Por una democracia participativa y ciudadana

Nuestro sistema político y de gobierno enfrenta una grave crisis de representatividad. Los partidos políticos, han dejado de ser expresión genuina de todos y cada uno de los sectores que integran la sociedad y ya no juegan un papel protagónico en la transformación social. Los ciudadanos creen menos en los partidos políticos y en las instituciones públicas, no se sienten representados, ni los ven como los mediadores eficaces para resolver sus necesidades en la gestión gubernamental.

Frente a este panorama y en los inicios del proceso electoral para renovar los Poderes Ejecutivo y Legislativo de la Unión, se están impulsando diversas planteamientos, uno de ellos, propone “establecer gobiernos de coalición como una vía para consolidar una democracia constitucional, en el que, las distintas fuerzas políticas se corresponsabilizan con un programa de gobierno común basado en un acuerdo programático explícito, responsable y controlable, cuya ejecución sea compartida por quienes lo suscriban para dar respuestas a las exigencias de justicia, equidad, desarrollo y seguridad” (sic).

Esta propuesta de gobiernos de coalición, la justifican los proponentes diciendo: “Hemos construido el pluralismo democrático en el Congreso, pero no en el gobierno. Debemos dar los pasos que faltan para superar esta contradicción y consolidar nuestra democracia constitucional”(sic), sin embargo, el pluralismo democrático que impera en las cámaras, lejos de ser una condición que las distinga por hacer florecer en ellas la negociación y la toma de acuerdos, ha conducido a que la sociedad tenga, como lo revelan todas las encuestas, una mala percepción del desempeño de nuestros representantes populares. Acordar como lo proponen un programa de gobierno común, explícito, responsable y controlable prácticamente se ve imposible de lograr.

Con el mismo propósito, se propuso una iniciativa de reforma política argumentando que basta con abrir las puertas a la reelección legislativa, a las candidaturas independientes y a los mecanismos de la democracia directa, para solucionar los múltiples problemas que padecemos, al respecto debemos anotar que no se consideró que, aún en países que contemplan el referéndum, la reelección legislativa, la segunda vuelta, la revocación del mandato y las candidaturas independientes, siguen surgiendo gobiernos divididos, los partidos siguen sin representar los intereses de la ciudadanía y las políticas públicas adecuadas siguen sin diseñarse.

Cabría preguntarse si alguna de las propuestas referidas resuelve el desafío más importante de nuestro sistema político: la falta de representación de los intereses ciudadanos.

Desde mi Perspectiva, estos planteamientos no resuelven el problema identificado, ya que, remontar esta circunstancia debe considerar los intereses ciudadanos y necesariamente transitar de una democracia electoral, a una democracia en la que las decisiones públicas se tomen con la participación activa del ciudadano, identificando los problemas; determinando prioridades, acciones y estrategias y participan en la ejecución y evaluación de los programas gubernamentales.

La Carta Magna en su artículo 41 señala que, “Los partidos políticos tienen como fin promover la participación del pueblo en la vida democrática, contribuir a la representación nacional y como organizaciones de ciudadanos, hacer posible el acceso de estos al ejercicio del poder público”.

El mandato es claro, por lo que, consolidar nuestro desarrollo democrático, reclama construir un régimen de partidos democrático y moderno, vinculado a la sociedad, con prácticas democráticas internas y con obligaciones de transparencia y rendición de cuentas.

El régimen de partidos políticos debe ser la columna vertebral que promueva el agrupamiento de la diversidad de ideas y proyectos que surgen de una sociedad plural como la nuestra; a ellos corresponde la tarea de aglutinar y organizar, bajo principios y reglas democráticas, a quienes se identifican con sus visiones y propuestas y hacer posible el acceso de los ciudadanos al ejercicio del poder público.

Se impone decir también, que la democracia requiere de Instituciones eficientes y transparentes, capaces de generar condiciones de vida más equitativas, que hagan posible la aspiración de hacer de la política, un instrumento que construya una sociedad más justa, igualitaria y democrática y un esfuerzo que involucre tanto a autoridades como a ciudadanos, ya que, sin la participación de unos y otros y sin un trabajo coordinado que tome en cuenta las opiniones y escuche las inquietudes de los gobernados, resultaría imposible lograr este objetivo.

Agenda

La semana pasada cumpliendo su obligación de rendir cuentas, la Diputada Federal Carolina Viggiano Austria, presentó su segundo informe de actividades legislativas y de gestión social, felicidades por los resultados alcanzados.

La Agenda de los próximos Ayuntamientos debe registrar el evento en el que los gobernadores de Puebla e Hidalgo firmaron una carta-compromiso para desarrollar programas y proyectos conjuntos en materia de salud, justicia, seguridad, educación medio ambiente, agricultura y recaudación, seguramente los futuros Alcaldes los tomaran como referentes para impulsar acciones regionales con sus municipios vecinos.

Con honesta satisfacción vemos que Fernando Hernández Durán Alcalde electo de Apan y Gerardo Téllez Reyes Director General de ITESA, registraron en su Agenda las propuestas y opiniones ciudadanas para su Plan Municipal de Desarrollo y, como lo sugerimos en Perspectiva del 22 de agosto, en la que presentamos nuestro Proyecto “UNIRH, Cultura para el Desarrollo”, (Universidades en Red de Hidalgo) que define un modelo de cooperación con los municipios y las comunidades están desarrollando acciones, planes y programas comprometidos con el progreso y el desarrollo económico y social y con la profesionalización de la administración municipal para garantizar a la población la prestación de los servicios públicos municipales y la participación comunitaria y vecinal en los asuntos públicos.

Preocupante que 67 Alcaldes aun no comprueban recursos del Programa Hábitat, recomendable registrar en la Agenda la obligación de rendir cuentas.

Bien por la iniciativa de la Secretaria de Planeación y Desarrollo Regional de capacitar a los Alcaldes salientes para cumplir en sus términos con la entrega recepción de sus administraciones.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑