consecuencias en la Rendición de Cuentas. Un derecho fundamental de los ciudadanos.

No obstante los significativos avances democráticos de México, la gente sigue esperando un gobierno honesto, eficaz y eficiente, que cumpla su responsabilidad de asegurar la convivencia armónica, preste los servicios públicos que la sociedad demanda e impulse el progreso con justicia social.

La corrupción, según la Secretaría de la Función Pública Federal, genera pérdidas por más de 120 mil millones de pesos sólo durante los procesos de adquisiciones y es uno de los principales problemas incluso por encima de los de inseguridad. En Hidalgo, hace unas semanas, los medios comunicaron el caso de varios ex presidentes municipales que están enfrentando procesos judiciales por el delito de peculado.

¿Qué es lo que está causando este grave problema de corrupción?, ¿es la falta de estructuras, programas y de un marco jurídico?, ¿es el descuido de la gestión pública?, ¿es la falta de transparencia?, ¿es la impunidad?, ¿es la falta de un sistema de rendición de cuentas con consecuencias?

En este sentido, debo mencionar el enorme esfuerzo realizado en los últimos años para construir una estructura institucional a favor de la rendición de cuentas, existe en cada dependencia gubernamental unidades de control interno fiscalizadas por algún órgano auditor. Hay informes de labores, cuentas públicas, auditorías, evaluaciones y reportes diseñados para rendir cuentas. Existen normas de transparencia, fiscalización, contraloría, manejo presupuestal, se tiene una Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores Públicos, una Ley General de Contabilidad Gubernamental y está en curso una Reforma Constitucional en materia de fiscalización.

Sin embargo, esta gran estructura no forma un conjunto integral y articulado, los programas, procesos y disposiciones son diversos, dispersos, desarticulados, fragmentados e incompletos, por eso, a pesar de que las normas se reforman y se actualizan los procedimientos, el problema subsiste porque estamos frente a una cuestión de diseño institucional.

Los diagnósticos, como lo señala Mauricio Merino, Investigador del CIDE, dicen que aunque hemos avanzado mucho, lo que limita el propósito de la rendición de cuentas es la fragmentación: “fragmentación conceptual; fragmentación institucional y jurídica de los sistemas de gestión y de nuevas obligaciones para la administración pública de los esfuerzos sociales; y, fragmentación de las visiones y posiciones de la clase política.”

En esta consideración, el CIDE promueve el compromiso de avanzar hacia un “Sistema Nacional de Fiscalización”, que vincule la evaluación del desempeño institucional y el ejercicio de recursos públicos; y, que se reconozca y sancione la responsabilidad individual, la responsabilidad institucional y, de manera explícita, la responsabilidad política, en correspondencia a las obligaciones derivadas del voto ciudadano.

En esta misma línea, Guillermo Cejudo, argumenta que la rendición de cuentas no es un momento, ni un acto, ni un trámite, sino que es una relación de diálogo que obliga al servidor público a reportar detalladamente sus actos y los resultados de los mismos y permite a la ciudadanía monitorear el desempeño de las autoridades, se trata, explica, de crear capacidades institucionales que le den sentido a la información pública, no solo de generar leyes y establecer obligaciones.

La ciudadanía se pregunta, ¿quién debe rendir cuentas?, ¿cuándo debe rendirse cuentas?, ¿sobre qué debe rendirse cuentas?, ¿cuáles son las consecuencias de la rendición de cuentas?, ¿cómo evitar que se convierta en un juego burocrático de funcionarios vigilándose unos a otros?, ¿cómo lograr que sirva para mejorar la calidad de la representación política?, ¿qué criterios deben aplicarse para asignar los recursos públicos?, ¿quién es el responsable de definir los indicadores para la evaluación de los servicios públicos?, son cuestionamientos que exigen respuestas claras y demandan como prioridad la construcción de un “Sistema Integral de Rendición de Cuentas” que incida en la calidad de la democracia.

Hay que construir un andamiaje institucional con una visión integral; fortalecer y ampliar las facultades y atribuciones de la Auditoría Superior de la Federación, la Secretaría de la Función Pública, los Órganos de Fiscalización Estatales, las Contralorías Estatales y Municipales; identificar mecanismos que logren que cada acto de autoridad active dispositivos de rendición de cuentas, sistemas de gestión, indicadores de resultados y evaluaciones que faciliten el acceso a la información gubernamental.

En este sentido, destaco la aprobación de la reforma constitucional en materia de fiscalización, que faculta al Congreso de la Unión a expedir leyes de carácter general para regular la integración y funcionamiento del “Sistema Nacional de Fiscalización” y para verificar y evaluar el cumplimento de las metas de los programas señalados en el Presupuesto de Egresos de la Federación y las políticas públicas.

En el ámbito municipal es urgente crear las capacidades institucionales para efectivamente rendir cuentas y favorecer todas las vías institucionales para que la ciudadanía participe activamente de manera cotidiana en la gestión pública, no para interrumpir o entorpecer, sino para ejercer lo que es un derecho fundamental.

Agenda

• Registren que el Plan Estatal de Desarrollo 2011-2016 señala en el Eje 5 Gobierno Moderno, Eficiente y Municipalista, la importancia de impulsar la participación ciudadana, la racionalización de la administración pública, la rendición de cuentas, la transparencia, el acceso a la información pública y la honestidad de los servidores públicos.

• En la sesión del Subcomité Sectorial de Procuración de Justicia, se analizó el informe de evaluación que formuló la Unidad de Contraloría de esa dependencia, debería conocerlo el reactivado Consejo de Participación Ciudadana de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo y explicar con amplitud su propuesta de practicar exámenes antidoping a estudiantes y maestros de todos los niveles.

• Felicito a todos los maestros y maestras de Hidalgo quienes mañana celebran su Día y reconozco la importancia de su contribución a formar mejores ciudadanos.

• Reflexivo discurso de Jorge Conde con motivo de la firma del convenio de colaboración entre los patronatos de hospitales y la Secretaría de Salud del Gobierno del estado de Hidalgo: “En el país mueren al año, 114 mil personas a causa de la pobreza extrema, 7.6 veces más que las muertes causadas por la inseguridad y la violencia.”

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑