La Fiscalización Superior de la Cuenta Pública

Nuestro régimen político y de gobierno establece constitucional y legalmente para los servidores públicos, la obligación de rendir cuentas por los actos u omisiones que afecten la legalidad, honradez, lealtad, imparcialidad y eficiencia que deban observar en el desempeño de sus empleos, cargos o comisiones, ya que son responsables por violaciones a la Constitución y a las leyes federales, así como por el manejo indebido de fondos y recursos federales.

En cumplimiento de este deber, los Secretarios del Despacho, luego que esté abierto el Periodo Ordinario de Sesiones, darán cuenta a la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión del estado que guarden sus respectivos Ramos, en mérito de sus facultades exclusivas para revisar la Cuenta Pública, función que realiza a través de la Auditoría Superior de la Federación.
Ejercer esta facultad, permite conocer a los Diputados, los términos y condiciones en que se llevó a cabo el desempeño y cumplimiento de las responsabilidades públicas; el ejercicio del gasto gubernamental; y la observancia al Estado de Derecho, por lo que, en caso de discrepancias en la exactitud o justificación entre los ingresos o los egresos, con relación a los conceptos y las partidas respectivas, se determinarán las responsabilidades de acuerdo con la Ley.

Hace unos días, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) a través de su Titular Juan Manuel Portal, presentó el “Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública de 2010”, documento que contiene la evaluación de los resultados de la gestión del gobierno

Como consecuencia de la fiscalización efectuada, se determinaron 9,039 observaciones que generaron 10,778 acciones, 6,935, de tipo preventivo y 3,843 de carácter correctivo, de estas, 1,296 correspondieron a pliegos de observaciones, 1,893 a promociones de responsabilidad administrativa sancionatoria, y 98 a denuncias de hechos.
Los medios de comunicación nacionales dieron cuenta ampliamente de las observaciones y de los casos más alarmantes y polémicos detectados por la ASF.
El sinnúmero de anomalías que conocimos son inadmisibles; hacen evidentes la terrible corrupción que existe; la impunidad que priva si se delinque ejerciendo el gasto público; y, la falta de una efectiva rendición de cuentas.
En su informe, el Auditor destaca que “el desastre es completo: crecimiento mediocre, recuperación precaria, empleos por debajo de la meta programada, déficit recurrentes… la economía nacional ha ido en picada,… han sido un verdadero fracaso, de 2001 a 2010,…la economía mexicana registró una tasa de crecimiento anual más que mediocre: 1.7% en promedio”. Esto es muy grave, nos debe preocupar seriamente.
También, llama la atención que de las siete auditorías que se le practicaron a la Secretaría de la Función Pública que tiene como misión “consolidar un gobierno honesto, eficiente y transparente”, sólo aprobó una y en tres obtuvo dictámenes negativos: la del Sistema para Evaluar el Desempeño del Gobierno Federal; la del Sistema Integral de Información de Padrones de Beneficiarios de Programas Federales, es decir, no sabe a quiénes se entregan 272 mil millones de pesos de subsidios; y, el de la Secretaría de la Función Pública en la Gestión de Control, es decir, sobre el conjunto de los recursos que ejerce el Gobierno Federal. Nada más.

Ahora bien, ya se fiscalizó el ejercicio del los recursos públicos, ya se hicieron observaciones, ya se solicitaron aclaraciones, ¿Qué sigue?, ¿Qué debemos o podemos esperar?, ¿Se fincarán responsabilidades, se impondrán sanciones administrativas, se exigirá la restitución monetaria correspondiente, se denunciara penalmente a servidores públicos ante el Ministerio Público?, ¿El Poder Ejecutivo a través de la PGR y la Secretaría de la Función Pública procederán a integrar las denuncias que se les presenten o las administrarán hasta que los plazos hayan prescrito?.

Considero que de ninguna manera puede ser borrón y cuenta nueva, ni tampoco se pueden aceptar las declaraciones Rafael Morgan, Secretario de la Función Pública, que dijo que se trata de hechos no consumados y que las expresiones contra el gobierno federal y la presunta corrupción de sus funcionarios, sólo son ataques políticos.

Qué lejos estamos en México de que suceda lo que hace unos días pasó en Alemania que, como colofón de un escándalo de abuso de autoridad, corrupción y tráfico de influencias el Presidente de ese país Christian Wulff, renuncio a su cargo. Nuestro sistema de rendición de cuentas no funciona, está fragmentado.

En este contexto, cobra sentido la propuesta del Auditor Juan Manuel Portal, de crear un “Tribunal Federal Autónomo” dedicado a sancionar la corrupción. Se reclaman con urgencia acciones que cambien las cosas, no se pueden permitir el derroche, el desvío y la opacidad, mientras persistan millones de mexicanos viviendo en la pobreza, como tampoco pueden admitirse las resistencias personales e institucionales que limitan la transparencia y la rendición de cuentas.

De prosperar esta propuesta tendríamos un Tribunal de Cuenta con atribuciones fiscalizadoras para verificar que del sector público se apegue a los principios de legalidad, eficiencia y economía; se ejercerían atribuciones jurisdiccionales para enjuiciar la responsabilidad administrativa de los servidores públicos o particulares que tienen a su cargo el manejo de bienes o recursos, y resarcir el daño por el mal uso de los mismos. Se lograría que la rendición de cuentas y la transparencia en el manejo de los recursos públicos, sea una obligación irrenunciable por todos los actores políticos, sin regateos.

Conseguirlo, exige construir un sólido compromiso político entre el gobierno y la sociedad. Los ciudadanos no esperamos más, pero tampoco aceptamos menos.

Agenda

• Esplendida resultó la organización de la 1ª. Reunión Nacional 2012 de Titulares de Organismos Estatales de Desarrollo Municipal.
• En el tema “Participación Ciudadana y Gestión Municipal”, argumenté que:
1) No debemos quedarnos en la moda de ciudadanizar todo, porque es forma y no signifique el fondo del cambio que se necesita;
2) Hay una exigencia cada vez más globalizada de la sociedad por participar; y,
3) Existe la necesidad real de replantear al ciudadano como sujeto de la acción del gobierno.

2 comentarios sobre “La Fiscalización Superior de la Cuenta Pública

  1. He leido su co0lumna de hoy, y el tema es por demas interesante,coincido plenamente en el sentido de que es de vital necesidad la creacion del “Tribunal Federal Autonomo”, seria un freno a la serie de abuzos, desvios, robos, de todas las instituciones que incurren en ellos, y veriamos como nuestros recursos alcanzarian y todas las metas se lograrian, en fin, en este año electoral esperamos que quienes resulten electos hagan realidad esa gran propuesta. Felicidades don Esteban
    Camilo Fayad.

  2. Un acertado y valorado punto de vista sobre la fiscalización en México, difiero en la idea de generar un tribunal especializado en abatir la corrupción, me parece que seria burocratizar más el tema, me inclino más por dar seguimiento a esas 98 denuncias de hechos, por dar continuidad a las observaciones y a las acciones propuestas; respecto a las 98 denuncias, con los resultados que se tienen “supondo” estan casi integradas en su totalidad las averiguaciones previas, por lo que sería optimo coadyuvar para lograr que realmente se sancionen las irregularidades, sin considerar que estamos en proceso electoral y no se quiere destapar la cloaca o que se deben cubrir irregularidades legales… estos hechos denunciados se deben sancionar objetivamente y conforme a la ley, sin distingos partidistas y sólo con el objetivo de hacer justicias, de contribuir a la eficacia y la eficiencia de una rendición de cuentas… sólo con resoluciones confiables, que verdaderamente sancionen la corrupción, la ineficiencia y abatan la impunidad volveremos a creer en nuestras instrituciones y se fortalecera la transparencia, el acceso a la información pública y la adecuada rendición de cuentas…

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑