Un Modelo Educativo para el Fomento de la Cultura Emprendedora. Parte II

La semana pasada se inauguró en la Universidad Tecnológica del Valle del Mezquital la “Expo-Ciencias 2012, Región Ixmiquilpan”, evento organizado por Jóvenes Emprendedores A.C., con la participación del Sistema DIF, las universidades públicas y el Consejo Consultivo Ciudadano del Estado de Hidalgo.

Además de la presencia de rectores y directores, destaco lo alentador y motivante que resultó conocer los proyectos y compromisos de jóvenes decididos a forjarse un mejor futuro y a no ser parte de una sociedad condenada a la pobreza. Si queremos lograr el México que anhelamos, necesitamos que las nuevas generaciones sean de emprendedores capaces de generar proyectos innovadores en cualquier ámbito de la realidad social en la que se desenvuelvan. Es hora de hacer nuestra esta prioridad.

El tema es fundamental. Es necesario desarrollar y fomentar la cultura de la innovación y el emprendimiento en el sistema educativo como el motor que empuje, que mueva al país hacia el desarrollo social, político, cultural, económico y productivo, ya que es la variable más importante para la productividad, la competitividad y la creación de la riqueza nacional.

Las instituciones de educación superior, públicas y privadas, constituyen un semillero de potenciales emprendedores y el mayor acervo de recursos humanos de alto nivel en nuestro país.

¿Qué hacer para que germine la semilla del espíritu emprendedor?

¿Cómo hacer eficaz la función sustantiva de formar a profesionistas de tal forma que los miles de egresados se incorporan a la planta productiva?

¿Cómo construir un eficaz vínculo entre el sistema educativo y el aparato productivo para orientar la formación de los técnicos y profesionistas que demanda el mercado laboral?

¿Cómo hacer que las empresas, se comprometan a invertir en investigación y desarrollo y para que consideren estratégica la incorporación del conocimiento en todos los procesos productivos?

Considero que las universidades al ser la conciencia crítica de la sociedad les corresponde dar respuestas sustentadas en su enorme capacidad constructiva, de investigación y en un renovado cumplimiento de sus funciones sustantivas, más abiertas, científicas, innovadoras, emprendedoras, competitivas y comprometidas con los retos que plantea la sociedad del conocimiento y el desarrollo de un país más justo. Deben impulsar de manera decidida, la productividad, la calidad, la sustentabilidad y los valores de un desarrollo con responsabilidad social.

Requerimos de Universidades Emprendedoras formadoras de profesionistas con capacidad para gestionar acciones transformadoras, productivas y aptas para promover y encauzar proyectos que articulen orgánicamente a la sociedad en el proceso histórico de su desarrollo.

En esta nueva visión, las Instituciones de Educación Superior, deberán de movilizar todos sus instrumentos disponibles para la gestión del conocimiento; revisar y actualizar sus programas; crear nuevas carreras; establecer la educación continua; modernizar tecnológicamente la infraestructura académica; y, extender los beneficios de la ciencia y la tecnología a los sectores sociales y productivos de la entidad.

El apoyo y estímulo a la investigación científica generadora de conocimientos y promotora de la innovación tecnológica debe ser parte fundamental de este nuevo Modelo Educativo, ya que hasta ahora no hemos logrado consolidar un sistema de educación superior, de ciencia y de tecnología, sólido, dinámico y plenamente articulado con las necesidades y prioridades del país a pesar de ser una palanca del desarrollo.

México dedica menos de 2% del Producto Interno Bruto (PIB) en investigación y desarrollo científico, se ubica en el último lugar de los países pertenecientes a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Esto explica la poca cantidad de patentes que se presentan ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI). En nuestro país en 2011, se registraron 951 nuevas patentes y de estas, sólo una de cada 10 solicitudes son de mexicanos, en China se registraron más de 200 mil.

Este fenómeno, ¿es falta de creatividad en los mexicanos?, ¿es incapacidad?, ¿es ausencia de vinculación entre inventores y empresas? Urgente revertir este escenario y asumir con visión de Estado, un doble desafío: 1) Elevar la prioridad de esas actividades en las políticas de los tres órdenes de gobierno; y, 2) Replantear el modelo de desarrollo nacional, de manera que la educación, la cultura, la ciencia y la tecnología se conviertan en elementos centrales de una visión renovada de la economía, la sociedad y la política.

Requerimos transformar socialmente nuestra forma de pensar y actuar e impulsar el desarrollo de competencias en los ámbitos laboral, educativo, cultural, ciudadano, familiar, personal y comunitario, ya que de la educación, formación y capacitación con que dotemos a la juventud, dependerá el presente y el futuro de México.

En este sentido, en Hidalgo, el Plan Estatal de Desarrollo plantea crear en un esquema integral, el Sistema Estatal de Emprendimiento, el Programa para el Fomento de la Cultura Emprendedora y el Modelo Educativo, la Red Estatal de Emprendedores, la Red de Incubadoras y el Fondo de Emprendedores.

AGENDA

• Crear y desarrollar una cultura emprendedora con el compromiso de autoridades, maestros y alumnos. Sólo el 52% de los proyectos que solicitan ser incubados son aceptados y de estos, únicamente el 18% se gradúa, además falta financiamiento y compromiso del incubando.

• Formar grupos de expertos en materia de emprendimiento e incubación; desarrollar programas para fomentar habilidades de emprendimiento y definir los contenidos; integrar ciclos formativos en los distintos niveles educativos.

• Establecer cursos para apoyar proyectos de innovación, tecnológicos, de diseño, implementación y operación de nuevos negocios; establecer un sistema de seguimiento y evaluación permanente; y, un modelo de certificación de consultores, procesos, proyectos y de la calidad de las incubadoras.

• No puede existir una cultura del emprendimiento acorde con la visión del Gobernador Olvera que trabaja para el establecimiento del “Proyecto Pachuca Ciudad del Conocimiento”, si los maestros no tienen los conocimientos, habilidades y motivaciones para crearla en sus alumnos.

• Se publicaron las Memorias del Sexto Congreso de la Red de Organismos Públicos Autónomos (OPAM), “Autonomía, Universidades y Medios de Comunicación. Una visión integral de los derechos fundamentales”. Participé con la ponencia “El Consejo Consultivo
Ciudadano del Estado de Hidalgo y el ejercicio de los derechos humanos”.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑