La consulta ciudadana, una práctica para construir propuestas

Un tema de la agenda de preocupaciones ciudadanas, de autoridades y de medios de comunicación, es sin dudas la inseguridad pública. En esta materia, el Consejo Consultivo Ciudadano promueve eventos para un mayor y mejor conocimiento del marco jurídico y de las estructuras orgánicas que tiene el Poder Ejecutivo con el propósito de garantizar una efectiva seguridad pública y promover acciones para la prevención social de la violencia y la delincuencia.

En este sentido, la semana pasada en el Consejo Consultivo Ciudadano de Zacualtipán, participó en Sesión Especial el Secretario Ejecutivo del Consejo Estatal de Seguridad Pública para explicar las funciones, objetivos, metas, programas, acciones y presupuestos que tiene asignados esta importante estructura gubernamental. Destaco también, la presencia en esta sesión del C. Presidente Municipal.

Mediante una deliberación pública libre y abierta, los ciudadanos expresaron sus opiniones, formularon sus propuestas y dieron sus argumentos en favor de una coordinación efectiva de esfuerzos de las distintas instituciones y organizaciones.

Con una sincera satisfacción reconozco que la calidad de las deliberaciones y propuestas de los Consejeros es cada día más sobresaliente, al respecto, a partir de una consulta ciudadana, definieron diferentes conceptos de seguridad y los variados significados que tiene para las personas; la percepción y dimensionamiento de la inseguridad pública; el papel de los medios de comunicación; los factores que ocasionan niveles deficientes de seguridad pública; las aprehensiones y rumores; determinaron el porcentaje de la población que ha sido víctima de algún delito; las condiciones de riesgo; las medidas preventivas tomadas; la percepción de la imposición de penas a los delincuentes; el grado de confianza en las autoridades; la prevalencia e incidencia delictiva y construyeron las propuestas concretas que sometieron a consideración del Secretario Ejecutivo del Consejo de Seguridad Pública.

La consulta ciudadana es un documento serio, reflexivo, formativo, crítico, propositivo e inductor de acciones precisas y contundentes, producto del esfuerzo de ciudadanos y nutrido por la participación de especialistas comprometidos.

Es un diagnóstico objetivo de las condiciones que presenta la inseguridad, por eso es importante impulsar estos espacios de reflexión y deliberación en la convicción de que el ejercicio de la función pública no debe ser definido ni estar caracterizado por la opacidad, la ineficiencia y la discrecionalidad, sino que, debe ser la participación ciudadana la que impulse una administración pública moderna, responsable e incluyente y la que exprese, dirija y articule planteamientos, propuestas y criterios para elaborar, diseñar y evaluar los programas, proyectos y acciones.

La ciudadanía apoyó sus propuestas, en información confiable y oportuna como una valiosa herramienta para tomar decisiones, formular propuestas, diseñar programas y políticas públicas en materia de prevención social de la violencia y la delincuencia.

Las propuestas presentadas, parten de considerar a quién corresponde la tarea de prevenir la violencia; definir y organizar lo qué pueden hacer los ciudadanos para controlar la inseguridad; identificar la forma cómo se pueden sumar acciones con las autoridades municipales; y, concientizar a toda la ciudadanía que la responsabilidad es de todos y a todos nos toca prevenir la violencia y la delincuencia.

Como ciudadanos, individualmente podemos generar en nuestros hogares y en nuestra comunidad, mejores condiciones de convivencia, entendimiento, armonía y respeto, cambiar la indiferencia, la apatía y la indolencia por actitudes de colaboración, observación y alerta permanentes en una gran coordinación con nuestros gobiernos y con las instituciones responsables de atender estos fenómenos.

Esta consulta ciudadana, al delimitar la dimensión del problema de la inseguridad pública sólo en el municipio: los gobiernos estatal y municipal y la sociedad en su conjunto, podrán emprender acciones con características especificas y particulares para Zacualtipán y tomar medidas para organizar y sistematizar la participación y colaboración comunitaria y vecinal, lo que habrá de recobrar la confianza ciudadana en sus autoridades, a la vez de permitir la reconstrucción del tejido social.

Algunas de las propuestas concretas son las siguientes:

• Crear el Consejo de Seguridad Pública Municipal como espacio ciudadano para compartir experiencias de manera libre en la materia prevención social de la violencia y la delincuencia.
• Crear un banco de datos y registrar los modus operandi de la delincuencia, modalidades del delito y patrones delictivos más frecuentes, referenciar la incidencia delictiva señalando tiempo y espacio.
• Promover la cultura de la denuncia; mecanismos para rescatar los espacios públicos; estrategias de vigilancia comunitaria (vecino vigilante) y alerta ciudadana sobre hechos y conductas.
• Impulsar mecanismos de comunicación con la ciudadanía para difundir la información pública y campañas de orientación para prevenir la violencia en hogares, escuelas e instituciones públicas.
• Instalación de una línea telefónica de marcación corta para reporte de incidencias y denuncia anónima.
• Operativos periódicos de combate a narcomenudeo en base a denuncias anónimas.
• Campaña de orientación sobre los problemas derivados del consumo y adicción a sustancias nocivas.
• Supervisiones periódicas a compañías expendedoras de gas para verificar la posesión legal de los cilindros y vigencia de licencias comerciales.

Agenda

• De los temas comentados es necesario llamar la atención sobre lo urgente y necesario que es definir un “Modelo de Atención Integral de las Adicciones”, en consideración a que el tema reclama una mayor participación de todas las instituciones de los tres niveles de gobierno que tienen esta responsabilidad.
• El panorama que se vislumbra de continuar con una atención parcial al consumo de drogas, es que estaremos permitiendo un incremento en la inseguridad, en los niveles de violencia, en la inestabilidad laboral, en bajos rendimientos y accidentes de trabajo, así como en el aumento de accidentes automovilísticos.
• La atención del consumo de drogas es un problema que nos compete a todos y es nuestra responsabilidad decidir la clase de sociedad en la que queremos vivir.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑