Los invito a vivir esta maravillosa aventura generacional

Ayer conmemoramos un año más del inicio de la Revolución Mexicana que fue la primera revolución social en el mundo. Este movimiento, luchó por la democracia, enarbolando el principio del sufragio efectivo y la no reelección y sumó reivindicaciones sociales, laborales y agrarias, entre otras importantes causas.

En la realidad del México de hoy, a 101 años de haberse iniciado esta lucha, aun imperan graves condiciones de desigualdad social, marginación, pobreza, analfabetismo, desempleo, inseguridad, falta de oportunidades para la juventud, exclusión de los más vulnerables, entre otros males sociales que invalidan muchos de los postulados e ideales revolucionarios.

Es evidente que requerimos revisar nuestro modelo político, económico, social y cultural a la luz de un nuevo federalismo que impulse de manera armónica un proceso de desarrollo integral de la Nación Mexicana.

Nuestro sistema de partidos políticos, que debería ser el pilar de la democracia, ha propiciado la práctica de una democracia elemental, restringiendo la participación ciudadana a la estrecha dimensión electoral de acudir a las urnas a sufragar, a depositar la boleta a favor de un candidato para integrar los órganos del poder público. Ha sido incapaz de poner en el centro del interés nacional los grandes reclamos de la sociedad mexicana y ha marchitado la democracia al solo mirar por los propios intereses partidistas.

En términos constitucionales, el ejercicio del poder debería ser consecuente con la realidad que exige una administración de los bienes públicos solo con el propósito de mejorar el bienestar de la colectividad, por lo que, habría de establecerse que de manera concurrente y corresponsable la sociedad y el gobierno legitima y legalmente constituido, se comprometan en el propósito de alcanzar un modelo de vida que genere bienestar y oportunidades de crecimiento y desarrollo para todos.

En este propósito, considero que la lucha que ahora debe privilegiarse, es la de institucionalizar la organización de la participación ciudadana hacia una dimensión política, social, económica y cultural, sustentada en nuevos paradigmas y en nuevos valores, lo importante es crear una ciudadanía individual y una ciudadanía comunitaria y colectiva.
El Dr. José Narro Robles al asumir la rectoría de la UNAM por segunda ocasión, expresó al respecto: “La auténtica función de las universidades trasciende a la de transmitir y generar conocimiento. El verdadero propósito tiene que ver con la vida en sociedad. Con la creación de modelos al respecto. Con la formación de ciudadanos libres, con conciencia colectiva, capaces de valorar principios éticos y la vida en sociedad. Atentos al cumplimiento de los marcos legales y de sus propias obligaciones. Aptos para la democracia, respetuosos de los derechos de los demás y competentes para exigir el cumplimiento de los propios.

Para los universitarios, educar es construir ciudadanía. Es perseguir la utopía de siempre. La utopía de la libertad y del combate a la desigualdad y la injusticia. La del respeto y el aprecio por los demás. La del servicio a los otros, en particular a los que menos tienen y más requieren. La de la dignidad humana que cubra a todos. Sin embargo, para nosotros una utopía no es ficción, quimera o suposición. Es, en cambio, ideal, anhelo y superación posible de alcanzar. Nuestras utopías no deben ser simples ilusiones, cuanto verdaderas realizaciones. Nos anima estar seguros que las utopías de ayer, son las realidades del presente. Es por todo esto, que seguiremos ensayando formas para educar por la paz, la libertad y la democracia, de hacerlo en la ética y la tolerancia”. (* El título de esta Perspectiva corresponde al mismo discurso.)

Tengo la convicción de que las respuestas a las demanda de la sociedad mexicana, solo se conseguirán integrando a los ciudadanos al proceso de toma de decisiones de los gobiernos municipales, estatales y federal y promoviendo gobiernos abiertos y receptivos.

Así mismo, considero que se precisa para mejorar la política y la gestión de los asuntos públicos, que el gobierno esté atento a escuchar y entender los planteamientos y propuestas ciudadanas y que instrumente las respuestas que procedan. Además, se requieren canales que garanticen a los ciudadanos organizados y no organizados, involucrarse en la planeación, formulación, ejecución, seguimiento y evaluación de las políticas públicas; de instituciones, procedimientos y normas que informen a la ciudadanía el ejercicio del gobierno; y sobre todo de individuos autónomos, libres, responsables, solidarios, tolerantes, honestos, comprometidos y participativos, capaces de analizar la realidad, de comprender los problemas y de definir su postura ante ellos.

Agenda

  1. Atenta invitación a la Sesión Especial de la Comisión de Seguridad y Justicia, el próximo miércoles 23 de noviembre, a las 18:00 hrs., en el Salón de Plenos del Consejo Consultivo Ciudadano del Estado de Hidalgo en la que contaremos con la presencia del C. Mag. Lic. Valentín Echavarría Almanza, Presidente del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial en el Estado.

    La disertación del C Presidente del Poder Judicial del Estado de Hidalgo, nos permitirá reconocer y dimensionar la importancia de la Reforma Constitucional en materia de Seguridad Pública y Justicia y sobre diversos aspectos significativos de la fundamental función de administrar e impartir justicia. Específicamente se tratarán los siguientes temas: Estructura y funcionamiento del Poder Judicial, Justicia Alternativa, Nuevo Sistema de Justicia Penal, Juicios Orales Mercantiles, Innovación Judicial y Narcomenudeo.

  2. Esta semana se pone en marcha el Sistema Integral de Información del Estado de Hidalgo, esperamos que el mismo responda a los principios característicos de la filosofía del Gobierno Abierto, establecida ya en más de veinte países.
  3. Obligado para los directivos de nuestras instituciones de educación media superior y superior, públicas y privadas, la lectura y análisis del interesante discurso del Rector de la UNAM.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑