La Seguridad Pública y un Nuevo Federalismo.

Todo Estado, requiere por definición hacer cumplir las leyes y salvaguardar las libertades. Cuando se fracasa en el cumplimiento de esta tarea, se origina un clima de incertidumbre, violencia, impunidad e ingobernabilidad, se frena el desarrollo del país, se debilita la confianza en las instituciones democráticas y se fractura el tejido social.

Hoy que se generaliza la inseguridad pública, la violencia, la criminalidad y el ataque del crimen organizado y se ponen en riego las instituciones de la República, contar con policías preparados y honestos que velen por la seguridad de los ciudadanos, constituye la mayor prioridad para revertir estos flagelos que parecen insolubles.

La seguridad pública es un requisito necesario para el desarrollo de toda sociedad democrática, es una función que debe encomendarse a una policía que sea un cuerpo profesional, formado por ciudadanos comprometidos, honestos, rigurosamente seleccionados y preparados, que ejerzan su autoridad en estrecha cooperación con los ciudadanos a partir de un diagnóstico preciso de sus necesidades y sean dignos de la confianza de la sociedad.

La policía, debe contar para el cumplimiento de sus funciones con los recursos humanos, materiales, financieros, científicos y tecnológicos para prevenir, investigar y sancionar el delito y sobre todo, debe ser una Institución fundada en sólidos valores del servicio público, de respeto y solidaridad con la comunidad, sus fines, deben ser la protección de los derechos y las libertades de todos los ciudadanos.

Sin embargo, según las encuestas actualmente para millones de mexicanos ser policía, es sinónimo de abuso, de criminalidad, de corrupción, clientelismo, impunidad, malos tratos, abusos y terror, esto es grave porque ha abierto una brecha de desconfianza con la ciudadanía y ahora el gobierno tiene que revertir esta percepción de la sociedad y en este propósito, se tienen que unir esfuerzos para cambiar esta deteriorada imagen con hechos y resultados.

Por todo esto es urgente dignificar y profesionalizar la labor policial, hay que tener presente que cada día, miles de policías hacen frente a la amenaza de violencia poniendo sus vidas en peligro, con el riesgo que les puede significar lesiones, discapacidad o incluso la muerte.

En esta línea, el Gobierno Federal y las Entidades Federativas, en el marco del Sistema Nacional de Seguridad Pública, han comprometido acciones y programas para avanzar en la operación de un Modelo Policial que pretende la depuración de los elementos que integran las fuerzas policiacas mediante la aplicación de exámenes de control de confianza, aplicados por evaluadores formados únicamente por el SNSP.

Las cifras nacionales muestran que se ha evaluado solo al 17% de los policías en activo y el 31% de los evaluados no pasaron los controles. Por una parte, hay incapacidad y retraso en la generación de evaluadores poligrafístas, y por otra, tiene que replantearse el hecho de que, para lograr una renovación integral de las corporaciones policiacas es fundamental complementar esta estrategia con políticas internas de control y seguimiento, auditorías, controles ciudadanos, mecanismos de supervisión externos, de rendición de cuentas, de transparencia, de comunicación institucional responsable.

En el estado de Hidalgo, se camina por esta ruta, se construye la confianza día a día, se impulsan cambios en la institución policial para hacerla una herramienta eficaz, moderna, equipada, profesional y competente en la prevención y el combate del delito, se forman cuadros policiales con vocación de servicio y se hace conciencia en la sociedad para promover la participación organizada, permanente e institucional de la ciudadanía en la solución del grave problema de inseguridad pública que en Hidalgo, encuentra sustento en el Nuevo Modelo Policial, señalado en el Plan Estatal de Desarrollo 2011-2016.

El pasado jueves 22 de diciembre, se celebro en ceremonia oficial el Día del Policía, en la que se otorgo un reconocimiento a los elementos de las Corporaciones de Policía, que por su valor, entrega, lealtad y desempeño, demostraron un desarrollo profesional para ser mejores policías.

Premiar con el reconocimiento institucional y ciudadano a quienes tienen la encomienda de velar por la tranquilidad y la seguridad de las familias hidalguenses, hace que socialmente, apreciemos la aplicación de la ley, la preservación del orden, la paz y la tranquilidad.

Lamentablemente ese mismo día ocurrió la trágica muerte de cuatro elementos que en el cumplimiento de su deber perdieron la vida, con todo respeto expreso mis más sinceras condolencias a sus familiares.

Me permito insistir, se requiere un Nuevo Federalismo que articule las bases de coordinación entre la Federación, estados y municipios para que, mediante un conjunto de políticas públicas, programas y acciones, se logre reducir los factores de riesgo que favorecen la generación de violencia y delincuencia, así como a combatir las distintas causas y factores que la generan.

Agenda

• A los Ayuntamientos que en próximos días rendirán protesta de su encargo, les pedimos registren la gravedad del problema de la inseguridad por lo que, cuanto antes y con toda responsabilidad, se aboquen al conocimiento profundo del estado que guarda la seguridad pública en sus municipios.

• No olviden que el enfoque municipalista de la administración del Gobernador Olvera, primero se orienta a la incorporación organizada de las estructuras vecinales y ciudadanas de las más de cinco mil comunidades que tiene los 84 municipios de nuestro estado y segundo, reclama de los Ayuntamientos disposición, compromiso y capacidad para enfrentar los problemas de forma corresponsable y concurrente.

• Mis mejores deseos para que el Año que esta por comenzar, sea un año de paz, salud, bienestar y prosperidad para ustedes y para sus seres queridos.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑