Nueva relación sociedad-gobierno

Los mensajes pronunciados al rendir protesta los Presidentes de los nuevos Ayuntamientos, reiteraron el propósito de cumplir los compromisos de gestionar respuestas y soluciones a los problemas y necesidades de la población y, delinearon el programa de trabajo que visualiza los proyectos que permitirán avanzar en el propósito de lograr la transformación y el desarrollo integral y armónico del municipio.

Todos estos mensajes, comparten el compromiso de fortalecer las acciones de seguridad pública para cumplir a cabalidad la misión de asegurar una convivencia social armónica; prestar los servicios públicos que la sociedad demanda en términos de calidad, suficiencia y oportunidad; impulsar la transparencia, la rendición de cuentas, el combate a la corrupción y a la impunidad; fortalecer el desarrollo democrático; garantizar una participación comunitaria y vecinal que vigile y exija cuentas; promover las ventajas comparativas del municipio, para estimular el desarrollo económico, el desarrollo rural, el sector agropecuario y la pequeña y mediana empresa; estas son, entre otras, algunas de las acciones anunciadas.

Sin embargo, lograr las respuestas que espera la ciudadanía, obliga a responder cuestionamientos nada sencillos, por ejemplo, ¿Cómo llevar a cabo una gestión de gobierno eficaz, es decir un gobierno que de respuestas?; ¿Cómo avanzar en el desarrollo integral del municipio?; ¿Cómo se debe organizar el funcionamiento del Ayuntamiento como órgano responsable del gobierno municipal?; ¿Cómo actualizar el marco reglamentario para que establezca con detalle las funciones, atribuciones, responsabilidades y obligaciones que señala la Ley Orgánica Municipal para los servidores públicos responsables de la estructura orgánica y para Síndicos y Regidores?; ¿Cuáles son sus estructuras programático-presupuestales y el nivel de profesionalización de los servidores públicos?; entre otras, estas son algunas de las muchas preguntas que pueden formularse.

Además, es necesario contar con una visión estratégica de largo plazo que sea capaz de orientar el rumbo, identificar de manera responsable e informada los problemas que aquejan a la población y, promover que se involucre y participe activamente en su solución. Tengan presente que un buen gobierno municipal administra el hoy, pero gobierna con políticas que lo proyectan hacia el futuro.
Esta premisa, cuando la referimos a la prestación de los servicios públicos, cobra singular importancia, porque los mismos constituyen una de las tareas más importantes que tienen los municipios.

El Artículo 115 de la Constitución Federal, en la fracción III, señala como servicios públicos de responsabilidad municipal: el agua potable, alcantarillado, drenaje, alumbrado público, rastros, panteones, calles, parques, jardines, limpieza, recolección y traslado de residuos, seguridad pública y tránsito.

De las funciones que desempeña el Ayuntamiento, la prestación de los servicios públicos juega un papel muy importante, ya que, las condiciones en que se proporcionen, estarán calificando la buena marcha de toda la administración y además, se estima que, en la medida que se incrementen los servicios, se mejoraran las condiciones de desarrollo de las comunidades.

La duración del ejercicio de gobierno de 4 años y 7 meses para los actuales Ayuntamientos, constituye a una oportunidad histórica para gobernar con una visión encaminada al desarrollo, al progreso, a la profesionalización de los recursos humanos, a su adecuada selección, a la evaluación de su desempeño, a establecer un programa integral de capacitación para una gestión eficiente y transparente, para combatir la corrupción y para impulsar el respeto a los derechos humanos.

Implica además, la adecuada orientación de las políticas públicas para desarrollar procedimientos administrativos y definir estrategias para erradicar la improvisación y alentar la continuidad en el mediano y largo plazo.

Esta circunstancia, hace indispensable reconocer la heterogeneidad de los municipios; fortalecer sus haciendas; garantizar nuevos canales de comunicación y coordinación con el Gobierno del Estado y fomentar una mayor participación ciudadana en la instrumentación, aplicación y evaluación de políticas, programas y acciones públicas.

Por eso, considero que es una responsabilidad histórica y un asunto urgente, que el Instituto Hidalguense para el Desarrollo Municipal del Poder Ejecutivo del Estado y el Instituto para el Desarrollo y Fortalecimiento Municipal del Estado de Hidalgo, del H. Congreso del Estado, difundan ampliamente la motivación y fundamentación de las iniciativas que los crean, los propósitos y objetivos que pretenden y sobre todo, los servicios y apoyos que pueden proporcionar a los 84 administraciones municipales, es apremiante hacerlo para que las autoridades municipales tengan la certeza de acudir a la ventanilla adecuada y no caigan en confusiones por tratarse de instituciones muy similares que comparten el compromiso de coadyuvar administrativamente con los municipios el marco de la política del Gobernador Olvera.

Agenda

•En relación a la vergonzante corrupción cometida por el ex alcalde de Huejutla o la de otros ex Presidentes Municipales, como lo anuncian el Presidente de la Junta de Gobierno del H. Congreso del Estado y el Titular de la Auditoria Superior del Estado, todo lo apuntado líneas arriba cobra sentido y una singular importancia. Por favor regístrenlo.

•Lo que explica la corrupción y el mal gobierno son las estructuras y las reglas con las que se ejerce el poder, no la voluntad de quienes gobiernan, por eso es importante que se impulse la creación de contrapesos ciudadanos y políticos, para que los gobiernos rindan cuentas y se manejen de manera transparente. Necesitamos una República de la Legalidad, no del amor ni de la buena voluntad.

•Por favor tomar nota que la observancia plena del estado de derecho reclama políticos profesionales íntegros, que rindan cuentas y estén sometidos al escrutinio activo y organizado de la sociedad.

•Tenemos la oportunidad de impulsar la construcción de una nueva relación sociedad-gobierno, en la que los ciudadanos sean el centro de la vida pública, no sólo por participar en la conformación de los poderes, sino en la gestión pública, en la evaluación del quehacer gubernamental y en la discusión conjunta de las mejores propuestas y alternativas para implementar políticas públicas; y, en la que los diversos poderes existentes conviven, diriman conflictos y construyan acuerdos.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑