La Democracia y la Participación Ciudadana en los Municipios

Comienza el que será un año de decisiones para los mexicanos ya que habremos de elegir a los integrantes de los poderes públicos que dirigirán los destinos de la Patria en el próximo sexenio. Los hidalguenses, viviremos además, el inicio de las administraciones municipales que por primera y única vez, tendrán un ejercicio constitucional de cuatro años siete meses.

Este contexto, nos obliga a estar atentos para participar tanto del proceso federal electoral, como de las diversas acciones y programas de trabajo que comprometan los nuevos alcaldes al protestar su encargo.

Promover la participación ciudadana tiene sin duda enormes y variados retos para las autoridades y para los ciudadanos, avanzar en esta tarea, empieza por compartir una visión de la democracia como la forma de organización política y de gobierno que haga posible el acceso del pueblo al desarrollo político, social, económico y cultural.

Progresar en este aspiración, reclama desterrar la visión de la democracia que reduce a los ciudadanos a participar mecánicamente cada tres o cada seis años en la formación de los gobiernos; exige ampliar la mirada hacia una concepción de lo público, como aquello que nos concierne a todos los que formamos la comunidad; requiere que los ciudadanos estemos presentes en la vida pública; demanda del gobierno el compromiso con la inclusión como eje imprescindible para hacer que los ciudadanos estén en el centro de la vida pública; y, transitar de una democracia representativa a una participativa.

Necesitamos, pueblo y gobierno, abordar la participación ciudadana como un tema de cultura política impostergable; imponernos el cambio de creencias, valores y actitudes con los que debemos concebirnos y relacionamos en los asuntos públicos; y, construir una conciencia, organización y participación de abajo hacia arriba en todos los asuntos del quehacer público y no sólo elegir en las urnas a nuestros representantes y a esperar soluciones de arriba hacia abajo.

En este propósito, comentaremos a continuación algunas categorías, conceptos y prácticas que tienen un marcado interés ciudadano. Un documento muy importante es el Tercer Informe de los Ayuntamientos, ya que, más allá de representar el cumplimiento del mandato constitucional de rendir cuentas de un ejercicio honesto de las funciones municipales, es una de las herramientas más poderosas con las que cuenta la sociedad civil para evaluar democráticamente la toma de decisiones.

Esta evaluación de la gestión pública hay que contextualizarla en la presencia combinada de nuevas formas de expresión social y tecnologías de la información y comunicación (TIC’s), presentes en el tránsito de un modelo de funcionarios públicos vigilados entre sí, hacia un modelo de funcionarios públicos vigilados desde la sociedad; y, en la generación de ciudadanos informados que permitirán transitar de una democracia electoral a una democracia participativa e integral.

Particular importancia tiene en este contexto, no perder de vista que, las nuevas formas de expresión social permiten participar sin que sea necesario formar parte de un club, partido, asociación, colegio o equivalentes, con un click se puede ser parte de la sociedad civil así lo demostró la experiencia de la Primavera Árabe en el 2011.

La participación ciudadana debe considerarse en materia de Planeación del Desarrollo Municipal, el artículo 115 de la Constitución Federal, faculta al municipio para participar desde la formulación, instrumentación, control y evaluación de los planes y programas de desarrollo en términos del Sistema de Planeación Democrática.

En este rubro no puede ignorarse que se requiere un fuerte apoyo del gobierno del estado y la presencia comprometida de la Universidades como protagonistas del desarrollo, dado que la planeación en municipios rurales es prácticamente inexistente, mientras que en el caso de los municipios urbanos dicha actividad presenta grandes inconsistencias dadas las precarias condiciones financieras de los gobiernos y la poca solvencia técnica de sus integrantes, en este sentido, la participación de los ciudadanos para la elaboración de planes y proyectos, muchas veces carece de contenido.

Considerando esta circunstancia, con anterioridad hemos propuesto los Presupuestos Participativos como una forma de cogestión y autogestión, y por ser dos de las experiencias innovadoras más importantes en la gestión pública municipal. Entre las bondades de esta práctica, destaca la de fomentar e incorporar la participación de los ciudadanos, de forma individual o colectiva, al conjunto de tareas que realiza cotidianamente el gobierno municipal.

Así, mediante la creación y operación de Consejos de Colaboración Municipal que formalicen un conjunto de prácticas preexistentes en cada comunidad, barrio o colonia, se propicia la participación ciudadana territorial y de los distintos sectores sociales y comunitarios; se promueve su incorporación corresponsable y concurrente en la ejecución de las políticas públicas; y, en el proceso de construcción de alternativas, se aprovecha la disposición de los vecinos de participar en tareas comunitarias, ya que este modo de ser, forma parte de las costumbres y tradiciones de nuestros pueblos.

Finalmente insisto en la importancia de impulsar una Reforma Administrativa Municipal, ya que debe aprovecharse estratégicamente el enfoque municipalista de la administración del Gobernador Olvera y la duración de cuatro años siete meses de gestión de los Nuevos Ayuntamientos. Es necesario valorar la importancia de tener políticas públicas municipales; comprometer la participación ciudadana y los cambios hacia una administración pública más democrática y participativa, donde el papel del gobierno, busque la rearticulación del tejido social, el acercamiento entre los gobernantes y gobernados, una nueva relación entre del poder público y los distintos sectores de la sociedad, y se impulse un modelo propio de desarrollo que logre hacer realidad mejores condiciones de vida conforme lo demanda la ciudadanía.

Agenda

Recordamos a los ciudadanos que el próximo 15 de enero vence el plazo para tramitar la reposición, renovación o actualización de su credencial de elector, no se olviden que nuestra credencial es indispensable para poder votar en las Elecciones Federales del 1 de julio próximo, para elegir al Presidente de la República, Senadores y Diputados Federales.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑