La importancia de la gestión pública para el funcionamiento de planes y programas

Mis últimas colaboraciones las he dedicado a examinar el grave problema del desempleo que nos afecta a toda la población y en particular a los jóvenes y a los miles de egresados de nuestras universidades.

El gobierno ha intentado solucionar este problema con diversos programas, acciones y estrategias, y a partir del 2001, impulsa desde las Secretarías de Economía, del Trabajo y de Educación, la Política de Fomento al Emprendedor, sustenta en la Ley para el Desarrollo de la Competitividad de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa.

Con este marco, crea un gran número de programas, los hay para el desarrollo empresarial; para capacitación y consultoría; para empresas en solidaridad; para impulsar el emprendedurismo, hay fondos que operan diversos esquemas y estrategias que facilitan el financiamiento, están el Sistema Nacional de Incubación de Empresas, Jóvenes Emprendedores, la Red de Emprendedores y de Nuevas Empresas, se instituyó el Día Nacional del Emprendedor, que vincula la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) y el Foro Consultivo Científico y Tecnológico, etc., etc.

Sin duda el recuento de los esfuerzos realizados para crear el marco jurídico, reglamentario y de operación, las estructuras orgánicas, los programas y la asignación de presupuestos son significativos, infortunadamente las cifras del fracaso de las MIPYMES son abrumadoras.

La tasa de desempleo juvenil es alarmante y la mayoría de las empresas creadas por los emprendedores todavía se concentra en actividades comerciales de bajo valor agregado, generan pocos empleos, son poco innovadores, tienen baja aspiración al crecimiento y no poseen una visión internacional de sus negocios.

Frente a esta circunstancia, todos los programas, acciones, lineamientos y políticas; así como los esfuerzos de las Instituciones de Educación Superior; el Sector Productivo, las Cámara Empresariales y las Instituciones de Fomento están desarticulados, fragmentados e incompletos. ¿Qué debemos hacer frente a un diagnóstico como este?, ¿Cuál es el problema que debemos enfrentar?, ¿Qué es lo que pasa?

Pongo como ejemplo de lo que pasa los resultados de la operación del Fondo Pyme, que es uno de los programas de apoyo a los microempresarios con mayor presupuesto, que muestran que persiste el incumplimiento en metas de empleos y falta control de las incubadoras y del seguimiento de sus logros. El Informe de Resultados de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2010 de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) señala que: “De las 61 mil empresas apoyadas, sólo el 4.1 por ciento se consolidó; el 2.7 por ciento se desarrolló y el 6.3 por ciento se reportó como creadas, pero se desconoce lo sucedido con el 86.9 por ciento de ellas.”

Considero que la multiplicación de instancias, programas, acciones y estrategias y de los propósitos que los motivaron, no nacieron en el marco de un sistema integrado y coherente, sino que surgieron con propósitos diversos y dispersos que nos ubica frente a un problema de fragmentación de esfuerzos y capacidades que al no permitir identificar ni entender las dimensiones del problema, nos coloca frente a la urgente necesidad de crear los mecanismos que coordinen la ejecución de acciones en el mismo sentido y establezcan una comunicación y relaciones formal entre las instituciones.

El apoyo a los emprendedores es fundamental debe acompañarse de una estructura profesional que tenga un conocimiento amplio sobre mercados; una política pública que garantice la consolidación de nuevos emprendimientos; un gobierno que asuma su función y no la traslade a intermediarios, que disponga apoyos fiscales específicos y promueva esquemas financieros y crediticios que permitan acceso flexible a los créditos requeridos. De no lograrlo, el destino irremediable de los emprendedores es la ruina, las cifras del fracaso del Fondo Pyme documentado por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) es una evidencia incuestionable.

Es necesaria una política pública que articule la educación, la ciencia, la innovación y la tecnología; que garantice una estrecha vinculación de las empresas con las Instituciones de Educación Superior, que establezca observatorios que estén pendientes de lo que puede hacer la planta productiva, que fortalezca la infraestructura e inversión en tecnología y que se integre la capacidad de las Cámaras Empresariales al impulso de las acciones en beneficio de nuestros jóvenes.

En este sentido, en el estado de Hidalgo en el año 2007 se promulgó la Ley de Ciencia, Tecnología e Innovación, que establece la Comisión Hidalguense de Investigación, Desarrollo Tecnológico e Innovación, presidida por el Gobernador del Estado, participan el Director General del COCYTEH como Secretario Ejecutivo; los secretarios de Desarrollo Económico; Educación Pública; Salud; Desarrollo Social; Desarrollo Agropecuario; Planeación, Desarrollo Regional y Metropolitano; Medio Ambiente y Recursos Naturales; el Titular de la Oficina de Innovación Gubernamental y Mejora Regulatoria; el Presidente del Consejo Coordinador Empresarial; el Presidente del Consejo Consultivo Ciudadano; cuatro miembros representativos de los ámbitos científico, tecnológico y empresarial e invitados especiales.

Agenda

• Reconozco la visión del Gobernador Olvera al señalar que “el quehacer público no es sólo un ejercicio de los gobernantes y de sus equipos de especialistas. Estamos obligados cada día más a consultar y a pedir la opinión de la sociedad.”

• Esta convicción construye la vía institucional para que la sociedad siempre tenga acceso a la gestión pública de manera cotidiana, para que los derechos fundamentales de saber y conocer cobren plena vigencia.

• Los jóvenes no solo son un grupo de riesgo, son ante todo sujetos de derecho y actores estratégicos del desarrollo, por eso deben participar en el diseño e implementación de políticas públicas de emprendedurismo.

• Urge fortalecer las funciones, presupuestos y el enfoque transversal del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Hidalgo, para que tenga la libertad de vincularse e integrarse con los sistemas tecnológico, social, empresarial y gubernamental.

• En Puebla logramos que Hidalgo sea sede del Octavo Congreso Nacional de la Red de Organismos Públicos Autónomos de México con el apoyo solidario de los Presidentes de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo, del Instituto de Acceso a la Información Pública Gubernamental de Estado de Hidalgo y del Instituto Estatal Electoral de Hidalgo.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑